Viajes

¿Quieres conocer cuál es el balcón más bello de Europa?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Jueves 28 de noviembre de 2019

4 minutos

Si te apetece asomarte, tendrás que viajar a la ciudad de Luxemburgo y valorar sus preciosas vistas

El balcón más bello de Europa está en Luxemburgo

Ese “balcón” es en realidad el Chemin de la Corniche, un agradable paseo peatonal, situado en la zona alta de la ciudad, colofón perfecto a la imponente fortaleza que protegía, antaño, la capital del Ducado de Luxemburgo (@luxembourginfo). Desde aquí, podrás hacerte una idea de lo que ofrece este lugar, que escapa (de momento) al turismo de masas y que tiene todos los ingredientes para resultar un destino perfecto.

luxemburgo

Una primera impresión que nunca defrauda

Luxemburgo es uno de los países fundadores de la actual Unión Europea, en el que nació Robert Schuman, uno de sus "padres". La capital de este pequeño Gran Ducado (el único que queda a nivel mundial) sorprende de entrada por sus contrastes. La zona alta, con sus elegantes y animadas plazas, los barrios más modernos, donde destacan los edificios de arquitectura vanguardista y las sedes de algunas de las instituciones comunitarias, y su encantador casco "viejo", la zona baja, crean un conjunto histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (@UNESCO) en 1994, que logra un armonioso equilibrio que atrapa a primera vista.

La antigua capital de Luxemburgo fue fundada en el siglo X y levantada, con el paso de los siglos, en un entorno de orografía imposible, en las colinas que dan forman a los valles del río Alzette y Petrusse, algo que determinó el diseño de esta ciudad “a dos alturas”, en la que los puentes y las pasarelas son parte indispensable de su peculiar imagen. Siempre amenazado (e invadido) por sus países vecinos (y no tan vecinos), desde Bélgica, Francia o Alemania hasta la Corona Española, el Ducado hizo de su capital una fortaleza inexpugnable, con murallas concéntricas y laberintos subterráneos que hoy forman parte de su atractivo turístico.

Luxemburgo es una ciudad para recorrerla callejeando sin prisas y a pie (hay ascensores públicos para subir y bajar de la zona alta a la baja y viceversa). Plazas, mercadillos, palacios, museos, gastronomía para paladares exigentes y un sinfín de actividades culturales para todos los gustos. Si planeas una escapada al corazón de Europa, este es un destino que, muy probablemente, superará tus expectativas.

luxemburgo

Los 10 imprescindibles en tu recorrido por Luxemburgo.

No es una ciudad excesivamente grande, pero cuenta con numerosos lugares interesantes y con espacios abiertos, paseos, plazoletas y jardines, que son auténticos bosques, por los que es un placer caminar.  A la hora de trazar tu itinerario (de al menos dos días) algunos de los lugares que no te puedes perder son:

La catedral y las tres plazas. Si la curiosidad te ha llevado a acercarte, en primer lugar, al Paseo de la Corniche para disfrutar de sus vistas, quiere decir que ya estás en la ciudad alta, punto perfecto para iniciar el recorrido. Verás fácilmente la silueta de la Catedral de Santa María, con sus inconfundibles agujas, propias del gótico tardío. Próximas al templo se encuentran las tres plazas que crean el entramado de la ciudad alta: la de Armas, la de la Constitución y la plaza Guillaume II. Déjate llevar por el encanto de las coquetas casas de fachadas de colores características de esta zona, centro de la ciudad lleno de cuidados comercios. Cualquier calle que elijas para “perderte” será un acierto.

luxemburgo casamatas

Las casamatas del Block o del Petrusse. Es probable que nunca hayas visto cosa igual. Las casamantas son un extraño laberinto de antiguos túneles y escaleras excavados en la pared rocosa bajo el paseo de la Corniche. Formaban parte del sistema defensivo de la ciudad y tienen un recorrido total de 23 kilómetros en varias alturas. Se puede acceder a ellas con visita guiada.

Palacio Ducal. Edificio emblemático de Luxemburgo, con su espléndida fachada representativa del estilo flamenco renacentista del siglo XVI. Su interior es interesante, especialmente por su majestuosa escalera abovedada, pero solo se permiten las visitas durante los meses de verano. Junto al palacio, podrás ver la Cámara de los Diputados.

luxemburgo

Barrio de Grund. Es la zona más antigua de la ciudad, en la parte baja, a la que es buena idea llegar tomando el ascensor panorámico Pfaffenthal. El Grund es el barrio “viejo” donde se agolpan antiguas casas (algunas en pie desde el siglo XII) siguiendo el cauce del río. Romántico, bohemio… recorrer sus típicas calles, con mil rincones ideales para pararte a tomar algo en alguna de las típicas terrazas, bares y restaurantes, es algo que no debes dejar de hacer.

Los puentes. Son elemento característico de esta particular ciudad. Un buen plan es hacer un pequeño recorrido circular que te permita acercarte a los más conocidos, como el famoso viaducto, también llamado, Puente Viejo o el Puente Adolfo, construido en los inicios del siglo XX.

El barrio europeo en la moderna zona de Kirchberg. Su núcleo central es la Plaza de Europa, donde encontrarás algunas de las sedes de instituciones europeas, entre ellas la del Tribunal de Justicia. Además, te sorprenderán edificios de arquitectura innovadora, como el magnífico Museo de Arte Moderno MUDAM (@mudamlux) que, sin duda, merece ser visitado o la llamativa sede de la Filarmónica de Luxemburgo.

Cuando llegues, va a comprobar que estás en una ciudad, cargada de historia, con mil atractivos que dan para mucho más que para un fin de semana.

0

No hay comentarios ¿Te animas?