Política

Los candidatos vuelven a ignorar los problemas reales de uno de cada cuatro electores

Ana Bedia

Miércoles 24 de abril de 2019

2 minutos

Los mayores escuchan hablar de pensiones pero sin abordar la sostenibilidad del sistema

Los candidatos vuelven a ignorar los problemas reales de uno de cada cuatro electores. Formación de cada uno de ellos

El segundo debate, minuto a minuto

Análisis del primer debate: perdedores y ganadores

Lamentablemente ha vuelto a suceder. El 20% de la población y, más concretamente, cerca del 24% del electorado, es decir los mayores, han vivido este martes por la noche un día de la marmota en toda regla. Han visto como los líderes de @PSOE@populares@ahorapodemos y @CiudadanosCs han protagonizado de nuevo un debate en el que sólo una de sus diez peticiones ha sido considerada y sí, nuevamente ha sido la referente a las pensiones.

El lunes lo recordábamos, los mayores, a través de sus asociaciones más representativas, publicaron en 65Ymás sus peticiones al nuevo Gobierno.  El decálogo lo componían: pensiones dignas, la defensa del Estado de Bienestar, reforzar el Sistema Nacional de Salud, aumentar los servicios de ayuda a domicilio, implantar y desarrollar planes de envejecimiento activo, ayudas para evitar la soledad no deseada, medidas contra el maltrato y el edadismo, combatir la pobreza, participación en las instituciones y fomentar el aprendizaje y la formación a lo largo de toda la vida.

Se habló algo, más bien poco, de dependencia y de eutanasia (tema que no está entre las principales preocupaciones de los mayores), mientras que de pensiones se habló mucho en el debate de Atresmedia, pero al igual que ocurrió en el de RTVE y tal y como destacaba Fernando Ónega en su Fogonazo tras el primer debate: “Al hablar de pensiones, no se trató para nada el gran asunto, que es la sostenibilidad del sistema”. Y qué es lo que se dijo de las pensiones, fue más o menos lo mismo que en el día anterior.

Pedro Sánchez (PSOE) ha vuelto a comprometerse a promover una reforma de la Constitución para "blindar" el carácter público de las pensiones, aunque antes a lanzado una pulla a sus oponentes asegurando que los modelos que defienden PP y Ciudadanos se enfocan hacia la privatización de las pensiones.

Por su parte, Pablo Iglesias (Unidas Podemos) ha reiterado la necesidad de vincular por ley la revalorización de las pensiones al Índice de Precios al Consumo (IPC). En este punto ha retado a Sánchez a que se comprometa en este asunto, a lo que el socialista ha respondido que el déficit actual, del 2,6%, no permite llegar tan lejos. "Las cosas tienen que cuadrar", ha justificado.

Mientras, Casado, ha recordado que Sánchez, siendo diputado, votó a favor del "hachazo histórico" que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero acordó entre los recortes de 2010 y que incluían la congelación de las pensiones, salvo las mínimas.

Por su parte, Albert Rivera reiteró que la solución de Ciudadanos con respecto a las pensiones pasa por incrementar la natalidad y el empleo de calidad. "Me comprometo a ser el presidente de las familias y del empleo de calidad", ha sentenciado.

En definitiva, Pedro Sánchez, Pablo Casado, Pablo Iglesias y Albert Rivera han perdido en estos debates a cuatro (tanto en el de RTVE y el de Atresmedia) una gran oportunidad: la de convencer, escuchar y atraer a uno de cada cuatro potenciales votantes en las elecciones de este domingo, es decir a cerca del 24% del electorado español (según los datos del INE para las elecciones de 2019), que lo componen mayores de 65 años y que supone una cifra récord respecto al resto de los comicios celebrados en España.

2
Enrique Jurado Salvan Hace 4 meses
Lo cierto es que no hablaron apenas nada sobre propuestas. Ni de mayores ni del resto. Estos debates, tan necesarios si se plantean bien, aqui solo sirven para el insulto cruzado. Habra mas abstencionistas despues del debate?
Carlos Hace 4 meses
Los políticos deben de creer que el voto de las personas que tenemos más de 65 años es un voto cautivo, tendrían que mirárselo ya que también existe el voto de castigo.