Fernando Ónega
Opinión

El contagio del caos

Fernando Ónega
Covid-19: Los mayores de 80 vuelven a los hospitales, pero ahora se contagian en el hogar familiar
Fogonazos

 

Se ha cumplido un año de la aparición del primer caso de coronavirus en España. No podemos decir que hayamos progresado mucho, ni que hayamos aprendido a contar siquiera el número de muertos: para unos son más de 50.000, para otros más de 80.000. Hay por medio 30.000 personas fallecidas, pero no se sabe de qué, qué frivolidad. La economía recibió un batacazo histórico, con la caída del 11 por ciento del PIB. Y el espectáculo político sigue siendo insólito: el gobierno pide a las autonomías que endurezcan las medidas, pero no les da instrumentos legales para hacerlo. Por ejemplo, se niega reformar el decreto del estado de alarma. El desconcierto de los gobiernos regionales es grandioso, pero no tanto como el de los ciudadanos, que ven limitada su libertad de movimientos, pero sin concierto entre quienes decretan ese recorte. Para completar el cuadro, por encima de un Feijoo que pide instrumentos para endurecer medidas y una Díaz Ayuso que propone la contrario, Pablo Casado cree que sus dos presidentes dicen cosas que parecen contradictorias, pero en el fondo dicen lo mismo. Como se ve, el caos es mucho más contagioso que el virus.