Pensiones

Las pensiones no contributivas han subido 30 euros al mes en 6 años: ni para pagar la luz

Pepa Montero

Foto: UNSPLASH

Domingo 16 de febrero de 2020

5 minutos

Lo que cobran los pensionistas con menos recursos sigue siendo irrisorio: 400 euros al mes

La pensión no contributiva mensual ha subido 30 euros desde 2013: ni para pagar la luz

¿Quién gestiona y reconoce el derecho a una pensión no contributiva?

Quién tiene derecho a cobrar una pensión no contributiva en 2020

Así quedan las cuantías de las pensiones no contributivas de jubilación e invalidez para 2020

Cómo y por qué se puede perder la pensión no contributiva

Estudio 65ymás: Este es el supermercado más barato y no es ni DIA ni Mercadona

Cómo funciona el simulador de jubilación de la sede electrónica de la Seguridad Social

Existen dos tipos de pensiones no contributivas en España (de jubilación y de invalidez), que se conceden a aquellas personas que no han cotizado el mínimo de años necesarios para tener derecho a una prestación contributiva de la Seguridad Social.

Según los últimos datos, la pensión media mensual de un jubilado no contributivo ha subido un 9% en los últimos seis años, que en dinero contante y sonante se traduce en tan solo 31,7 euros mensuales más, y aun así, la paga que reciben estas personas es de únicamente 382,84 euros mensuales, según refleja el informe Evolución de las nóminas 2013-2019, que acaba de hacer público el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso @Imserso).

Menor poder adquisitivo todavía han ganado los pensionistas no contributivos de invalidez, que en 2013 percibían un promedio de 393,56 euros al mes, y en 2019 ingresaban 423,75 euros, es decir, al cabo de seis años, cobran al mes 30,19 euros más de media, lo que representa una mejoría del 7,7%, de acuerdo a los datos del Imserso. 

La subida no llega para costear la luz ni la cesta de compra más barata

En conjunto, el total de beneficiarios no contributivos (considerando los jubilados y los pensionistas de invalidez) cobran ahora 30,5 euros más al mes de los que percibían en 2013 (su nómina mensual ha pasado desde los 369,72 euros de entonces a los 400,28 actuales), lo que indica que han experimentado un incremento del 8,2%. Pero, aun así, este dinero extra que cobran cada mes no les alcanza ni para pagar la factura de la luz, ya que el gasto medio por hogar en electricidad es de unos 748 euros al año, es decir, en torno a 62 euros mensuales.

Ni siquiera les llega para pagar la cesta de la compra más barata (16 productos básicos de marca blanca en los supermercados Lidl), que sale por unos 33,19 euros, según el Estudio realizado por 65Ymás. Y eso, incluyendo en la cesta artículos básicos como frutas frescas, aceite, hortalizas frescas, café e infusiones, legumbres, aceitunas, huevos, frutos secos, carnes frescas y arroz.

Los beneficiarios de pensiones no contributivas tienen unas pensiones realmente bajas, como pone de relieve la siguiente tabla elaborada por el Imserso:  

 

IMPORTE MEDIO MENSUAL ABONADO AL PENSIONISTA NO CONTRIBUTIVO

Importe medio mensual pensiones no contributivas 2013-2019

Fuente: Imserso

 

Al comparar las cuantías de estas pensiones, hay que tener presente que el importe medio mensual abonado durante el período 2013-2019 difiere de las cuantías básicas vigentes cada año, ya que en cada caso, individualmente, la prestación puede verse reducida en función del número de beneficiarios de pensión no contributiva, de los ingresos computables personales y de las personas que integran la unidad económica de convivencia. Asimismo, la pensión individual también puede verse incrementada en un 50% de la cuantía que fijen los Presupuestos del Estado, si los pensionistas de invalidez necesitan la ayuda de otra persona para los actos esenciales de su vida diaria.

De acuerdo a las estadísticas, la cuantía mensual de estas prestaciones ha ido aumentando cada año, salvo en 2015, cuando "los importes medios son menores que los del año anterior, descenso que se cifra en un 0,04% en jubilación y un 0,29% en invalidez", especifica el informe del Imserso. Asimismo, se constata que el importe de la pensión de invalidez es mayor que el de jubilación, debido fundamentalmente al ya citado complemento del 50% (por necesidad de concurso de otra persona), que reciben los beneficiarios de pensión no contributiva que sufren una discapacidad igual o superior al 75%. De hecho, de los 38.346 beneficiarios del complemento del 50% existentes en diciembre de 2019, un total de 33.580 eran pensionistas de invalidez.

Cuatro años con la paga congelada

Las cuantías básicas de las pensiones no contributivas se fijan en los Presupuestos Generales del Estado, o mediante Real Decreto, como ha sucedido en 2020 al no disponer el Gobierno de mayoría suficiente para aprobar las cuentas públicas en un corto plazo. Tras la publicación del Real Decreto-ley 1/2020, de 14 de enero, estas prestaciones se han incrementado un 0,9%, con efectos retroactivos al 1 de enero. Así, los pensionistas no contributivos recibirán este año 5.538,40 euros íntegros, que se abonan en 12 mensualidades más dos pagas extraordinarias. El año pasado, el importe de estas prestaciones era de 5.488 euros al año (392 euros mensuales, abonados en 12 pagas más dos extras), con lo que, tras la subida decretada por el Gobierno de Pedro Sánchez, la ganancia de poder adqusitivo es de tan solo 50,4 euros al año.

En 2019, a los pensionistas no contributivos se les abonó en febrero y en un único pago, una cantidad equivalente a la diferencia entre la pensión percibida en 2018 y la que les hubiera correspondido de aumentar dicha cuantía con el valor medio real del IPC. El Imserso detalla que el importe individual de la pensión que cada pensionista tiene reconocido es variable, pero nunca podrá ser inferior al 25% de la cuantía anual establecida.

Tal como muestran las estadísticas del Imserso (ver tabla inferior), los pensionistas no contributivos (al igual que sucedió con los contributivos) han permanecido cuatro años con las pensiones congeladas, ya que desde 2014 a 2017 el Gobierno les aplicó la revalorización mínima legal del 0,25% que estableció la reforma de 2013. Una situación que se corrigió parcialmente en los años 2018 y 2019, cuando los aumentos de las pensiones más bajas superaron la inflación, pero que en 2020 se ha frenado de nuevo, ya que la revalorización aprobada este año es de tan solo el 0,9%.

 

CUANTÍA BÁSICA DE LA PENSIÓN NO CONTRIBUTIVA EN CADA AÑO

Cuantía básica de pensión no contributiva establecida 2013-2019

Fuente: Imserso

Derechos del pensionista no contributivo 

Las pensiones no contributivas son las que cobran las personas que no han podido cotizar el mínimo de años necesario para recibir una prestación contributiva de la Seguridad Social (@info_TGSS). Se aprobaron por la Ley 26/1990 y, además de la aportación monetaria, garantizan a sus beneficiarios la asistencia médico-farmacéutica gratuita, así como derecho a los servicios sociales complementarios.

Esta clase de pensiones se financian a través de los Presupuestos Generales del Estado, mediante transferencias corrientes a la Seguridad Social. Su gestión se halla encomendada a las comunidades autónomas, que tienen transferidos los servicios del Imserso.

En el total del Estado (con Navarra y el País Vasco), en enero de 2020 hay reconocidas 452.146 pensiones no contributivas, según los datos estadísticos publicados. De ellas, 260.950 son pensiones de jubilación y 191.196 son de invalidez. En total, en el primer mes del año han supuesto un gasto de 180,8 millones de euros para las arcas públicas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?