Consejos

Precauciones que debes tener en cuenta si quieres solicitar un microcrédito rápido

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Lunes 27 de enero de 2020

3 minutos

Las cantidades que prestan son bajas, los requisitos que piden escasos y los intereses altos

Precauciones que debes tener en cuenta si quieres solicitar un microcrédito rápido

Es posible que en un momento dado necesitemos dinero, una pequeña cantidad para subsanar una deuda o quizá para comprar algo que nos hace falta con relativa urgencia. Ante esta premura, puede que te hayas planteado la posibilidad de pedir un microcrédito rápido. Si es así, has de saber qué condiciones encierran estos productos financieros, pues a pesar de que pueden subsanar ese escollo económico que presentemos en un momento puntual, detrás de su contratación hay una serie de cuestiones que es necesario valorar con sumo detenimiento.

Pocos requisitos

Uno de los elementos más atractivos de este método es que te conceden el préstamo de cantidades pequeñas de dinero, alrededor de 300 euros (no suelen superar esta cantidad), prácticamente en el momento. El requisito principal es que seas mayor de edad y se suele exigir la devolución en un periodo no superior a un mes.

La forma de conseguirlo es mucho menos complicada que si solicitamos un préstamo convencional a través del banco. Lo normal es que te pidan solamente el DNI, una cuenta bancaria a nombre del usuario que solicita la cantidad y un móvil o correo electrónico para recibir toda la información acerca de las condiciones del microcrédito. Todo se realiza telefónicamente y vía online, por lo que en unas horas podremos disponer del dinero.

Precisamente esta es una de las principales ventajas de este método de financiación: la rapidez con la que se puede ejecutar. Como se trata de cantidades mínimas la mayoría de las empresas que los conceden no suelen pedir nada para cubrir la devolución como puede ser una aval, las nóminas o en el caso de las personas mayores, una justificación de la pensión. En aquellos que superan los 500 euros, ya sí es posible que nos pidan algún documento adicional que muestre cierta solvencia para devolverlo.

Todo se realiza prácticamente en el momento y en un plazo aproximado de 24 horas, generalmente ya tenemos el dinero en la cuenta facilitada. Además, de forma sencilla y sin que recurrir a un papeleo largo y tedioso.

Se endurecen las condiciones de los créditos al consumo

La confidencialidad es otro de los aspectos destacables de los microcréditos, ya que no se pide ningún tipo de explicación de por qué se solicita el dinero. Solo el usuario, la empresa mediadora y el banco sabrán que aquel ha pedido una cantidad mínima adelantada.

Hay que ser muy precavidos, pues muchas de las entidades dedicadas a ofrecer este tipo de financiación, está recurriendo a reclamos publicitarios muy llamativos. Uno de ellos es que el primer crédito sea gratis, es decir, que no se cobra ningún tipo de interés, de modo que la cantidad a devolver es la misma que nos hayan prestado. Esto es positivo si al final solo vamos a hacer uso de este servicio en una ocasión, pero si luego vamos a recurrir a este método en más ocasiones tendremos que analizar los posibles riesgos.

Cuidado con los intereses

Entre las principales desventajas que nos encontramos ante estos créditos mínimos, cabe destacar que su coste es demasiado elevado. Los intereses y las comisiones que los configuran resultan mucho más altas que un crédito o préstamo bancario. Así pues, debemos hacer el cálculo de lo que nos va a suponer monetariamente el uso de este sistema, porque tal vez no nos interese. Las propias características del producto hacen que sea costoso, ya que las exigencias para conseguirlo son mínimas.

Del mismo modo, hay que ser muy cautelosos a la hora de solicitarlo, pues si vamos encadenando uno tras otro, para ir pagando otras deudas, al final podemos entrar en una espiral de la que resulta complicado salir. Esto puede provocar que incrementemos aún más, si cabe, los pagos que tengamos pendientes y nuestra situación de endeudamiento puede empeorar.

Es cierto que si no es posible afrontar la devolución en el periodo que se determine en el contrato, se podrá solicitar una prórroga, pero en estos casos se aumentarán los intereses además de abonar los que se tenían acumulados. Por este motivo, y todo lo mencionado anteriormente es importante ser muy precavidos con los microcréditos, pese a lo atractivo que pueden resultar en un primer momento.

Pequeños gestos con los que ahorrarás al final de mes

Otras opciones

Antes de decantarnos por la microfinanciación, cuando se trata de cantidades tan pequeñas, tal vez es conveniente que veamos otras opciones. Si necesitamos el dinero para comprar algo en concreto a veces los propios comercios ofrecen el pago a plazos, y no son tan costosos. De la misma manera, podemos preguntar a nuestra entidad financiera a ver qué soluciones puede darnos.

No es aconsejable que recurramos a esta fórmula de forma habitual, porque como hemos comentado puede agravar nuestra situación económica. Si al final, vemos que necesitamos con urgencia el dinero será una alternativa, sin dudan, pero mejor como algo excepcional, y teniendo siempre presente que hay que devolver la cuantía en el periodo estipulado en el contrato, pues de otro modo nos supondrá un producto demasiado caro y probablemente ya sí que no nos interese. Las prórrogas en estos casos conllevan un precio muy alto.

0

No hay comentarios ¿Te animas?