Tercera ola de restricciones: varias CCAA endurecen sus medidas ante el repunte del coronavirus
Fogonazos

 

Los datos siguen siendo malos, pero la evolución es francamente positiva. Llevamos varias semanas de descenso de los contagios y de la incidencia. El número de fallecidos desciende también cada día, aunque también cada día es como si se cayera un avión; pero una sola vida que se salve es una gran noticia y alivia especialmente que se esté alejando la muerte de las residencias de mayores. Sin embargo, este cronista no puede apartar de su cabeza un temor cada vez que se publican esos números tan alentadores: que nos confiemos y pensemos que el virus empieza a estar en retirada. Lo teme, por ejemplo, en estas circunstancias que también conocemos a diario: comunidades autónomas que levantan las restricciones; fotos de terrazas repletas de gente y sin una sola mascarilla, sobre todo en Madrid; número creciente de fiestas ilegales; tendencia informativa a justificar los descuidos porque la gente está cansada; crecimiento de las reservas para las vacaciones de Semana Santa… Mientras, se considera muy probable la llegada de una cuarta oleada. ¿Llega por arte de magia o porque la estamos provocando? Esta es mi alarmada reflexión.