Consejos

¿Donar o vender mi vehículo? Te aclaramos los pros y contras en cada situación

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Martes 3 de diciembre de 2019

7 minutos

En ambos casos se pagará un impuesto según el coche y el lugar de residencia del nuevo propietario

¿Donar o vender mi vehículo? Te aclaramos los pros y contras en cada caso
Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Martes 3 de diciembre de 2019

7 minutos

Ha llegado el momento de decir adiós a tu coche. No decimos que ya no sirva y vaya directo al desguace, sino que por causas de la vida (edad, enfermedad o efectos prácticos) ya no lo vayas a necesitar. Sin embargo, ese coche sigue en perfectas condiciones y puede tener un buen uso para su nuevo propietario.

Es entonces cuando pueden surgirnos las dudas al respecto sobre qué hacer con ese automóvil. ¿Es mejor venderlo o bien donárselo a un familiar o amigo? Te damos las claves para que elijas la decisión acertada según tus circunstancias

¿Donar o vender mi vehículo? Te aclaramos los pros y contras en cada caso

¿Qué hago con mi coche si está nuevo?

Da igual la opción que decidas. Vender tu coche o regalárselo a tu hijo lleva consigo una serie de trámites que debes hacer sí o sí. En ambos casos, tanto si el destinatario final es una persona desconocida como un allegado, deberás cambiar el titular de dicho automóvil (lo mismo que con el seguro), pagar la tasa correspondiente en Tráfico, así como abonar el impuesto determinado en cada uno de los casos.

A todo esto, ambas partes deberán firmar ese contrato o escritura pública y comprobar que la transacción se ha realizado correctamente solicitando lo que se conoce como Informe de matrícula a la Dirección General de Tráfico (@DGTes). Aunque hay un gravamen parecido en ambos casos, el impuesto que se paga es diferente en cada situación: 

  • Si vendes tu coche. Cuando se da esta situación, lo que se debe abonar es el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en Hacienda. Una opción que suele ser la escogida, incluso cuando el coche va a parar a tu propio hijo o nieto, por la simple razón de que resulta más barato. Así pues, esta cantidad se paga por parte del comprador en la Comunidad Autónoma en la que resida y puede variar entre un 4% y un 8% del valor según modelo del coche, antigüedad y lugar. Incluso se puede dar el caso de que no se tenga que dar nada ya que ese vehículo apenas tiene valor y supera los 10 años.
  • Si haces una donación de tu coche. En este caso debes pagar el llamado Impuesto de Sucesiones y Donaciones a través de la Agencia Tributaria o Hacienda especial (por ejemplo, en el caso del País Vasco) de la Comunidad Autónoma donde reside la persona que será la nueva propietaria de ese medio de transporte. Así, la tarifa a abonar en cada caso dependerá de esa circunscripción territorial, así como de la relación de parentesco entre ambas partes. Incluso en algunas provincias ese coste está exento siempre y cuando el coche vaya a parar a descendientes o ascendientes directos. 
¿Donar o vender mi vehículo? Te aclaramos los pros y contras en cada caso

Consejos para vender (con éxito) tu coche a un particular desconocido

Si no tienes familiares o amigos a los que les haga falta un coche, siempre te queda ponerlo a la venta por si le interesa a algún particular anónimo. En este caso, he aquí una serie de consejos prácticos para acertar a la hora de hacer esa operación: cómo poner un precio, cómo anunciarlo, cómo "venderlo"... Así, puedes hacerlo de manera particular por medio de internet, en publicaciones especiales de anuncios o bien, si te corre prisa, vendérselo directamente al concesionario donde has echado el ojo a ese nuevo automóvil que vas a adquirir. 

En el primer caso, lo primero que harás será establecer cuánto vale tu coche. Todos querríamos sacar un buen provecho económico, pero hay que ser realistas en base al uso que se haya dado a ese automóvil (kilómetros que haya hecho), su edad o su estado de mantenimiento. Además, para definir una cifra exacta debes pensar en la marca y modelo y para ayudarte puedes echar un vistazo al precio de coches similares que estén ya en venta. La idea es no pedir muy poco, que sea irrisorio, ni tampoco lanzar las campanas al vuelo y pedir un precio como si fuese recién salido de la fábrica. 

A la hora de anunciarlo, debes ser sincero. Es decir, la idea no es que destaques sus fallos, sino que potencies las virtudes del coche: su amplio espacio, su versatilidad tanto para carretera como para ciudad, su diseño... Eso sí, eso no quiere decir que disimules o maquilles si hay fallos graves, sobre todo en el funcionamiento, que el particular descubrirá con solo arrancar el motor y ponerlo en marcha. Es más, por ley, si no has informado al comprador de esos fallos de tu coche, en los seis meses siguientes si te reclama una indemnización eres el responsable

¿Donar o vender mi vehículo? Te aclaramos los pros y contras en cada caso

Lo  mejor en este caso es que el coche haya pasado todas las revisiones de mantenimiento pertinentes. E infórmale sobre los posibles arreglos que se hayan tenido que hacer recientemente: si has cambiado las ruedas, si ha tenido fallos el motor, si has tenido algún accidente o si se ha pasado la ITV sin problema alguno. 

Lo más seguro es que uses Internet como escaparate donde pone en venta tu coche, por tanto no escatimes en medios a la hora de ponerlo atractivo para que llame la atención de posibles compradores. Así, es bueno que el coche esté perfectamente limpio por dentro y por fuera y añadas una buena cantidad de imágenes que den fe de ello. 

No te olvides de adjuntar fotografías de todos los ángulos de tu coche (para que se vea cómo es por delante, por detrás o en las vistas laterales) e incide en los detalles: ruedas, asientos, maletero o zona del volante... Pero de nada servirían unas fotografías estupendas (ni siquiera hechas de modo profesional) si el texto que acompaña al anuncio no es el adecuado. Haz una descripción completa (no con frases innecesarias) de cómo es el coche y sus características: modelo, marca, años, fecha de matriculación o kilometraje; así como toda aquella información que consideres que es necesario que sepa.