Fernando Ónega
Opinión

Análisis de los resultados de las elecciones del 10-N: Inquietante panorama

Fernando Ónega
Elecciones generales 10N

Quiero felicitar al señor Murphy porque una vez más se han cumplido sus designios. Todo lo que puede empeorar empeora, y en este país empeoró la dificultad de formación de gobierno. Esa es mi primera y vulgar conclusión. Si fue imposible formar una mayoría en estos meses transcurridos desde abril, ya me dirán cómo se forma ahora, con el bloque de izquierdas disminuido y el de derechas que no llega y, si hubiera llegado, Vox le pediría una vicepresidencia, de crecido que sale de estas urnas.

Elecciones 10-N Resultados
Elecciones Resultados 10-N

 

La segunda conclusión es que España gira a la derecha y gira, sobre todo, por la derecha más radical y populista, lo cual puede obligar al PP a ser un poco más radical y populista. El Partido Popular tiene el aliento de Vox en la nuca. Y tiene un dato inquietante: no alcanza ninguna representación en el País Vasco. Me sigo preguntando si con tan poca representación en Cataluña y nula en Euskadi la derecha feliz a nivel estatal está en condiciones de estructurar el conjunto del país desde el punto de vista territorial. 

La tercera es que hemos visto un cierto florecimiento de los extremismos, y no solo en la derecha, sino en lo más preocupante, que es el nacionalismo o el independentismo. Crece Bildu y aparece la CUP en el Congreso. Si hasta ahora se decía que con este Parlamento no se podía intentar una reforma de la Constitución, con lo que ahora vemos en la Cámara no se podrá intentar siquiera un pacto de Estado. 

La cuarta, lo que explica todo: el ciudadano español ha decidido castigar a los culpables de que no haya sido posible el gobierno: al PSOE no le dio los votos con los que soñó Pedro Sánchez. A Podemos le quitó unos cuantos escaños. Y castigó, sobre todo, a Ciudadanos, que pudiendo garantizar la mayoría absoluta, se empeñó en echar a Pedro Sánchez de La Moncloa y peleó por ser el líder de la derecha en una increíble renuncia práctica al centro político. 

EuropaPress 2479639 Afiliados del Partido Socialista ven en una de las pantallas de la sede del partido a los dirigentes de Vox como celebran sus buenos resultados electorales durante la noche electoral del 10N en Madrid (España) donde el

 

Y la quinta, que quedó claro, alarmantemente claro, que no hay nadie, ni partido ni líder, que sea capaz de reunir en torno a unas siglas o un líder a más del 26 por ciento de los españoles. Ese quizá sea el gran problema. Esa es una parte sustancial de la crisis política.

Resumen final: inquietante panorama. Parlamento de taifas. Dentro de esa división, mucho anticonstitucional. Gobierno complicado. Y, si se cumplen las palabras que se han dicho en campaña, lo que tendría que ocurrir debería ser esto: repetir elecciones, porque Pablo Casado ya dijo que no habrá gran coalición con Pedro Sánchez, aunque ahora quiere escuchar a Sánchez. Quizá este lunes cese Albert Rivera cuando hable del congreso de Ciudadanos que va a convocar. Tendría que dimitir Pablo Iglesias si no hay coalición, porque anunció que se pondría a disposición del partido si no era posible el gobierno progresista. Y tendría que retirarse Pedro Sánchez por el error de ir a elecciones y porque yo no descarto que una abstención del PP pase por pedir su cabeza. Todo muy de Murphy, pero muy entretenido. Dentro de unas semanas sabremos si, además, resulta dramático.

El líder de Ciudadanos Albert Rivera (en el atril) asume los pésimos resultados de su partido en la sede de la formación naranja que ha pasado de los 57 escaños conseguidos en los comicios de abril de 2019 a 10 en no

 

1
Enrique-Víctor Majúa Marcos Hace 1 mes
Pregunta (no se si tonta): ¿A dónde ha ido a parar el voto de los de 65YMÁS?.