Consejos

Toma nota y no cometas estos errores comunes al adiestrar a tu perro

Victoria Herrero

Jueves 7 de noviembre de 2019

2 minutos

Nada de golpes ni castigos, sé paciente y no hagas sesiones de entrenamiento demasiado largas

Los perros reflejan el estrés de sus dueños

La alegría de tener una mascota en casa se torna, a los pocos días, en desesperación y algún enfado que otro cuando vemos que nuestro nuevo mejor amigo mordisquea todo lo que encuentra a su paso –entre ellas tus zapatillas favoritas de deporte–, roba comida o no obedece cuando le llamamos. Por eso, recomiendan los veterinarios, es esencial educarle y adiestrarle –mejor cuando es un cachorro– para que la convivencia sea todo un éxito. Sin embargo, en ocasiones cometemos errores típicos a la hora de enseñar "buenos modales" a nuestro perro. 

Prohibidos los castigos y golpes a tu perro

Con el uso de la fuerza no se conseguirá adiestrar y cambiar el comportamiento. Todo lo contrario, puede ser que ese animal responda con miedo ante nuestras advertencias o bien, en casos más graves, de forma un tanto violenta. Por eso nada de castigos ni de golpear al animal –podría ocasionarle duras secuelas físicas y mentales–. Le estamos enseñando y educando y para ello debemos ser firmes, pero sin dejar de ser cariñosos y respetuosos con nuestro perro. 

Recompensas

Lo que sí podemos hacer, sobre todo al principio, es premiar al can cuando haga algo bueno y darle un trozo de su comida favorita o un juguete. Sin embargo, tampoco es bueno mantener ese premio durante mucho tiempo ya que, entonces, el animal solo esperará esa recompensa y actuará por ese fin. Por tanto, a medida que el perro vaya aprendiendo y vaya afianzando su comportamiento, es importante eliminar esos premios por muestras afectivas que refuercen su buena disposición.

Recompensas cuando se adiestra a un perro (bigstock)

Sé coherente

Si queremos enseñar a un perro a comportarse correctamente –dentro de la lógica de que se trata de un animal– debemos ser coherentes con nuestro actos y decisiones. De nada sirve prohibirle subirse al sofá si, al cabo de dos días, dejamos que lo haga. Primero, no estarás enseñándole nada, y segundo, confundirás al animal sobre lo que se debe o no hacer. Las normas de comportamiento deben ser respetadas en todo momento. 

Hacer entrenamientos largos

Los perros no tienen mucho poder de concentración, por tanto si estamos mucho tiempo intentado enseñarles algo, al cabo de un rato se despistarán a la menor. Por ello, lo mejor es hacer sesiones más breves a lo largo del día para que no pierdan ese interés por aprender. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?