Empresas

Catalana Occidente y Mutua Madrileña, los seguros de coche que más penalizan a conductores sénior

Marta Jurado

Lunes 27 de enero de 2020

8 minutos

Ambas compañías incrementan el precio de sus pólizas cerca de un 40% para los mayores de 80 años

Coche

Aquellos que han intentando contratar un seguro lo habrán visto: la edad, se paga. Aunque los seguros de vida son los que más complican el acceso a los mayores de 65 años, también otras ramas como los seguros de coche, considerados como los más contratados por los hogares españoles debido a su obligatoriedad, ponen cada vez más trabas a los conductores mayores para contratar una nueva póliza. Varios estudios recientes confirman que, aunque la experiencia es un grado, muchas aseguradoras suben el precio o ponen limitaciones a las coberturas cuando el conductor es mayor de 65 años. Así, los que superan los 70 años, y sobre todo los 80, son el segundo colectivo que más penalización sufren a la hora de contratar los seguros de coche por edad después de los menores de 26 años, que son los que llegan a pagar más. 

"Consideramos que la tarificación previa en función de la edad puede resultar discriminatoria especialmente en el caso de los mayores, y que igual que el Tribunal de Justicia Europeo eliminó en 2011 la discriminación por sexo en el cálculo de los seguros, las compañías deberían plantearse cambiar también sus sesgos por edad y estudiar cada caso de manera individualizada", señala Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (@aeaclub). 

Los conductores sénior pagan hasta un 46% más

Pese a que los criterios y políticas que utilizan las más de 40 aseguradoras de automóvil que operan en España para determinar sus 'bonus malus' son variados y dependen de muchos parámetros más allá de la edad, como pueden ser los partes anteriores, el tipo de coche, si se guarda en garaje o no, lugar de residencia, etc.... las diferencias de precio que establecen algunas aseguradoras para contratar un seguro para conductores sénior pueden suponer incrementos que van hasta el 46% para un mismo conductor, según un reciente estudio elaborado por Arpem (@arpem_com​)

Destacan los casos de las pólizas de Catalana Occidente y Mutua Madrileña, con incrementos en torno a los 200 euros para los conductores de 80 años frente a los que tienen menos de 60 años en el ránking por precios de las pólizas a todo riesgo. Todo ello en un sector que lidera el mundo de los seguros de no vida, con un volumen de primas que superó los 11.032 millones de euros en 2018, según según el Informe de Sector de la Dirección general de Seguros y Fondos de Pensiones. Están presentes en cuatro de cada cinco hogares españoles, según la patronal UNESPA (@UNESPA), que calcula que en 2018 alcanzaron los 31 millones de contratos.

Catalana Occidente: Hasta 258 euros de diferencia

En concreto, Catalana Occidente, que se encuentra entre las 10 primeras aseguradoras por cuota de mercado en España y cuyo beneficio superó los 386 millones de euros en 2018, lidera el ránking que ha realizado este año el comparador Arpem, como la aseguradora que más sube el precio a los mayores que quieren acceder a un nuevo contrato de automóvil, entre más de 20 compañías analizadas. El estudio ha comparado los precios de las pólizas en base a un modelo de conductor, tan solo modificando la edad. El resultado es sorprendente, ya que la diferencia de precio en el caso de Catalana Occidente va desde los 566 euros que costaría su póliza Autoflexible a Todo Riesgo para un conductor de 60 años, a los 654 euros que subiría para uno de 70 años y que se incrementaría hasta los 824 euros en el caso de un mayor de 80 años. Esto supone diferencias del 15% del primer tramo, 26% en el segundo y una subida del 45,58% si se comparan el precio para el conductor de 60 años con el de 80. Los incrementos en pólizas a terceros se repiten, pero la subida es ligeramente menor, siendo cercanos al 30% (de los 136 a los 231 euros para los clientes de 80 años). Desde RACE explican que los conductores mayores tienden a apostar por la seguridad, por lo que el todo riesgo es su preferido, igual que apuestan por coches más seguros y de alta gama, respecto a los jóvenes.

Fuente: Elaboración propia a partir de datos publicados por Arpem a 16/01/2020. 
Para la comparativa de precios, se ha utilizado el perfil de una persona residente en Valencia, que lleva asegurado más de 10 años sin declarar siniestros y aparca en garaje un Opel Astra Selective de 105 CV de potencia recién adquirido.

Mutua Madrileña: Hasta 177 euros de diferencia

En la anterior edición de la comparativa elaborada por Arpem en 2017, fue Mutua Madrileña, considerada como la tercera aseguradora del mercado español de seguros de auto y cuyo beneficio consolidado superó los 266 millones de euros en 2018, la compañía que más subía los precios por edad. En su póliza básica a todo riesgo, la compañía de Ignacio Garralda, cobraba 141 euros más a los mayores de 80 años que quisiesen contratar un seguro, lo que se traduce en que los conductores más sénior pagaban hasta un 22% más frente a los menores de 60 años. Utilizando los mismos parámetros facilitados por Arpem, 65Ymás ha comprobado que con los datos actualizados a 2020, esta cifra se eleva hasta el 38,15%, o lo que es lo mismo, cobra 117 euros más a los conductores de 80 años frente a los de 60. En concreto, la Mutua cobraría 464 euros al conductor tipo de 60 años, 514 al de 70 años y hasta 641 en el caso de los mayores de 80 años en su modalidad básica en el seguro a todo riesgo. En la póliza a terceros, sin embargo el precio se mantiene en torno a los 179 euros y baja incluso hasta los 176 euros a los 80 años.

Fuente: Elaboración propia a partir de datos facilitados por Arpem a 16/01/2020. 
Para la comparativa de precios, se ha utilizado el perfil de una persona residente en Valencia, que lleva asegurado más de 10 años sin declarar siniestros y aparca en garaje un Opel Astra Selective de 105 CV de potencia recién adquirido.

Las aseguradoras se defienden

Una de las razones que esgrimen las aseguradoras para elevar el precio del seguro a personas mayores es que consideran que a partir de cierta edad se produce una pérdida progresiva de las capacidades psicomotrices y de los reflejos que hacen que las reacciones al volante sean más lentas y, por lo tanto, tengan mayor riesgo de sufrir un siniestro. "Cuantos más años vas cumpliendo, más riesgos tienes, peor visión, peores reflejos....pero nosotros no penalizamos por edad a nuestros clientes veteranos ni a sus familiares, quizás pueda pasar con los nuevos contratos sin relación con la compañía, pero por otro lado compensa el precio, que no es de los más altos del sector", destacan desde Mutua Madrileña. "Son muchas las variables a tener en cuenta para calcular el precio de una póliza en el sector asegurador, no solo la edad, sino la antigüedad, los partes anteriores y por supuesto la siniestralidad...Cada uno de ellos depende de la política de cada compañía", sostienen desde Catalana Occidente.

Pero la razón principal que explica esta subida de la prima es "el aumento de las indemnizaciones por daños físicos que precisan las personas de mayor edad, puesto que, ante un accidente, estas son más propensas a sufrir secuelas, suelen necesitar más tiempo para recuperarse que una persona joven y las lesiones tienden a agravarse debido a que en ocasiones se unen a otras patologías existentes", aclaran los responsables de elaborar la comparativa de Arpem. Un dato, el de la siniestralidad, que confirma Antonio Lucas, Director de seguridad Vial de RACE, quien recuerda que "los mayores de 65 años no son más peligrosos, pero sí más vulnerables ya es el grupo de edad con más víctimas mortales de tráfico - el 27% en carretera, según la DGT- a lo que se suman los heridos que acaban falleciendo". 

Escasa apuesta por los conductores sénior

EuropaPress 2414458 Ignacio Garralda presidente de Mutua Madrileña
Ignacio Garralda, presidente de Mutua Madrileña
 

Pese a que Mutua Madrileña y Catalana Occidente son dos de las compañías más populares entre los clientes –13 millones y 4 millones de clientes respectivamente–, la madrileña no siempre es la mejor valorada en las encuestas de satisfacción, tal como se desprende la último sondeo de la Organización del Consumidores, OCU (@consumidores). En general, los conductores están más satisfechos con las pólizas a todo riesgo, y como suele suceder también en otros seguros, la subida de las primas es lo que más descontento genera, mientras que se valora positivamente la respuesta en caso de siniestro y las indemnizaciones que reciben. Quien sabe si la falta de foco en los conductores mayores, que son una de las franjas de edad que más seguros contrata, está detrás de parte de estas insatisfacciones.

La penalización en las pólizas a los conductores sénior sorprende aún más, teniendo en cuenta que ambas empresas están dirigidas por dos personas que pertenecen al segmento sénior. El presidente de la Mutua Madrileña, Ignacio Garralda (1951) tiene 69 años, y pese al carácter inclusivo de su lema 'Soy de la Mutua', centra su publicidad principalmente en los conductores jóvenes. Para ellos, ha lanzado productos específicos, como pólizas exclusivas para los que tengan entre 18 y 26 años, que son generalmente los más penalizados. Pero para los mayores "no tienen una política específica", tal como explican fuentes de la Mutua, salvo los beneficios de la tarjeta Platinum para los clientes que lleven más de 20 años en la compañía, que mide más la antigüedad del contrato que la edad. En el caso del Grupo Catalana Occidente, tampoco su presidente de 76 años, Jose María Serra Farré (1944), parece haber apostado por los conductores sénior como él, sino todo lo contrario siendo la que más eleva las pólizas en 2020. Pero no es extraño, ya que esta empresa familiar creada en 1864 y con un importante capital, sigue la línea de los 155 Consejeros de empresas del IBEX, que pese a superar los 65 años, no tienen tan en cuenta a este colectivo, según datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV (@CNMV_MEDIOS). 

¿Está justificado considerar la edad un factor de riesgo?

El asunto es complejo. “Cada aseguradora tiene su base de datos de siniestralidad y, realizando filtros por perfiles, es capaz de determinar cuánto aumenta o disminuye la frecuencia siniestral y el coste medio por percance en función de la edad del conductor. De este modo pueden calcular el recargo que deben aplicar a su tarifa base en función de la edad", explica Pedro Yunta del Pozo, responsable del área de Consumer & Motor en la correduría de seguros y gestión de riesgos Marsh en España. “Por otra parte, la edad también es un factor determinante en la propia percepción del riesgo que tiene el conductor, ya que existe una clara vinculación entre la edad del conductor y el grado de percepción del riesgo asociado a la conducción: los conductores muy jóvenes tienden a percibir menor riesgo, mientras que los mayores lo perciben en mayor grado.

Pero en cualquier caso, todo dependerá de la persona y no de la edad, defienden desde el centro médico especializado en pruebas psicotécnicas, Certimedic. "Por aquí pasan personas de 90 años en perfectas condiciones y otras de 55 a las que se les retira el carnet", afirma su gerente, Marta Posa. Por eso incide en la necesidad de revisiones periódicas. "A partir de los 65 años se establece que cada conductor tenga que hacerse una revisión cada cinco años, frente a los 10 de los otros rangos de edad", por lo que considera que está suficientemente regulado. Desde RACE recuerdan que solo se ha retirado el carnet de conducir al 2% de los conductores mayores de 85 años, según los últimos datos.

"Hay que reivindicar que la mayoría de los mayores aportan experiencia, y además, son los que más apuestan por la seguridad. Es un tema complejo ya que la propia DGT aún no tiene claro cuál sería la edad legal para retirar el carnet. Las sociedades están envejeciendo y es necesario pensar en los usuarios que va a haber en el futuro, no tanto como víctimas sino como parte activa de la solución", reclama Antonio Lucas de RACE. En España hay más de 3 millones de personas mayores de 65 años con carnet, lo que supone un 9% del censo de conductores. Estadísticamente, son el grupo de edad más seguro, con una accidentalidad cuatro veces menor que la de los menores de 25 años, pero mayor mortalidad, según un estudio de la Fundación Linea Directa. Por lo que el debate está abierto.

0

No hay comentarios ¿Te animas?