Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

¿Qué sabemos de salud?

Ramón Sánchez-Ocaña
Cómo solicitar cambio de médico

Parece interesante comentar datos de una encuesta sobre el grado de conocimientos, competencias y habilidades en materia sanitaria que tenemos los españoles.

Primera conclusión llamativa: el 62% de los encuestados admite que no sabe lo suficiente, o que no tiene el conocimiento necesario cuando padece una enfermedad. Otra de las conclusiones que puede llamar la atención es que cerca del 50% de la población española toma medicamentos antes de acudir al médico, mientras que el 45% prefiere cuidarse a sí mismo en lugar de acudir a la consulta.

Los expertos muestran su acuerdo con los estudios del National Health Service británico y la Universidad de Stanford, que señalan que la educación de los pacientes en competencias en salud ahorra dinero a los sistemas sanitarios y mejora la calidad de los resultados clínicos. La educación en salud refuerza la capacidad de los ciudadanos en su autocuidado, contribuye a la sostenibilidad de la asistencia y ayuda a que los pacientes se corresponsabilicen de su salud 

La encuesta que comentamos fue elaborada sobre una muestra de 3.000 personas estratificada por comunidades autónomas. De ella se desprende, además, que el 41% de la población busca habitualmente información sobre temas de salud (más las mujeres de 35 a 49 años). Los que menos, los mayores de 64 . 

Por lo general se busca información sobre una enfermedad determinada (31%), para resolver dudas sobre los síntomas, tratamientos o pruebas diagnósticas (31%), para mejorar los hábitos de vida saludables (17%) y, en menor medida, para conocer la experiencia de personas que tienen su enfermedad o la de un familiar (3%), o para evitar tener que ir al médico (1%). 

Ocho de cada diez personas considera muy buena la información procedente del profesional sanitario y el farmacéutico. En relación a otras fuentes, como la familia, los libros y revistas, la televisión e Internet, se valoran positivamente pero en menor medida. Por otro lado, el 58% de la población no sabe qué valoración daría a la información que podría proporcionar una asociación de pacientes, aunque el 27% considera que la información sería muy buena o buena. 

 Asimismo, un 62% de los encuestados asegura no disponer del conocimiento necesario cuando padece una enfermedad, y el 57% indica que al salir de la consulta tiene la impresión de que el profesional le ha ayudado. Los encuestados también consideran que en general no se hace un uso adecuado de los servicios de urgencias.

Un 72% no conoce el documento de voluntades anticipadas. Sin embargo, un 82% sabe para qué sirve un consentimiento informado para una operación quirúrgica o una prueba diagnóstica. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?