Cómo

Trucos y consejos para mantener tuberías y desagües en perfecto estado

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 14 de septiembre de 2019

2 minutos

Descubre qué puedes hacer si en tu fregadero o lavabo el agua no corre lo suficiente

Trucos y consejos para mantener tuberías y desagües en perfecto estado

Es un problema frecuente que siempre hay que intentar evitar colocando simples rejillas circulares que retengan las inevitables partículas sólidas que tienden a colarse especialmente por el sumidero del fregadero.

En situaciones graves, el agua puede quedar estancada y en los casos más leves, se produce lo que se conoce como “tubería lenta”, es decir, el nivel del agua va descendiendo lentamente y los malos olores son frecuentes.

Un mantenimiento mínimo puede ahorrarte más de un disgusto. Las rejillas que se adaptan al hueco que conecta el fregadero con la cañería son esenciales. Además, eliminar cualquier resto sólido, por pequeño que sea,de los platos, antes de depositarlos para su posterior fregado, es un gesto efectivo que cada comensal debe hacer. Si pese a todas las precauciones, el fregadero (principalmente), el lavabo o la bañera se atascan, esto es lo que puedes hacer.

desatascar sumidero

Desatascadores naturales que sí funcionan

En el mercado, puedes encontrar numerosos productos que van a solucionar el problema de manera casi inmediata. Antes de utilizarlos, si vives en una casa de construcción antigua (más de 40 o 50 años), debes comprobar que son aptos para su uso en tuberías de cobre o hierro (probablemente serán las que tenga la vivienda de origen).

Si quieres un truco casero infalible, vierte en el sumidero atascado una generosa cantidad de bicarbonato de uso corriente y, seguidamente añade 2 – 4 tazas de vinagre (dependiendo del calibre del “tapón”). De inmediato, comprobarás el efecto efervescente que provocan ambos elementos en contacto directo y cómo la posible materia sólida presente se va disolviendo. Deja actuar al menos un par de horas (cuanto más tiempo, mayor efectividad) y seguidamente, abre el grifo y deja correr abundante agua.

Si es atasco se presenta en el baño, puedes actuar de la misma manera o si lo prefieres, recurrir a otra buena idea que suele dar resultado. Pon a hervir, en una olla, dos litros de agua, añade un puñado de sal gorda y el zumo de un limón, que proporcionará un olor agradable. Cuando el líquido entre en ebullición, retira del fuego y viértelo en la salida de la tubería atascada (cuidado con las quemaduras que puede provocar el vapor). Es solo agua, así que tus tuberías no sufrirán daño alguno. Si es necesario, repite la operación.

Por último, antes de llamar a un fontanero por no poder solucionar un atasco persistente, recuerda que el problema puede estar en el codo que la propia tubería, que une el lavabo con la cañería, hace en su recorrido o, también, en el sifón (la pieza ancha que hay debajo del fregadero o lavabo). Prueba a desatascar con ayuda de clasica bomba - ventosa (si hay una partícula sólida de tamaño considerable, probablemente lograrás extraerla).  Con un poco de maña, puedes intentar, también, desenroscar la tapa del sifón (si es una instalación moderna), proceder a su limpieza y volver a colocarlo. A las malas, (si al final te "sobran piezas") siempre quedará el recurso de solicitar los servicios de un profesional.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?