Planes de pensiones

Tómbola fin de año de banca y aseguradoras con los planes de pensiones: ojo al precio encubierto

Pepa Montero

Foto: Wikipedia

Viernes 29 de noviembre de 2019

10 minutos

Cambiar de plan es gratis pero exigen permanencia en el nuevo fondo, con comisiones a veces mayores

Tómbola fin de año de banca y aseguradoras con los planes de pensiones: ojo al precio encubierto

El Gobierno privilegia a las rentas más altas con el régimen fiscal de los planes de pensiones

Renta 2018: caen el 1,6% los beneficios fiscales por aportación a planes de pensiones

Plan de pensiones versus fondo de inversión: qué es mejor, para quién y cuándo contratarlos

 

 

Como todos los finales de año, los bancos y aseguradoras ponen en marcha su tómbola de planes de pensiones, una avalancha de ofertas para que los clientes suscriban o cambien de plan con el señuelo de las altas rentabilidades y del ahorro fiscal por invertir en este producto, uno de los favoritos para reducir la factura de la declaración de la Renta 2019. En esta rifa, las entidades pugnan por robarse clientes a golpe de bonificaciones, que pueden llegar hasta el 5%.

¿Cómo es posible que la banca premie el ahorro en planes con un 3% o 5%, en el actual escenario de tipos cero? Los expertos entrevistados por 65Ymás advierten de que esas ofertas llevan aparejada mucha letra pequeña, un precio encubierto: aunque el cliente no paga por traspasar su dinero de un fondo a otro, las comisiones del nuevo plan pueden ser mayores, los activos de peor calidad o menor rentabilidad histórica, y para beneficiarse de las ofertas hay que permanecer un tiempo mínimo en el nuevo plan, gestora o entidad. En la tómbola de este año, se llega a exigir hasta 8 años.

“No es que los bancos se hayan vuelto locos y regalen el dinero. En general, los planes que ofrecen tienen unas comisiones más elevadas que permiten anticipar una remuneración al cliente. Si nos regalan un 1%, 2% o 3%, lo que están haciendo es adelantándonos un dinero que después nos cargarán", avisa Manuel Álvarez Rodríguez (@manuelalvarezrd), secretario general de la Organización de Consultores de Pensiones (@OCOPEN_), que aglutina a 17 aseguradoras, gestoras y consultoras de pensiones. Además, el cliente suele tener que firmar cláusulas de permanencia. "Si te ofrecen un 3%, es probable que te pidan cuatro años de vinculación al banco.

Álvarez explica que los pasos para traspasar el plan son sencillos: el cliente debe ir a la entidad destino (la que realiza la oferta) y decirle dónde tiene su plan, el nombre, dinero acumulado, etc. El cambio debería ser muy rápido, casi automático, pero "en la práctica suele haber quejas en la Dirección General de Seguros por demoras indebidas en la movilización de derechos consolidados", reconoce el directivo de Ocopen. El cliente no tiene que pagar, salvo que hubiera firmado previamente un pacto de vinculación, por eso "hay que leer varias veces la letra pequeña: no sería la primera persona que se lleva la desagradable sorpresa de creer haber firmado una permanencia de seis meses, cuando firmó por seis años”.

El traspaso "es un chollo" para el banco, dicen economistas

Para Rubén Gimeno, director del Servicio de Estudios del REAF del Consejo General de Economistas (@REAF_CGE), “el traspaso para el banco es un chollo porque es un dinero cautivo, ya que el capital invertido sólo se puede rescatar en determinados supuestos (como estar en paro, dependencia o larga enfermedad) y hasta pasados diez años como mínimo. Ese dinero cautivo, el banco no lo mueve y por eso las rentabilidades son tan bajas, cuando no inexistentes".

Una valoración en la que coincide Pau Monserrat (@pmonserrat), profesor de Economía Financiera de la UIB y economista de Enfintech (@Enfintech_com). “Nunca es una buena opción traspasar los planes de pensiones en época navideña. Lo que el fondo nos ofrece por el traspaso, lo añade como coste del plan de pensiones al que llevamos nuestro dinero, con lo cual acabamos nosotros mismos pagando el regalo. Y después, los fondos que tienen que hacer regalos son los malos, porque si el plan es rentable, no necesitas campañas en Navidad", es el consejo de Monserrat. En su opinión, la única razón para contratar o cambiar de plan debe ser "su buen hacer gestor, las rentabilidades históricas y cómo invierten".

Adicae y OCU alertan del señuelo de la rentabilidad

Las asociaciones de consumidores son asimismo muy críticas con estas campañas de fin de año. Por ejemplo, ADICAE (@ADICAE), cuyo presidente es Manuel Pardos, alerta contra "esos planes de pensiones que se venden como un milagro para la jubilación. No podemos admitirlo. Los planes los están utilizando para capitalizar a la banca”, asegura al tiempo que anima a los consumidores a consultar a las asociaciones antes de contratar. También avisa de que, además de la poca rentabilidad, este producto presenta otros dos grandes problemas: las altas comisiones y la poca competencia.

"Las rentabilidades han sido bastante pobres en los últimos años, apenas el 2% de media, ya descontadas las comisiones, lo que no sirve ni para contrarrestar la inflación. Los planes únicamente resultan rentables para grandes ahorros y si es para una renta fija a largo plazo", argumenta Manuel Pardos, quien destaca que "los regalos-gancho de las entidades, a efectos fiscales se consideran rendimientos del capital mobiliario y el consumidor deberá pagar por ellos a Hacienda".

 

RENTABILIDADES NETAS MEDIAS ANUALES PONDERADAS (31/10/2019)

Rentabilidades medias de los planes según Inverco
Fuente: Inverco

 

También desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU @consumidores) recomiendan no dejarse llevar por las rentabilidades pasadas que haya obtenido un plan, ni por las ofertas o los regalos. En particular, aconsejan no hacer aportaciones nuevas de renta fija a largo plazo o garantizados. Su aviso para quienes tengan dinero invertido en alguno de este tipo es “consolidar las ganancias ordenando un traspaso hacia otro plan con mejores expectativas”.

Enrique García, portavoz de OCU, llama la atención sobre esas ofertas que parecen muy atractivas, "y que en realidad tienen un precio encubierto que son las comisiones, porque el traspaso es gratuito pero te puedes estar yendo a un fondo que te cobre más comisiones que el anterior y que eso se coma la rentabilidad que te ofrecen como señuelo". Y, aunque de todas las comisiones te tienen que informar, "de la teoría la práctica hay un gran trecho, y más en la comercialización de productos financieros, donde la letra pequeña es especialmente abundante".

Avalancha de ofertas antes de Navidad

Atrás han quedado los tiempos donde se regalaban baterías de cocina o televisores; ahora la banca tradicional por el canal online, las fintech y las insurtech se llevan el gato al agua.  

Este año, las bonificaciones por traspasar un plan a otra entidad alcanzan el 4%. Si, además, se establece un programa de aportaciones periódicas en el nuevo plan, el incentivo puede llegar al 5,5%. Algunas de las ofertas todavía disponibles son estas:

Liberbank (@Liberbank) propone incentivos de hasta el 5%. Premia los traspasos de más de 25.000 euros con una bonificación del 3%-4% según el cliente asuma una permanencia de seis u ocho años.

Bankia (@Bankia) bonifica las aportaciones y traspasos a planes de pensiones con hasta un 5%, en función de la cuantía aportada o movilizada, el plan de destino y el compromiso de permanencia, una campaña que se extenderá hasta final de año.

Unicaja (@UnicajaBanco) propone traspasos de al menos 6.000 euros con un incentivo del 2%, 3% o 4% según la permanencia: tres, cinco o siete años respectivamente. 

Ibercaja (@ibercaja) también oferta el 5% máximo por traspasar un plan, siempre que el cliente lleve al menos 30.000 euros y los mantenga siete años y con plan de aportaciones mensuales. 

En el caso de Sabadell (@BancoSabadell) y su marca online, Activo Bank, pagan un 4% sobre los traspasos de 30.000 euros, salvo que el cliente tenga 50 años o más, en cuyo caso el importe mínimo se reduce a 10.000. Exige siete años de permanencia y aportes mensuales. 

CaixaBank (@caixabank) paga un 1% de base al que se puede sumar un 1% extra si el importe es de 30.000 euros o  más. Añade otro 2% adicional si el cliente hace una aportación única de al menos 3.000 euros. La permanencia: entre cinco y ocho años. 

"Es un hecho que la mayoría de los bancos juega con las aportaciones mensuales para pagar la bonificación máxima", señalan los expertos del comparador financiero Help My Cash (@InfoHelpMyCash). Por ejemplo, "Bankinter (@Bankinter) abona un 2% o un 3% por traspaso en función de si el importe supera los 30.000 euros o no, con una permanencia en ambos casos de seis años. Además, si se da de alta una aportación periódica mensual de al menos 100 euros, la bonificación aumenta en un punto porcentual. Por su parte, en el Santander (@santander_es) , la bonificación por traspaso será del 1% si el importe oscila entre 2.000 y 30.000 euros y del 2% a partir de 30.000 euros, a la que se puede añadir un 2% adicional si se realizan aportaciones periódicas de 100 euros mensuales. La permanencia es de cinco u ocho años", detallan.

Cajamar (@Cajamar) busca clientes que  realicen traspasos a sus planes Cajamar Mixto, Cajamar Renta Variable y a la gama de planes Gestión Futuro, a quienes ofrece una bonificación en efectivo de hasta el 4 %, en función del importe traspasado.

En el caso de BBVA (@bbva), la entidad paga un 1% si el traspaso es de hasta 8.000 euros, un 2% si es de hasta 25.000 euros y un 3% si es superior con una permanencia de cinco años.

Con un 3% bonifica Openbank (@openbank_es) cualquier traspaso, sea del importe que sea, a condición de asumir una permanencia de cinco años.

"Un año más, ING (@ING_es) es la entidad que menos ataduras impone: ingresa el 1,5% del importe traspasado y exige una permanencia de solo dos meses, hasta la última semana de 2020. Eso sí, también es una de las entidades que más limita el abono máximo: mientras que otras no establecen ningún límite o lo sitúan en 3.000 o 5.000 euros, ING paga un máximo de 600 euros brutos por cliente", detallan los especialistas de Help My Cash.

Entre las aseguradoras, Mapfre (@MAPFRE) ofrece bonificación del 3% en el traspaso hasta finales de año, Catalana Occidente (@catalanaocc) premia también con hasta el 3% los traspasos o aportaciones a planes de pensiones y a su plan de previsión asegurado, y Seguros Bilbao (@Seguros_Bilbao) aplica asimismo hasta el 3% a los clientes que realicen un traspaso antes del 31 de diciembre.

Comisiones medias del 1,15% anual

Por ley, las comisiones de los planes de pensiones no pueden superar un máximo legal, en concreto, las comisiones directas máximas son del 0,25% por depósito y del 1,5% por gestión.

Un dato clave a tener en cuenta, y que en gran parte explica los bajos rendimientos producidos por los planes de pensiones españoles, son los gastos corrientes (gastos relacionados con las actividades de gestión/depositaria y deducibles automáticamente del valor liquidativo), donde la media se sitúa en el 1,15% anual (ver gráfico) a 30 septiembre 2019, según el último informe de Finizens (@finizens). 

 

Comisiones de planes de pensiones

 

Los gastos corrientes de los planes de pensiones consisten principalmente en la comisión de gestión y la depositaria. A efectos del Real Decreto 62/2018 de 9 de febrero 2018, se estableció una comisión de gestión máxima anual dependiendo del tipo de inversión: 0,85% para renta fija, 1,3% para mixtos y 1,5% para todas las demás categorías. También se estableció una comisión de depositaria máxima del 0,20% anual, independientemente del tipo de plan. De acuerdo al estudio comparativo realizado por Finizens, "de los 1.157 planes de pensiones analizados y según datos de Morningstar, el 29.24% presenta costes corrientes totales superiores al 1,5%, mientras que el 46,11% se encuentra en el rango del 1% al 1,5%. Nuestro análisis indica que el 57,74% de todos los planes de pensiones españoles sigue cobrando la comisión máxima legal para su categoría de inversión".

Invertir solo a fin de año no es eficiente 

Luis García Langa (@luisgarcialanga), director de Corredordefondos.com (@CorredorDfondos) y asesor de Sidiclear SICAV, coincide con los anteriores expertos en que los regalos los paga el fondo de pensiones y por tanto significan menor rentabilidad, "serían como un incremento de comisiones del plan, más aún sabiendo que te puedes quedar anclado a una permanencia en el banco. Hay que hacer traspasos, primero, porque el riesgo encaje en tu perfil, y segundo, que sean de buena calidad y la cartera esté adecuada al mercado y a tu horizonte temporal". En definitiva: no podemos ir de regalos, tenemos que exigir al banco que los gestione de forma profesional y que nos produzca rentabilidad. "Aportar a planes tiene muchas ventajas cuando se hace de forma periódica, porque reducen mucho la volatilidad", remacha García Langa. 

Del mismo modo, el economista Javier Santacruz (@santacruz_s_a) considera que el traspaso del fondo de pensiones no es interesante, salvo que donde se mueva acredite mejor rentabilidad histórica y se pueda adquirir a un precio más bajo del normal. "Estas operaciones se suelen concentrar a finales de año, y eso no es eficiente, porque lo que se hace es acudir a un boom que no ayuda a construir una rentabilidad sólida a largo plazo", sentencia. Lo más importante para un ahorro a largo plazo, según Santacruz, es mantener las inversiones, tener una cartera bien definida que no esté sometida a la volatilidad de ir cambiando de un sitio para otro. 

Las bonificaciones no son gratuitas

Los incentivos implican asumir un compromiso de permanencia que, en el peor de los casos, puede llegar a los ocho años, según los expertos de Help My Cash. Un tiempo durante el cual si se incumplen las condiciones del contrato (cambio de plan de pensiones, disminución del saldo, etc.) se tendrá que abonar una penalización. 

Desde HelpMyCash afirman que otro punto a observar es que "las bonificaciones se pagan en bruto, por lo que están sujetas al IRPF. En resumen, para calcular la bonificación final, el cliente deberá descontar el impuesto aplicable. Asimismo, algunas campañas se aplican solo si el cliente realiza un traspaso hacia una serie de planes de pensiones concretos, que no tienen que ser todos los que ofrece la entidad y tampoco los que más interesan al cliente".

El otro anzuelo: la fiscalidad

Como explica José María Mollinedo, secretario general de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), existe una cantidad límite que se puede aportar a planes de pensiones: 8.000 euros, siempre que no supere el 30% de los rendimientos del trabajo y actividades económicas, independientemente de la edad. La ventaja fiscal se traduce en que la suma aportada en el año reduce la base imponible del contribuyente. Pues bien, la estadística de los declarantes del IRPF muestra que "esta ventaja es usada sobre todo por quienes disfrutan de mayores ingresos, especialmente por el 3,8% que declara más de 60.000 euros, cuyo ahorro les supone el 45% de la aportación", según la autonomía.

El mayor beneficio para las rentas altas es señalado también por Manuel Álvarez, de Ocopen: "lo típico es que cuando se aportan 1.000 euros se puedan deducir 250, 300, 350 euros, y los tramos más altos del IRPF se pueden ahorrar por encima de los 400 euros. Pero hay que tener en cuenta que cuando cobras el plan tienes que tributar". Para este experto, "es habitual que mucha gente antes de jubilarse gane 40.000 o 50.000 euros y después (esto es común en los autónomos) perciba 25.000 euros, en este caso sí le habrá resultado interesante aportar al plan durante su fase de trabajador en activo, porque los impuestos que se ha ahorrado son superiores a los que pagará al rescatar el plan".  

0

No hay comentarios ¿Te animas?