Pildoras

 

Son cosas anecdóticas y no vamos a dogmatizar sobre la diferencia de sexos, pero que tienen su gracia. Por ejemplo: parece que las mujeres conducen mucho mejor que los varones.

Por lo menos, si nos atenemos a los resultados. Por ejemplo un 98 por ciento de las conductoras no ha sufrido nunca un accidente. Aunque podamos argumentar que ellas conducen menos tiempo y van más despacio, los datos lo ratifican. Un 94 por ciento no ha tenido ni siquiera un roce de chapa en los últimos doce meses. Y la encuesta  se ha hecho nada menos que sobre de 10.000 conductores.

Otro detalle: solo una cuarta parte de conductoras sobrepasa el límite de velocidad. Sin embargo, lo sobrepasa más de la mitad de los varones. Así que una primera conclusión es que ellas son más prudentes, más seguras y más conscientes.

Claro que también tienen sus malas costumbres. Por ejemplo, cuando el coche conducido por una mujer,  pincha, la idea que tenemos de que ella se pone a la espera de un caballeroso varón que la ayude es totalmente cierta. Un alto porcentaje, que casi llega al 40 por ciento, no quiere saber, o no sabe nada, de cómo se cambia una rueda. O por ejemplo: las mujeres nunca o casi nunca echan aceite al coche. Creen que es cosa de ellos. Y no es que los varones sepamos cambiar la rueda. La encuesta concluye que por lo menos lo intentamos.

Lo más curioso de todo es que la mujer suele llevar el coche bastante limpio, pero por dentro. Lleva ambientador para que huela bien y más del 60 por ciento no permite que se fume. Pero por fuera, son un desastre. Hasta un 36 por ciento asegura que nunca lleva a lavar el coche y una cuarta parte lo lava una vez al mes.

Sirva para disfrutar de una sonrisa.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor