Gastronomía

Cómo cocer el pulpo correctamente para evitar que quede demasiado duro

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Miércoles 7 de agosto de 2019

2 minutos

El pulpo es uno de los ingredientes más sabrosos y apreciados de la gastronomía española

Cómo cocer el pulpo correctamente

Aunque actualmente es uno de los manjares más apreciados y representativos de la gastronomía española, lo cierto es que se trata de un ingrediente propio de la cocina gallega, de donde proceden algunas de las recetas donde este octópodo es el auténtico protagonista. Fabes con pulpo, croquetas de pulpo Á Feira, empanada de pulpo, arroz con pulpo y almejas y, por supuesto, el ya célebre pulpo a la gallega son solo algunos de los platos a los que muy pocas personas pueden resistirse.

Preparación de pulpo (bigstock)

Sin embargo, a pesar de su innegable versatilidad, el pulpo es también un alimento que a veces resulta muy complicado elaborar correctamente. Su textura y terneza son fundamentales para que la receta sea un éxito, pero para conseguirlas es necesario seguir una serie de pautas a rajatabla.

Consejos para cocer el pulpo y que quede tierno

Aunque muchas personas crean que se trata de un mito, uno de los trucos para conseguir que esté en su punto es romper las fibras que forman la carne, que en la antigüedad se lograba golpeando el molusco en repetidas ocasiones. Afortunadamente, ahora solo basta con congelarlo durante dos o tres días, lo que también nos ahorra mucho tiempo y esfuerzo. Una vez superado este proceso, llega el momento de cocerlo:

Cómo cocer pulpo correctamente
  1. Debes utilizar una olla grande con agua. Cuando esta comience a hervir, introduce el pulpo (debe estar completamente cubierto de agua) y "asústalo" hasta en tres ocasiones, es decir, mételo y sácalo con energía de la olla cada 5-10 segundos. El objetivo de este paso es que la piel no se desprenda de la carne.
  2. A la cuarta, deja que este manjar por fin repose en el agua, añade una pizca de sal, baja el fuego y cubre la olla con una tapa.
  3. Seguidamente, deja que cueza durante unos 10-12 minutos por cada kilo de pulpo. Sabrás que está en su punto cuando introduzcas sin esfuerzo la punta de un cuchillo en la parte más gruesa del tentáculo.
  4. Intenta no pasarte con el punto de cocción, sino obtendrás el resultado que tanto quieres evitar: que el pulpo quede demasiado duro.
  5. Cuando esté en su punto óptimo, apaga el fuego y deja que se enfríe dentro del agua para que termine de cocinarse lentamente.
  6. Por último, saca el pulpo de la olla, escúrrelo bien y córtalo con tijeras y en rodajas. Además, es muy importante que se consuma recién hecho.
0

No hay comentarios ¿Te animas?