Debate Atresmedia

Los debates han pasado y nadie sabe muy bien con qué frutos. Se supone que habrán cambiado algún voto y que habrán movido a algún indeciso. Pero no estoy seguro de que lo merezca ninguno de los participantes. A mí me produjeron mucha pena. Pena de ver que a todo un presidente del gobierno le cuelan un documento falso y él lo asume como prueba de no sé qué. Pena de ver cómo se llama mentiroso al líder de la derecha. Pena de cómo otro recibe el calificativo de maleducado. Pena de no saber si el triunfador en Atresmedia es realmente moderado o hizo una pura representación. Pena de haber visto mucho cortoplacismo y muy poco sentido de Estado. Y pena de contenido: poco debió haber cuando es tan difícil encontrar un proyecto que merezca un titular.