Practicopedia

Trucos para elegir y diferenciar las naranjas de mesa y las que son mejores para zumos

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Domingo 13 de octubre de 2019

2 minutos

Los nutricionistas aconsejan tomarlas mejor en gajos para aprovechar sus saludables bondades

Los trucos para comprar las mejores naranjas en el mercado (y que no te engañen)

Estás en la frutería y observas unas lustrosas naranjas y decides llevarte un par de kilogramos a casa. Sin embargo, una vez en tu cocina y ante el primer bocado que le das a la fruta notas que no tiene ese sabor que esperabas. Si no quieres que te pase esto cada vez que vas a la compra te damos los mejores trucos para elegir esa naranja perfecta como postre, para hacer zumo o como ingrediente de alguna de tus mejores recetas. 

Hablamos de una fruta cuya temporada óptima de consumo se extiende entre los meses de octubre a mayo y que destaca, entre sus propiedades nutricionales, por tener pocas calorías y un buen aporte de fibra soluble que ayuda a reducir el colesterol y a proteger el correcto desarrollo de la flora intestinal. Así nos lo recuerdan desde la Fundación Española de la Nutrición (@FENnutricion) que detallan que la mejor forma de aprovecharnos de todos esos efectos positivos es optar por los gajos en lugar del zumo. Esto no quiere decir que alguna vez no podamos tomarnos la naranja exprimida. 

Los trucos para comprar las mejores naranjas en el mercado (y que no te engañen)

En ocasiones, la vista nos engaña

En apariencia, puede que esa pieza nos parezca que estará dulce y jugosa por dentro y nos sirva para comer y, sin embargo, sea más idónea para hacernos un zumo de naranja para acompañar el desayuno. O ni para eso.  

Lo primero que debes fijarte, para saber si está bien, es en el aspecto exterior. La naranja, si es buena, debe mostrar una piel brillante, tersa y uniforme. Así, si aprietas y notas que está demasiado blanda, es señal de que ya se ha pasado de madura. Lo mejor para averiguar su "edad" es ver si tiene el tallo verde con un par de hojas. Si es así, habrá sido recogida del árbol como mucho en los dos días anteriores.

Ahora piensa si quieres comprarlas para comértelas a gajos o bien para hacer un rico zumo. En este último caso, la mejor variedad es aquella que "no tiene ombligo" y se conoce como naranja blanca. Para reconocerla solo tienes que observar que su forma sea más achatada y tenga un color que puede ir hacia el amarillo o, por el contrario, ser de un naranja intenso y colorido. Si las abrimos, este tipo de naranjas tienen pepitas

Pero si lo que buscas son naranjas de mesa para acabar tu comida con esta pieza de fruta como saludable postre, lo mejor es que te decantes por la variedad más consumida en nuestro país, las navel. Si te fijas bien, verás que sí tienen ombligo y que la piel es más complicada de pelar ya que al ser tan fina está mucho más pegada a la carne de la naranja. Además, en comparación con las que se emplean para preparar zumos, estas naranjas son de un menor tamaño y no tienen pepitas

0

No hay comentarios ¿Te animas?