Cine

Sharon Stone: el mito erótico de los 90 cumple 62 años

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Martes 10 de marzo de 2020

3 minutos

La conocida actriz sopla las velas de su tarta de cumpleaños el 10 de marzo

Sharon Stone sigue siendo todo un mito erótico a sus 62 años

Sharon Vonne Stone es el nombre real de la actriz considerada uno de los mitos eróticos de la historia del cine. Una mujer que cumple 62 años el 10 de marzo y que poco podía adivinar en lo que se convertiría cuando solo era una niña y vivía con su modesta familia en la localidad de Meadville, en el estado de Pensilvania. Con motivo de su cumpleaños hacemos un repaso para conocer no solo la trayectoria profesional de esta intérprete, sino también su faceta más personal y más desconocida ante el foco público. 

Sus inicios como modelo antes de recalar en el cine

Como muchas de sus compañeras antes ponerse delante de una cámara de cine, los comienzos de Sharon Stone se sitúan en los concursos de belleza y pases de modelos cuando ni siquiera era mayor de edad. Precisamente, en uno de estos certámenes y cuando solo tenía 17 años fue descubierta por un agente que vio en ella una belleza natural que le abriría las puertas del mundo de la moda. Tanto es así que en apenas unos meses ya trabajaba en la nómina de las maniquíes de la prestigiosa agencia de representación Ford. 

Este fue su trampolín para empezar a dedicarse a lo que verdaderamente le gustaba: actuar. Así, su primera oportunidad fue en la cinta Recuerdos de una estrella de Woody Allen. Pese a que uno de los grandes directores cinematográficos confió en ella para este pequeño papel, las dotes interpretativas de Sharon Stone solo la llevaban a encarnar, por entonces, a personajes secundarios en las tramas. Algo que siguió haciendo durante la década siguiente. 

Pasaría un tiempo hasta que, por fin, crítica y público se fijaron en ella para alzarla al éxito. Era la década de los 90 y su belleza hizo que fuera elegida para dar la réplica al actor Arnold Schwarzenegger en Desafío total, donde interpretaba a su mujer. Pero sobre todo fue su momento por su recordada actuación de la misteriosa escritora Catherine Tramell en Instinto Básico junto a Michael Douglas. Un papel, con un alto contenido sexual, que la convirtió en todo un mito del erótico que explotó en otras cintas como Sliver Rápida y mortal

Pero Sharon Stone no solo era una mujer de una belleza arrolladora, ya que en numerosas ocasiones ha demostrado su talento interpretativo. Un trabajo y un don que le valieron una nominación al Oscar como Mejor Actriz Secundaria por su papel en Casino, dirigida por Martin Scorsese y con Robert De Niro como compañero de escenas. Lo que sí se llevó a casa fue un Globo de Oro por ello. 

Se encontraba entonces en el punto más alto de una carrera que, de repente, empezó a descender con largometrajes de menos calado y éxito, como fue el caso de La musa, Mujer contra mujer, Instinto Básico 2, Flores rotas, Catwoman, Alpha Dog o Fading Gigolo entre otros nombres. Una trayectoria que a lo largo de todos estos años ha ido compaginando con intervenciones en series de televisión como War and Remembrance, The Practice, Agent X o en el título de misterio Mosaic. 

Sharon Stone

Su lado más personal

En un terreno más familiar, Sharon Stone estuvo primero casada durante algo más de tres años con el productor de televisión Michael Greenburg y tras él llegaron un par de relaciones sentimentales donde la más duradera fue la que mantuvo con Phil Bronstein, conocido periodista. Con él adoptó al primero de sus tres hijos (ninguno biológico ya que tuvo varios abortos), sin embargo, se divorciaron en el año 2004.

De nuevo soltera, Sharon Stone inició los trámites para ser la madre adoptiva de otros dos niños: Laird Vonne y Quinn Kelly que convirtieron a la actriz en madre de familia numerosa si contamos con Roan Joseph al que acogió con su ya ex marido.

Una faceta como madre que la llenaba y que se vio ensombrecida por un importante episodio de salud en el año 2001. Tras tener durante varios días fuertes dolores de cabeza la actriz ingresó en un hospital de San Francisco. Las pruebas que le realizaron confirmaron que había sufrido un pequeño aneurisma. Un contratiempo del que se recuperó favorablemente pese a que como confesó tiempo más tarde en la operación que le practicaron sufrió una hemorragia interna tan grave que a punto estuvo de costarle la vida. Incluso aseguró que durante esos angustiosos momentos tuvo la muerte más de cerca que nunca. 

Una experiencia que, según la propia Sharon Stone, reafirmó su convicción a la hora de ayudar a los demás. Y es que desde siempre se ha conocido la faceta altruista de la intérprete. Así, no es raro verla colaborar activamente con diversas causas sociales ayudando a enfermos de sida, a los habitantes de países desfavorecidos, luchando contra el cambio climático o al lado de personas que viven en la calle.

0

No hay comentarios ¿Te animas?