Practicopedia

La leucemia felina: todo sobre esta grave enfermedad vírica

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Lunes 26 de agosto de 2019

2 minutos

Cuidado si adoptamos un gato callejero, ya que esta patología es frecuente en estos animales

Conoce todo sobre la leucemia felina

La saliva o las secreciones nasales son las principales "puertas de entrada" de una infección que ataca a los gatos de manera muy frecuente poniendo en serio riesgo su sistema inmunitario, al que debilita. Es lo que se conoce como leucemia felina que, sin el tratamiento (vacunas) ni controles adecuados, puede tener un fatal desenlace para nuestra mascota ya que puede desencadenar en otras serias patologías.

Aunque el porcentaje de mortalidad es elevado en este sentido: en el 85% de los casos la enfermedad vence y provoca el fallecimiento del gato entre el medio año y los cuatro años posteriores al diagnóstico, con el tratamiento adecuado y si se detecta la enfermedad en la fase prematura, se puede mejorar la calidad de vida de nuestro fiel compañero de fatigas durante meses o años. 

Causas y sintomatología de esta grave enfermedad

Esta patología vírica también se puede desarrollar por comer alimentos o beber agua infectada, por arañazos de otros gatos o si le pican insectos transmisores de este tipo de virus. Sobre todo se observa esta enfermedad en aquellos gatos que no son domésticos y viven en ambientes insalubres o con una gran población de felinos de este tipo. Así que, mucho cuidado si adoptamos un pequeño gato que hasta hace poco era callejero y estaba abandonado.

Antes de llevarlo a casa es importante que un veterinario le haga una revisión médica y certifique su buen estado de salud. 

Conoce todo sobre la leucemia felina

Una vez infectado, en el animal se producen una serie de señales que pueden dar la voz de alarma sobre la presencia de esta patología, como puede ser la falta de apetito, que se muestre cansado, tenga fiebre, presente un estado aletargado, convulsiones, diarreas, lesiones en su piel, o infecciones en su boca.

Incluso se puede dar el caso de un gato infectado en el que el virus se desarrolle en su sangre, pero no llegue a pasar de esta primera fase ya que el mismo felino vence a la enfermedad, a veces sin ni siquiera experimentar ninguna sintomatología evidente. Esto último solo sucede en gatos adultos con un fuerte sistema inmunitario; sin embargo en el caso de los gatitos, estos incluso pueden contagiarse de la madre.

En el caso de que tengamos varios gatos en casa y uno de ellos esté infectado con el virus de la leucemia felina, es importante seguir una serie de recomendaciones con el resto de animales de su especie. Se trata de un virus muy infeccioso que se contagia con un contacto cercano y prolongado, por lo que lo más recomendable es que el resto de felinos de la casa no compartan comederos o bebederos y estén alejados de los enfermos para que no puedan lamerse entre ellos. Tranquilos, esta enfermedad vírica no se transmite a los dueños ni a otros animales como el perro. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?