Cine

88 años del nacimiento de Elizabeth Taylor: sus grandes películas

Marco Herrera

Foto: Paramount Pictures

Jueves 27 de febrero de 2020

4 minutos

A pesar de sus continuos problemas matrimoniales, la actriz logró articular una fructífera carrera

88 años del nacimiento de Liz Taylor: sus grandes películas

Conocido por ser uno de los rostros más populares en la Edad de Oro del cine en Hollywood, Elizabeth Taylor cumpliría el 27 de febrero 88 años. La actriz londinense participó en films que a día de hoy siguen siendo referentes del séptimo arte y fue reconocida con tres Oscars de la Academia. Su tormentosa vida personal, en la que encadenó hasta ocho matrimonios, estuvo marcada por su relación con otro reconocido actor: Richard Burton. A pesar de sus continuos amores y desamores, Taylor se mantuvo durante décadas en todo lo alto y no perdió la cara a su carrera artística. Fallecía el 23 de marzo de 2011, con 79 años, a causa de una insuficiencia cardíaca.

El padre de la novia (1950)

Esta comedia de 1950 presenta a Spencer Tracy como un padre continuamente confundido por los problemas derivados de la futura boda de su hija, Taylor. Vincente Minnelli es un experto haciendo comedia de los problemas financieros y personales que pueden surgir del matrimonio, con una crisis tras otra haciendo que el evento parezca insuperable. Pero también hay lugar para el romanticismo, particularmente en la tierna relación entre los protagonistas, que se mueven como pez en el agua por el difícil territorio emocional de este acontecimiento que cambia la vida. La película obtuvo nominaciones al Oscar en mejor película, mejor actor y mejor guión, e inspiró una secuela.

Un lugar en el sol (1951)

Este película dirigida por George Stevens obtuvo grandes elogios de la crítica y consiguió seis premios de la Academia. Es la historia de un hombre ambicioso, que quiere escalar socialmente, interpretado por Montgomery Clift. Tras casarse con la trabajadora de una fábrica, se enamora de una glamorosa socialité a la que pone rostro Taylor. El largometraje sigue siendo un melodrama poderoso y connmovedor, y la química entre sus dos protagonistas es desgarradora por su enorme intensidad. El trágico resultado final de este triángulo romántico acaba siendo un golpe emocional en el espectador. Clift y Winters obtuvieron nominaciones al Oscar como actores principales.

Gigante (1956)

La mayoría de la gente recuerda Gigante como la última película en la corta carrera de James Dean, incluso fue lanzada después de su muerte en 1955. Sin embargo, la adaptación de George Stevens de la novela épica de Edna Ferber es mucho más que eso. Rock Hudson interpreta a un ganadero de Texas que viaja a Maryland para comprar un caballo y regresa con una esposa, Taylor. Dean es un ranchero que se enamora de la esposa del jefe antes de encontrar petróleo, provocando una rivalidad entre ambos que durará décadas.

Al examinar los conflictos familiares durante dos generaciones, el film también descubre la historia racista de Estados Unidos en su representación de los trabajadores mexicanos, que ayudan al rancho a prosperar mientras viven en la miseria, todo visto a través de los ojos de la actriz. La película fue un gran éxito y obtuvo 10 nominaciones al Oscar.

La gata sobre el tejado de zinc (1958)

Taylor aparece como la atractiva Maggie "la Gata", la esposa del alcohólico exjugador de fútbol Brick Pollitt (Paul Newman), quien se resiste al afecto de ella todo momento. Aunque reducida por los censores que gobernaban Hollywood entoces, la película todavía tiene el impacto del éxito teatral de Tennessee Williams. Mientras Brick lucha por tener un hijo con su esposa; su padre, a quien da vida Burl Ives, muere lentamente de cáncer, a la vez que el resto de sus hijos solo tienen ojos para su gran fortuna. Obtuvo seis nominaciones al Oscar, incluyendo mejor Película y fue un gran paso artístico en las carreras de Newman y la estrella de Cleopatra.

De repente, el último verano (1959)

De repente, el último verano es el tipo de mezcla espeluznante de psicología y canibalismo que solo Tennessee Williams podría concebir. Montgomery Clift interpreta a un psiquiatra convocado por la adinerada Sra. Venable (Katharine Hepburn) para lobotomizar a su sobrina (Taylor), quien guarda un terrible secreto sobre la muerte de su primo, el hijo de Venable. El director Joseph L. Mankiewicz filma este material perturbador tan explícitamente como le permitieron los censores, aunque la mayor parte del tiempo se dedica a largas escenas de diálogo entre sus tres protagonistas. Hepburn y Taylor fueron nominadas en los Oscar como mejor actriz.

Cleopatra (1963)

Para cuando Cleopatra llegó finalmente a las pantallas de cine, su reputación la había superado con creces: excesivo presupuesto, despidos y recontrataciones de directores, y un escandalosa relación entre Taylor y el protagonista Richard Burton incendió los tabloides antes de que viera la luz. La crítica de la época fue dura con esta biografía épica sobre la famosa Reina de Egipto, que casi llevó a la bancarrota a 20th Century Fox, a pesar de que el público acudió en masa para ver de qué se trataba todo aquel alboroto.

Incluso cuando la Academia le otorgó nueve nominaciones, incluida la mejor película, muchos lo atribuyeron a la votación en bloque del estudio. Sin embargo, no es ni mucho menos una mala película. Su gran escala, estilo extravagante y actuaciones operísticas (particularmente el nominado a Mejor Actor Rex Harrison como Julio César y Roddy McDowell como Octavio) hacen una película con una enorme personalidad. 

¿Quién teme a Virginia Woolf? (1966)

Las habilidades de Taylor como actriz a menudo se pasaron por alto debido a destacar continuamente su belleza, por lo que es impactante verla en el drama matrimonial de Mike Nichols. Adaptado de la demoledora obra de Edward Albee, ¿Quién teme a Virginia Woolf? se centra en una infeliz pareja (Richard Burton y Taylor) que invitan a unos recién casados (George Segal y Sandy Dennis) a una maratón nocturna de sexo, alcohol y discusiones. El matrimonio recurrió a sus propios problemas románticos en sus destacadas actuaciones, que están entre las mejores de su carrera.

Las disputas fueron tan impactantes que llevaron a la creación de la MPAA, el sistema de calificaciones de películas americano, que sustituyó al Código de Producción, ligeramente más restrictivo. La película cosechó 13 nominaciones al Oscar y ganó cinco, incluidos premios de actuación para Taylor como protagonista y Dennis como secundaria.

0

No hay comentarios ¿Te animas?