Fernando Ónega
Opinión

Un partido necesario

Fernando Ónega
Ciudadanos, un partido necesario
Fogonazos

 

Con el partido Ciudadanos ocurre algo singular: la opinión publicada lo da por fenecido, mientras que las encuestas del CIS le atribuyen un pequeño, pero sostenido, crecimiento. En la última lo sitúan empatado con Unidas Podemos. Los últimos acontecimientos demuestran que la crisis es profunda y el desaliento de sus votantes, creciente. El PP inició una cacería en sus filas y se asegura que se producirá un notable trasvase, aunque viole el pacto contra el transfuguismo. Sánchez e Iglesias coincidieron ayer en llamar corrupción a esa “compra” de votos, pero esa es otra cuestión. Personalmente, lamento la erosión de Ciudadanos. Es cierto que cometió errores, y seguramente graves, pero un partido así es más necesario que nunca. Es el partido que siempre se echó en falta para no depender de extremistas e independentistas. Es la moderación que se requiere en un momento de máxima polarización de la política. Si Ciudadanos cae, habrá que inventar otra fuerza similar. Un país sin centro político es un país condenado a la tensión de los extremos.