Fernando Ónega
Opinión

El lenguaje del 36

Fernando Ónega
Fernando Ónega: El lenguaje del 36
Fogonazos

 

Proclamo el máximo respeto a la decisión de Pablo Iglesias​ de abandonar el gobierno y optar a la presidencia de la Comunidad. El riesgo de quedarse como jefe de la oposición en una Asamblea regional lo asume únicamente él. La ambición de unir a la izquierda para derrotar a Díaz Ayuso es legítima, pero legitima también a la candidata del PP para pactar con Vox si lo necesita para gobernar. Hay que pensar que, si el señor Iglesias designa sucesora en el gobierno, en el partido y en los carteles de las próximas elecciones generales, estamos ante uno de los grandes acontecimientos de la legislatura, y no solo personales. Todo esto resulta emocionante y confirma que la política de este país es un continuo sobresalto. Pero hay algo que provoca alarma: el lenguaje. El PP anuncia el eslogan electoral de “Comunismo o libertad”. Unidas Podemos y el PSOE enfocan su mensaje central a derrotar a la extrema derecha y al fascismo, expresiones que más utilizan. Y Pablo Iglesias, personalmente, habló de “derecha asesina”. No es esto, señores. Ese lenguaje es guerracivilista. Recuerda demasiado al de 1936.