Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Las moscas, una auténtica bomba de bacterias

Ramón Sánchez-Ocaña
Cómo evitar que las moscas se reproduzcan en casa
Pildoras

 

En muchos bares las moscas merodean por los canapés con una impunidad total. No les declaramos la guerra que su peligro potencial exigiría. Cuando vemos una mosca cerca de un alimento no solemos preguntarnos de dónde viene ahora esa mosca. ¿Dónde acaba de estar posada? ¿Puede transportar gérmenes?. Los datos son tan espectaculares que nos deben obligar a tomar conciencia: cada mosca puede transportar, sólo en las patas, cuatro millones de bacterias. Y en su tubo digestivo, más de veintiocho millones. Total, que esa mosca que creemos inocente, puede ser una auténtica bomba de microorganismos patógenos, que está depositando ahí, en ese trocito de tortilla.

No les prestamos atención. Por que el hecho de que tengamos medios para luchar contra la enfermedad y que ellas ya no sean las culpables de aquellas grandes epidemias de la historia, nos ha hecho bajar la guardia. Sin embargo, debemos de saber que ya hay moscas resistentes a los insecticidas. Y que ellas sí nos tienen declarada una guerra que nosotros pasamos por alto.

Son molestas siempre; pero especialmente cuando cae el verano. Y eso de que “las moscas pican cuando van a morir” es verdad, porque, si el ambiente es húmedo, se ven invadidas por un hongo parásito que provoca su muerte.

Aunque comen de todo, tienen una especial predilección por las sustancias líquidas, sobre todo si están azucaradas. Y también muestran interés por todo lo contrario, como lo muestra su afición a los excrementos. De ahí, su enorme peligrosidad.

Y un detalle muy curioso: parece que las moscas se muestran bastante refractarias al color azul: cristales azulados y pareces de ese color, las ahuyentan.

Todos los alimentos deben protegerse. Los platos cocinados con sus salsas, cremas, etc. son  un perfecto caldo de cultivo de bacterias que las moscas pueden depositar allí en un descuido.

Procure usted proteger los alimentos y exija, antes de consumirlos en cualquier lugar público, que estén igualmente protegidos.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor