Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Cucarachas: ¿rubias, negras o americanas?

Ramón Sánchez-Ocaña
Cucarachas, paseantes de madrugada

Píldoras

 

El calor, el verano, o su idiosincrasia,hace que las cucarachas surjan de vez en cuando. Es un bicho asqueroso, pero que ha resistido en su convivencia con el ser humano durante millones de años (alrededor de 350). Y los expertos afirman que el aparato digestivo de estos insectos es tan eficaz que sobrevivirán al hombre. Para dar una idea de su volumen, podemos decir que hay más de 3500 especies y que en España se contabilizan por lo menos 30 tipos. Su capacidad de reproducción es tal que podemos suponer que una pareja de cucarachas en el arca de Noé tardaría solo dos años en repoblar el mundo con millones y millones de ejemplares.

Hágase una idea: en el centro de las ciudades hay dos cucarachas por cada habitante.

Oficialmente se define como “Insecto de color negro por encima y rojizo por debajo, alas y élitros nulos, seis patas casi iguales y el abdomen terminado en dos puntas articuladas. Es ortóptero, nocturno y corredor. Se esconde en los lugares húmedos y oscuros, y devora toda clase de comestibles, que inficiona con su mal olor”.

Rubias o negras

La más común es la alemana o rubia; y lo es precisamente por su enorme capacidad reproductiva. En un año, una pareja de esta “raza” puede tener tres puestas de cápsulas (ootecas) que contienen de 120 a 360 huevos cada una, lo que representa una media de 900 huevos. Una capacidad de multiplicación miles de veces mayor que la de otras especies. Vive aproximadamente 1 año.

En España hay sobre todo tres tipos. La blatta orientalis es la cucaracha negra o marrón oscuro. Entra en las viviendas por las tuberías de desagüe. Tiende a vivir en el suelo y en áreas húmedas. Come de todo, ya que son omnívoras. Suele instalarse cerca de la basura. 

La blatta germánica es la que conocemos como cucaracha rubia. Es nocturna, como todas y tiene predilección por grandes áreas. Restaurantes y mercados, por ejemplo. También comen de todo.

Y por último tenemos también la llamada periplaneta americana, que parece ser que se importó casualmente y se adaptó muy bien en nuestro suelo. Es más grande que las otras y más agresiva. Es también la que uno se puede encontrar de día y es la más longeva ya que puede llegar a vivir año y medio.

La mayoría de las especies son originarias de países tropicales y de ahí que entre sus hábitos vitales esté la alta temperatura ( está feliz hacia los 25 grados) y la humedad.

La 'del café'

Hay una cucaracha que trae en jaque a los medios hosteleros: es la llamada cucaracha del café. Es del tipo de la cucaracha rubia –muy prolífica por tanto–, pero que tiene una especial predilección por el entorno de las cafeteras. Allí encuentran, además de calor, humedad, incluso la que más le gusta, la de vapor. Y por si fuera poco, se alimentan de los restos del café. Es pues, el lugar preferido. Como además, la aplicación de insecticida podría  dar gusto a los elementos de la cafetera, no suele ser una zona especialmente tratada.

Son muy austeras

Lo más curioso es que las cucarachas hacen gala de su austeridad. Porque, aunque parezca mentira, la cucaracha puede vivir casi sin alimentarse. Y como ejemplo se cita que una docena de cucarachas podrían sobrevivir durante una semana solo con los nutrientes contenidos en el pegamento de un sello de correos. Una miga de pan es pues, un auténtico banquete.

Ciertamente es un bicho muy hábil y rápido en su escapada. Solemos creer que es el ruido o el encendido de la luz lo que las asusta y hace que emprendan  la huida. Y no es así. Pueden huir porque disponen de un impresionante sistema de detección para localizar si se mueve algo o alguien ajeno a su especie. Tienen unos pelillos que les permiten detectar los más leves cambios de corriente de aire en su entorno. Eso es lo que realmente les da la señal de alarma y no el que encendamos la luz de la cocina a las cuatro de la mañana.

Su sistema de captación del movimiento del aire es de tal precisión y de tal amplitud que una cucaracha no podría soportar fácilmente la corriente de aire que promovemos con nuestros pasos. Por eso aprovechan la nocturnidad. Y especialmente entre las 2 y las 6 de la mañana, que es cuando salen de su grieta o de su tubería en busca de alimento y de bebida.

Su habilidad no reside solo en la huida. Si advierte peligro y está lejos de su escondrijo o se ve impotente para una huida eficaz, se resguarda tras cualquier objeto y espera inmóvil a que la amenaza desaparezca. Después, ya sin riesgo alcanzará su nido. 

El riesgo

El problema de las cucarachas no es que ataquen, piquen o molesten directamente al ser humano. Porque ciertamente no hacen nada de eso. No nos ataca. Ante nuestra presencia - sobre todo si pisamos fuerte-, huyen despavoridas. Por eso no tema pisar una casualmente. El problema real es que deambulan por tuberías, por zonas de detritus, por basuras en descomposición y arrastran en sus patas y en su cuerpo millones de posibilidades de enfermedad. Se puede decir que con toda facilidad siembran  gérmenes allí por donde pasan, o sobre los alimentos que recorren. Se puede calcular que llevan más de 40 diferentes tipos de bacterias. Hay que tener en cuenta además, que tienen la capacidad para llegar a los pisos más altos y que, aunque pueda haber alguna en el baño, MÁS DE LA MITAD SE INSTALA EN LA COCINA. Sus paseos por fruteros o encimeras pueden dejar rastros que pueden afectar a nuestra salud.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor