Cine

Explosivas películas de guerra que hay que ver al menos una vez en la vida

David Vargas

Viernes 15 de mayo de 2020

3 minutos

¿Falta alguna? Cuéntanoslo en los comentarios

Explosivas películas de guerra que hay que ver al menos una vez en la vida

Hay tantas películas del género bélico y tan buenas que se hace difícil incluirlas todas en esta subjetiva selección que te presentamos hoy. Mi primer encuentro con el cine de batallas fue con la mítica El puente sobre el río Kwai —imposible olvidar esa melodía para arengar a las tropas—, que he visto tropecientas veces. Mi padre tenía la cinta en VHS y nos la iba poniendo algunos domingos —siempre ha sido un enamorado de este género—. El caso es que he heredado la afición y no hay estreno bélico que no vaya a ver al cine o, ahora con el confinamiento, desde casa en plataformas online. Empezamos el repaso. Atención, ¡firmes!

‘Doce del patíbulo’

12 patíbulo

Esta película de 1967 de Robert Aldrich tiene como baza principal a sus protagonistas: todos, desde Donald Sutherland hasta Charles Bronson, están espectaculares. Cuenta la historia de una misión suicida: un militar de alto rango decide utilizar a un grupo de presos peligrosos para que asalten por sorpresa un fuerte de defensa nazi en Francia y así desmoralizar al ejército alemán. Hay una crítica nada velada a las instituciones militares, pero también es un filme de suspense con muchas escenas de acción. Más que notable.

‘El cazador’

el cazador

Michael Cimino filmó esta película en 1978, donde ahonda en el trauma profundo que provocó la guerra de Vietnam en tantos norteamericanos. Protagonizada por Robert de Niro y Christopher Walken, también relata la historia de dos amigos de un pueblo de Pennsylvania cuya experiencia en la guerra cambiará sus vidas para siempre. La escena del juego de la ruleta rusa pone los pelos de punta y la deliciosa música de Stanley Myers, también. Christopher Walken se llevó el Oscar en su interpretación de un hombre atormentado que no puede superar los horrores que ha vivido durante la guerra.

‘Salvar al soldado Ryan’

Todo un clásico del cine bélico y uno de los retratos más duros de la Segunda Guerra Mundial que hemos visto en la gran pantalla. Steven Spielberg la dirigió en 1998 y es un homenaje a su padre, veterano de esa guerra. La secuencia inicial del desembarco es lo mejor de la película y te deja con la boca abierta. La historia narra la misión de un grupo de soldados que deben encontrar a Ryan y llevarlo de vuelta a América porque es el único hijo vivo que le queda a su madre tras perder a otros tres en la misma guerra. Protagonizada por Tom Hanks y Matt Damon, esta cinta se llevó 5 Oscar y tuvo el reconocimiento de público y crítica.

‘Enemigo a las puertas’

Este filme está ambientado en la batalla de Stalingrado, en 1942, y es un ejemplo de cómo se puede rodar una magnífica película bélica sin representar ninguna gran batalla. En este caso, la acción gira en torno a dos francotiradores de bando opuestos —excelentes Ed Harris y Jude Law— en una suerte de juego del ratón y el gato. Está dirigida por Jean-Jacques Annaud (El nombre de la rosa) y basada en hechos reales. Gran crítica a la absurdidad de las guerras que ponen a combatir a los mismos de siempre, los más humildes, mientras que los altos cargos los envían a la muerte desde sus despachos de la capital.

‘En tierra hostil’

Fue la gran ganadora de los Oscar 2010, con 6 estatuillas. Dirigida por Kathryn Bigelow, fue la primera mujer en conseguir el Oscar al mejor director. Ambientada en el período posterior a la invasión de Irak de 2003, narra la vida de un sargento de las tropas norteamericanas cuyo trabajo es desactivar explosivos. En tierra hostil retrata como ninguna otra película la adicción a la adrenalina y a las situaciones de riesgo. Consiguió elevar mi tensión hasta niveles estratosféricos en las escenas más impactantes, cuando su protagonista, un Jeremy Renner muy temerario, desactiva una bomba. Muy recomendable para sentir la emoción del momento.

‘1917’

Acabamos este repaso con una de las últimas grandes películas que nos ha brindado este género. Dirigida por Sam Mendes, en España la pudimos ver en los cines en enero de 2020. Está ambientada en esa guerra de barro y trincheras que fue la Primera Guerra Mundial, en una zona del norte de Francia. Allí dos soldados británicos reciben la orden de entregar un mensaje de vital importancia a un jefe de división: debe cancelar el ataque planeado contra las fuerzas alemanas. En un ejercicio de estilo, Mendes consigue filmar el plano secuencia más largo del cine, ni más ni menos que dos horas sin aparentes cortes. Es evidente que esta proeza tiene sus trucos: en realidad, se rodaron varias tomas largas para que se pudieran conectar sin problemas en la sala de montaje y al espectador le pareciera un único plano secuencia que dura todo el metraje. ¡Chapó!

0

No hay comentarios ¿Te animas?