Cine

Pepa Flores, Goya de Honor 2020: repasamos su trayectoria y sus mejores películas

Mariola Báez

Foto: Europa Press

Miércoles 22 de enero de 2020

3 minutos

De niña prodigio a actriz y cantante reconocida, Pepa Flores consiguió labrarse una gran carrera

Pepa Flores: repasamos su trayectoria y sus mejores películas

El próximo 25 de enero en Málaga, su ciudad natal, Pepa Flores recibirá el reconocimiento de la Academia del Cine Español (@Academiadecine) en la edición número 34 de los Premios Goya (@PremiosGoya), “por sus inolvidables interpretaciones y por ser una de las actrices más queridas y recordadas por el gran público”. Fiel a sus principios, nadie espera verla en el escenario recogiendo el merecido galardón a toda su trayectoria profesional, que va más allá del mito Marisol, esa niña rubia pizpireta de voz extraordinaria, que en la década de los sesenta y en los inicios de los setenta cautivó a toda una generación.

Marisol

Así nació una estrella

Descubierta por el productor Manuel Goyanes tras verla actuar en un coro malagueño, Marisol debutó en el cine en 1960 con la película Un rayo de luz. El éxito fue inmediato, superando cualquier expectativa, y a ella le valió su primer premio cinematográfico como mejor actriz infantil en la Mostra de Venecia. Aquella niña que llevaba la alegría allí donde fuese, se convirtió en un ídolo cuya fama se incrementaba película tras película. Ha llegado un ángel Tómbola fueron las siguientes y las que consagraron a la pequeña de ojos azules como un verdadero fenómeno, que convertía en oro todo lo que tocaba. Solo había un pequeño problema, la niña crecía y, poco a poco, llegaba a la adolescencia.

En la década de los sesenta, las películas en las que Marisol cantaba, bailaba y conquistaba a todos con su naturalidad y simpatía se sucedieron. Marisol rumbo a Río, con su inseparable Isabel Garcés; La nueva Cenicienta, en la que actuaba junto a Antonio el bailarínCabriola, dirigida por Mel Ferrer, y Búsqueme a esa chica, junto a Manolo y Ramón, del Dúo Dinámico fueron también grandes éxitos que aún permanecen en la memoria. Solos los dos, película en la que compartía protagonismo con el torero Sebastián Palomo Linares y Carola de día, Carola de Noche, dirigida por Jaime de Armiñán, cierran la década prodigiosa del mito Marisol.

Pepa Flores

No iba a ser fácil dejar atrás el personaje que la niña prodigio del cine había convertido en imprescindible para varias generaciones de españoles. Mucho se ha hablado de lo difícil que resultó para Pepa Flores pasar de la infancia a la adolescencia y ella, por decisión propia, nunca ha querido contar demasiado sobre su vida más allá de las cámaras. Aparte de sus películas infantiles, el próximo Premio Goya reconoce el trabajo de la malagueña lejos de Marisol, cuya sombra fue quizás demasiado alargada.

En los años 70, Pepa trabajó bajo la dirección de Juan Antonio Bardem en las películas La corrupción de Chris Miller y El poder del deseo. También en Los días del pasado, a las órdenes de Mario Camus, interpretó uno de los papeles más reconocidos de su carrera, el de una profesora andaluza que, seis años después del final de la Guerra Civil, intenta reencontrarse con un antiguo amor, perteneciente a los maquis. En el rodaje compartió plano con su pareja, Antonio Gades, padre de sus tres hijas, con el que trabajaría posteriormente en Bodas de sangre y Carmen, de Carlos Saura. Su interpretación en Los días del pasado le valió el premio a mejor actriz femenina en el Festival Karlovy Vary en 1978.

Su última película musical fue La Chica del Molino Rojo, dirigida por Eugenio Martín, aunque pudimos verla de nuevo en la gran y la pequeña pantalla en los 80. En Caso cerrado compartió cartel, entre otros, con Isabel Mestres, Encarna Paso, Lola Gaos y un Antonio Banderas que ya arrancaba su fulgurante carrera cinematográfica. Un año antes, en la miniserie de RTVE Proceso a Mariana Pineda demostró una vez más su calidad y madurez como actriz, dando vida a una mujer defensora hasta la muerte de la libertad, con la que probablemente se sentía más que identificada. Por último, de su trayectoria como actriz también hay que destacar su incursión en el teatro, con la obra Quédate a desayunar en la que actuó junto al gran José María Rodero.

Marisol

Honrada y agradecida

Es como ha declarado sentirse Pepa Flores al conocer que el Goya de Honor 2020 es para ella y por su aportación al cine español, al que ha deseado “mucha salud”, y también por el cariño que, décadas después de dejar atrás la fama, le sigue teniendo el público.

A sus películas hay que añadir una extensísima carrera musical, con más de 500 temas grabados y un tercer puesto en el Festival de la OTI, con el tema Niña, con el que representó a España en aquella primera edición de 1972.

Pepa Flores vive retirada tanto del cine como del mundo de la música. Los que la conocen aseguran que lleva una vida tranquila y alejada de cualquier evento que pretenda devolverle la máxima popularidad. Quizás ha sido la única manera de dejar atrás a la niña Marisol. Por su decisión personal, mantenida durante años, probablemente no acuda a recoger su Goya, pero el reconocimiento a su trabajo como actriz y también a su lucha como mujer, que rompió más de un molde, queda patente.

0

No hay comentarios ¿Te animas?