Libros

Edgar Allan Poe, el maestro de los cuentos de terror

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Lunes 7 de octubre de 2019

2 minutos

Hace 170 años falleció uno de los autores que más influiría en la literatura posterior

Edgar Allan Poe
Carlos Losada

Foto: Bigstock

Lunes 7 de octubre de 2019

2 minutos

El 7 de octubre de 1849 falleció Edgar Allan Poe, uno de los escritores que más ha influido en la literatura posterior, especialmente en el género del cuento y en la temática de terror y misterio. Y todo ello lo hizo en una carrera tan corta como su vida, pues el alcohol y los malos hábitos terminaron por destruirle de tal modo que su muerte (nunca quedó los suficientemente aclarada) le llegó con solo 40 años.

Cuentos de terror

Edgar Allan Poe nació en Boston el 19 de enero de 1809 y no solo cultivó su faceta como novelista y creador de cuentos, sino que además fue poeta, crítico y periodista. Aunque si por algo destacó fue por dar al público lo que quería: unos estupendos cuentos de misterio y terror que sentarían las bases de la novela gótica que vino después.

Sobre su vida cabe señalar que Poe se casó con su prima Virginia Clemm en Baltimore en 1835, cuando ella solo tenía 13 años de edad (por los 26 de él). El matrimonio duró 12 años, pues en 1847 Virginia murió de tuberculosis, un hecho que incidió en la tendencia del escritor a los excesos que le llevaron a la muerte.

Edgar Allan Poe, el maestro de los cuentos de terror

170 años después de este hecho, aún leemos y disfrutamos de su obra, en la que podemos encontrar cuentos como los siguientes:

  • La caída de la casa Usher (1939). Uno de sus primeros cuentos con éxito fue este que lleva a un caballero al caserón donde un amigo de la infancia, llamado Roderick Usher, vive junto a su hermana. Cuando esta muere, los acontecimientos se destarán hasta el hundimiento final de la citada casa.
  • Los crímenes de la calle Morgue (1941). C. Auguste Dupin, un célebre detective, se hace cargo de la investigación de las muertes de dos mujeres (madre e hija): madame L'Espanaye y mademoiselle Camille L'Espanaye. Nadie en la policía es capaz de desentrañar el misterio de tan brutal crimen en la citada calle, pero Dupin tendrá una explicación sorprendente.
  • El Pozo y el Péndulo (1941). Agobiante cuento en el que el protagonista narra en primera persona cómo está siendo torturado por la Inquisición hacia una muerte segura, que llegará por un péndulo afilado o por el fuego que hay al fondo de un foso en una celda oscura.
  • El gato negro (1943). Un joven que vive con su esposa y algunas mascotas comienza a darse a la bebida, lo que le cambia el carácter. Esto hará que mate a uno de los gatos que tiene, que es negro, como reza el título. Es entonces cuando aparece otro gato igual… y la situación empeora. Como se puede adivinar, el final será trágico.
  • El corazón delator (1943). Contado en primera persona por un tipo que parece normal, el relato nos lleva a presenciar cómo el protagonista mata al anciano con el que vive, cuyo cadáver esconde bajo la tarima de la casa. Cuando la policía va a investigar, les atenderá con todo el sosiego del mundo hasta que comienza a escuchar los latidos de un corazón…
Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?