Empresas

Andrés Romero (Santalucía): "Hay que perder el miedo a desacumular patrimonio una vez jubilados"

Pepa Montero

Miércoles 18 de diciembre de 2019

14 minutos

Entrevista al consejero director general de Santalucía: "Ofreceremos la hipoteca inversa"

Andrés Romero (Santalucía): "Hay que perder el miedo a desacumular patrimonio una vez jubilados"
Pepa Montero

Miércoles 18 de diciembre de 2019

14 minutos

Más de 29.200 mayores de 65 años contratan rentas vitalicias al cierre de septiembre

Pilar G. de Frutos: “Con vistas a jubilarse, la clave no es ahorrar mucho, sino empezar pronto"

Nuda propiedad y renta vitalicia: la competencia de la hipoteca inversa para complementar la pensión

 

 

La entrevista con Andrés Romero, consejero director general de Santalucía (@santalucia_seg), se celebra el día después de las elecciones generales del 10-N, así que la primera pregunta, casi obligada, es su valoración sobre qué color de Gobierno le conviene a España. "Los partidos deberían entender y aprovechar la diversidad política, generacional y cultural del país para hacer las grandes reformas en materia de educación, salud, pensiones, dependencia y medio ambiente, trabajando con altura de miras y sentido de Estado", afirma el máximo ejecutivo de Santalucía, un extremeño de 54 años que se define como "curioso por naturaleza, amante de su familia, abogado de vocación y buen lector".  

Para Romero, es prioritario retomar el Pacto de Toledo y "sacar las pensiones de la arena política". Reconoce que la Seguridad Social tiene dificultades, pero no está en quiebra, y repite varias veces que "el sector seguros no tiene la voluntad de desplazar al sistema público de pensiones", aunque critica que "en España tenemos una percepción desmesurada del papel protector del Estado”.

La mayor longevidad le parece una excelente noticia ("las aseguradoras tenemos que redoblar esfuerzos en la innovación en productos y sobre todo en servicios"), pese a implicar el reto de cómo financiar ese mayor número de años de vida. Su consejo es que, "a partir de los 65 años, hay que pensar en las opciones para desacumular patrimonio, sin miedo", y en ese ese sentido, "la renta vitalicia es el gran instrumento para complementar la pensión futura”.

En Santalucía, asegura Romero, están muy enfocados en las personas mayores ("uno de cada cuatro de nuestros clientes es mayor de 65 años"), a los que próximamente ofertarán un nuevo producto de hipoteca inversa, "de forma muy selectiva y profesional".

"La transformación tecnológica del seguro debe incluir necesariamente a las personas mayores"

PREGUNTA.- ¿Cuáles son los retos del sector asegurador español y cómo los afronta Santalucía, una compañía casi centenaria?

RESPUESTA.- En la actualidad, Santalucía es líder nacional en seguros de decesos y la quinta aseguradora por volumen de primas en seguros de vida. Nuestros dos grandes retos, que son comunes a todo el sector, son la transformación tecnológica, que ha de incluir necesariamente a las personas mayores, y el escenario de la mayor longevidad, que nos plantea desafíos como el saber adaptar nuestra propuesta de valor y ofrecer soluciones en temas de dependencia. 

P.- ¿Cómo financiar esa mayor longevidad, con el bajo nivel de ahorro de los españoles y la gran mayoría de los jubilados dependiendo de la pensión pública para vivir?

R.- La parte negativa de vivir durante más años es mínima, mientras que la positiva es espectacular. Yo huiría de alarmismos, aunque es cierto que, si miramos hacia atrás, nuestros padres y abuelos tenían una cultura de ahorro más arraigada de la que existe hoy en día. El gran desafío es buscar el consenso en pensiones, y me parece que el marco adecuado es el Pacto de Toledo, que es el gran instrumento que en democracia nos hemos dado para llegar a acuerdos en esta materia. 

 

Andrés Romero, consejero director general de Santalucía

"El sector seguros no tiene la voluntad de desplazar al sistema público de pensiones"

P.-¿Descarta entonces el alarmismo por el futuro de las pensiones?

R.- No hay que ser alarmistas, pero sí debemos encontrar el momento adecuado para ahorrar de forma responsable. Y desde el sector asegurador tenemos que cumplir el rol de acompañar al sistema público para que realmente el ahorro global sea viable desde el punto de vista finalista; que el ciudadano cuando deje de trabajar se encuentre con la capacidad de disfrutar todo ese tiempo de vida que le queda en buenas condiciones. Pero quiero resaltar que el sector seguros no tiene la voluntad de desplazar al sistema público de pensiones, sino que su objetivo es complementarlo.

P.- ¿El ahorro es fundamental para vivir una vejez sin apuros?

R.- Lo importante es ahorrar, empezar cuanto antes, ahorrar de modo constante y encontrar vehículos a través de los cuales el ciudadano pueda hallar una vía para el ahorro. Hay tal cantidad y tal diversidad de productos, que en cada momento del ciclo de vida de una persona existen unos productos más aconsejables que otros: ya sean formulaciones de seguros de ahorro, planes de pensiones, fondos de inversión, etc. 

"Hay que dejar de lado ese gran apego a lo patrimonial y pensar más en la calidad de vida"

P.- ¿Qué producto de ahorro o inversión recomendaría a una persona de 50 años? ¿Y a otra de 65 años?

R.- Si una persona de 50 años no ha hecho nada antes por ahorrar, le diría que se pusiera las pilas. Nunca es tarde, pero los cincuenta años son una edad crucial. Entre los productos de seguro, le recomendaría un unit linked, o invertir a través de un fondo de inversión mediante una cartera no muy agresiva, diversificada en renta fija pero con un elemento de renta variable. Y si la persona tiene 65 años, lo que debería hacer es pensar en opciones de desacumular patrimonio, sin miedo; lo más importante es dejar de lado ese gran apego a lo patrimonial y empezar a tener apego a la calidad de vida y a disfrutar. La renta vitalicia es el gran instrumento que puede ayudar de forma finalista a tener un complemento para la pensión futura razonable.

"El desarrollo de la hipoteca inversa se topa con la aversión de los españoles a desprenderse de su patrimonio" 

P.- ¿Qué le parecen alternativas como la hipoteca inversa?

R.- El desarrollo de este producto se topa con el handicap de la aversión de los españoles a desprenderse de su patrimonio, y eso entronca además con el riesgo reputacional que entraña para las entidades financieras y para las aseguradoras el entrar en este tipo de operaciones, donde los clientes son personas mayores, con menos cultura financiera, y al tratarse de la vivienda habitual los recelos pueden ser mayores. Aunque es cierto que las aseguradoras frente a los bancos tenemos quizá más posibilidades de instrumentar soluciones que de cara al futuro permitan convertir el patrimonio en productos que complementen la pensión.

P.- ¿Santalucía se plantea entrar en el mercado de la hipoteca inversa?

R.- Sí, estamos estudiando formulaciones de hipoteca inversa. Queremos hacerlo bien para que en la ecuación final se mitiguen los dos riesgos antes comentados. Nuestra idea es ofrecer este producto de forma muy selectiva y profesional, informando muy bien de lo que se está haciendo. Es un producto en el que estamos pensando, entre otros motivos, porque tenemos muchos clientes mayores.

"Uno de cada cuatro clientes de Santalucía tiene más de 65 años" 

P.- ¿Los seguros tienen edad? Por ejemplo, el de decesos se suele asociar a las personas mayores...

R.- Un 25% de nuestros clientes tienen más de 65 años, lo que demuestra que los mayores son una de nuestras preocupaciones objetivas. En cuanto a productos aseguradores, los riesgos son absolutamente comunes para todas las edades, ya se trate de tener una vivienda protegida o una póliza de salud. Respecto al seguro de decesos, el 47% de la población española tiene una póliza contratada; de cada 100 fallecidos, 62 tienen un seguro de decesos, así que no cabe duda de que se trata de un seguro para todas las edades, de gran diversidad territorial, que llega a la población por experiencia-cliente y demuestra su utilidad en un momento muy delicado, cuando alguien a tu alrededor muere. Si llegado el momento de la verdad, la aseguradora que interviene lo hace de forma satisfactoria, tendrá un cliente para toda la vida.

P.- Santalucía es un referente en seguro de decesos, pero imagino que no quieren anclarse en un solo ramo.

R.-El negocio de Santalucía está muy diversificado (No Vida, Decesos, Vida Riesgo, Vida Ahorro, Gestión de Activos y otros negocios no aseguradores). Tenemos una experiencia de casi cien años en la cobertura de riesgos que afectan al ámbito familiar. Queremos estar presentes en todas las capas de la sociedad, con soluciones integrales globales para dar cobertura a las diferentes facetas de la vida.

P.- ¿A los españoles nos cuesta tanto como se dice el suscribir un seguro?

R.- Es verdad que nos cuesta pagar por cubrir un riesgo que puede pasar o no, pero ¿cómo no asegurar la vivienda, que es la mayor inversión que se hace en la vida, con una póliza inferior a 250 euros al año? En el sector seguros lo que hacemos es prestar protección, y el precio importa, por supuesto, pero tiene más valor el saber que proteges tu vida, tus posesiones, o que después de pasar toda la vida trabajando, gracias a haber pagado un seguro de ahorro, puedes vivir tranquilo en tu jubilación.

"El seguro de decesos cubre incluso el fracaso escolar y da apoyo a la dependencia"

P.- ¿Qué será lo próximo en seguros de decesos, en el que ustedes son pioneros?

R.- Uno de los accionistas fundadores de la compañía contaba que el origen del seguro de decesos está en los momentos duros de la posguerra, cuando Santalucía se dedicaba a los microcréditos con los que la gente podía comprar bienes de primera necesidad, desde muebles a zapatos, y a los clientes se les decía que si fallecían, la compañía se encargaba del entierro. Hoy el seguro de decesos es un multirriesgos que abarca muchas necesidades: garantizamos que la gente pueda viajar y que si sucede cualquier cosa, no necesariamente una muerte, serán repatriados, tendrán atención sanitaria fuera de España, incluso cubrimos el fracaso escolar, damos apoyo psicológico a la infancia y a la dependencia, una vez superados los 65 años. Claro que tenemos que pensar también en el tema medioambiental, con los funerales ecológicos, y los avatares, una visión holística de lo que puede hacer la tecnología por nosotros, que se puede plasmar en los avatares en entierros, o en los exoesqueletos para personas mayores con problemas de movilidad. ¡Es tan importante poder levantarte y caminar!

 

Captura de pantalla 2019 11 29 a las 17.47.28

"En España tenemos una percepción desmesurada del papel protector del Estado" 

P.- ¿El sector del seguro, el ahorro y las pensiones deberían caminar más de la mano?

R.- El sistema público de pensiones tiene dificultades, pero no está en quiebra; entre todos debemos ayudar a que tenga buena salud y a complementarlo. Y para ello es necesario, sin duda, fomentar la educación financiera, volver a los fundamentos, a lo que nos enseñaban nuestros padres sobre la necesidad de ahorrar. Además, la Seguridad Social debe ser transparente y facilitar a los ciudadanos información sobre su pensión futura. En España tenemos una percepción desmesurada del papel protector del Estado, pensamos que nos va a arreglar siempre la vida, y aunque en parte esto es cierto, hay que saber identificar hasta dónde llega ese paraguas público. Asimismo, es preciso mantener los incentivos al ahorro, porque está demostrado que los incentivos fiscales sirven para mover a la gente a ahorrar. Ahora mismo, la transparencia y la información financiera me parecen tan fundamentales como los incentivos fiscales.

"El ahorro existe, es dinámico y creciente, pero tenemos que incentivarlo" 

P.- ¿Es optimista o pesimista sobre la evolución del ahorro?

R.- Hay que buscar soluciones imaginativas. Los datos recientes muestran que el ahorro está creciendo a un ritmo del 6%. El último informe de ICEA refleja, por ejemplo, que al cierre del tercer trimestre, el ahorro a través de fondos de inversión está subiendo un 5%, a través de productos de ahorro-vida aumenta un 3,6%, y mediante fondos de pensiones repunta un 5%. Y eso, sin contar la importantísima parte de ahorro que se destina al sector inmobiliario. Así que el ahorro existe, es dinámico y creciente, pero tenemos que incentivarlo y orientarlo. Por ejemplo, hay que buscar soluciones imaginativas para desacumular el patrimonio a través de productos de rentas que garanticen la sostenibilidad del modelo de vida tras la jubilación, y en un entorno de necesidades de dependencia que tendremos que cubrir entre todos.

"No se pueden cambiar las reglas de juego a quienes están a punto de jubilarse" 

P.- ¿Qué le parecen fórmulas como la mochila austriaca o las cuentas nocionales, de las que tanto se habla últimamente?

R.- Cualquier modelo que funcione, merece ser puesto sobre la mesa del Pacto de Toledo para que se analice, se vean sus ventajas e inconvenientes, sobre todo los modelos de transición, porque no hay modelos puros. No se pueden cambiar las reglas de juego a quienes están a punto de jubilarse, hay que hacerlo de forma sesuda. La reforma del modelo actual se debe hacer de forma consensuada y con sentido de Estado. Nosotros aportamos al debate el Instituto Santalucía (@santalucia_inst), una plataforma de investigación para promover soluciones alternativas, discusión y análisis para garantizar la sostenibilidad del modelo público futuro de pensiones.

P.- Santalucía es también muy activa en materia de dependencia.

R.- Santalucía decidió tomar el 75% de Ballesol, una entidad referente en el cuidado de mayores. Y decidimos entrar en Ballesol para conocer y aprender del mundo del cuidado del mayor, para incorporar de cara al futuro soluciones materiales (no solo indemnizatorias) de prestación de servicios a los mayores. Tenemos aulas de formación en temas financieros y fiscales, damos charlas incluso digitales dirigidas a aquellos que no han tenido una formación sino que se han encontrado de sopetón con unos medios cuyo funcionamiento les es complejo pero a la vez absolutamente fundamental.

"El futuro de las oficinas de Santalucía es convertirse en lugar de encuentro y experiencia"

P.- ¿Realizan actuaciones específicas dirigidas a los clientes mayores?

R.- En Santalucía tenemos en torno a 400 oficinas en toda España. Nosotros estamos convirtiendo las oficinas en un lugar de encuentro, un espacio de experiencia donde citamos a gente de todas las edades, un alto porcentaje mayores, para darles charlas sobre hábitos nutricionales, brecha digital, finanzas o fiscalidad. Y eso es bueno: ofrecer una mano, una cara, una conversación de tú a tú. Las generaciones que hoy empiezan a ser mayores son las que iban a las oficinas y conservan ese hábito.

P.- Por último, ¿qué le parece que exista un medio como 65Ymás?

R.- Como medio de comunicación, sois el medio para comunicar las cosas que deben ser conocidas por la gente mayor de 65 y más, y también como medio para que los mayores se comuniquen. Tenéis la gran responsabilidad y el gran reto de poner en comunicación a los mayores con el resto.

Sobre el autor:

Pepa Montero

Pepa Montero

Pepa Montero es redactora especializada en temas de economía. Ha trabajado en medios como El Economista y La Gaceta de los Negocios. Es autora del libro de relatos La casa de las palmeras (Azul como la Naranja, 2013).

… saber más sobre el autor