Al aire libre

Qué debes hacer para visitar la espectacular Playa de las Catedrales

Mariola Báez

Martes 9 de abril de 2019

2 minutos

Acceder a este Monumento Natural requiere autorización previa en determinadas fechas

Playa de Las Catedrales (bigstock)

Es difícil describir la belleza imponente de esta playa próxima a Ribadeo, en plena mariña lucense. La fuerza del Cantábrico, golpeando la roca durante millones de años, es el origen de As Catedrais.

La fina arena de la playa choca de golpe con la llamada rasa cantábrica, la plataforma costera que el mar se ha encargado de esculpir con paciencia. Vista desde arriba, desde el paseo que recorre el acantilado de Las Catedrales, no puedes intuir lo que te espera al bajar a la playa. Formaciones geológicas “imposibles” crean arcos, bóvedas, columnas y estrechos pasillos de arena entre paredes rocosas, que recuerdan a los arbotantes o a las naves nervadas de una catedral gótica, tal cual. Aunque esté llena de visitantes, no creas que se oye demasiado ruido, porque ante semejante espectáculo de la naturaleza la tendencia generalizada es mirar, contemplar y callar.

Cómo puedes acceder a la Playa de las Catedrales

Desde hace unos años, la afluencia de público ha hecho necesario tener que controlar el acceso a la playa, para preservar este Monumento Natural y Espacio Protegido dentro de la Red Natura 2000

En los meses de verano y también en épocas vacacionales, como Semana Santa y principales festivos y puentes, para poder pisar la arena de Las Catedrales y recorrer sus mil recovecos necesitas autorización previa de la Xunta de Galicia. Obtenerla es sencillo y la manera de hacerlo es a través de su web. Puedes solicitar el permiso de acceso hasta con 45 días de antelación y para un máximo de 25 personas. Es gratuito y solo vale para el día concreto que lo solicites.

En la web de la Xunta tienes un calendario en el que verás los días en los que se exige reserva previa y las plazas disponibles, para que elijas la fecha que te interese. Puedes pedir tu autorización para ver Las Catedrales a tu aire o, si te apetece, apuntarte a alguna de las visitas guiadas que se ofrecen (también gratuitas).

Cuando planees tu visita, es muy importante consultar la tabla de las mareas previstas, porque la Playa de las Catedrales queda cubierta en la pleamar y no puede visitarse (puedes verla desde arriba, pero no bajar). Por último, hay que recordar que el acceso a la playa se realiza por medio de una escalera y que no hay ningún camino artificial para poder recorrerla, solo la propia arena algo que hay que tener en cuenta en caso de personas que necesiten silla de ruedas o tengan movilidad reducida.

0

No hay comentarios ¿Te animas?