Alimentación

Dos maneras fáciles de limpiar el puerro por dentro y por fuera

Rosa Roch

Foto: BigStock

Domingo 7 de junio de 2020

2 minutos

No dejes que los restos terrosos de una hortaliza echen a perder un buen plato

Dos maneras fáciles de limpiar el puerro por dentro y por fuera

El puerro es una hortaliza que crece formando hojas superpuestas, en capas, planas y bien envueltas. Su tallo es cilíndrico y nace de la parte bulbosa, con hojas verdes en un extremo y un cuerpo blanco al terminar su desarrollo bajo tierra, lo que hace que sea muy fácil que queden restos de tierra e impurezas entre las hojas, tanto por el contacto con el suelo como por la disposición de sus hojas.

Es una hortaliza que se puede conservar durante una o dos semanas en el frigorífico, eso sí: sin lavar y envuelto en una bolsa para conservar la humedad.

En la cocina, el puerro es muy utilizado para hacer sopas (la porrusalda, típica de Euskadi), o cremas (la vichyssoise, de Francia), o el cawl (de Gales), un guiso de puerros y cordero.

Lavar y cortar en rodajas

 

bigstock Cut Leek Washed In A Sieve 50685122

 

Si vamos a utilizar el puerro para hacer una sopa y por lo tanto tenemos que cortarlo en trozos pequeños, podemos empezar cortándolo para limpiarlo al final. Solo hay que seguir estos pasos:

  1. Retiramos con un cuchillo las raíces y la parte de las hojas verdes que no vayamos a utilizar.
  2. Hacemos un corte longitudinal (de arriba abajo) para tener dos mitades alargadas.
  3. A continuación, cortamos cada parte en rodajas, quedando las hojas en medias lunas.
  4. Lo ponemos todo en un cuenco con agua. Removemos un poco para desprender la arena que haya podido quedar en el cuerpo del puerro y lo dejamos en remojo un rato para que la arena y restos se depositen en el fondo del cuenco.
  5. Pasados cinco minutos y con cuidado de no remover la arena y restos que han quedado en el fondo, retiramos con las manos los trozos del puerro y los ponemos a escurrir.

 

Lavar y cortar en tiras

 

bigstock fresh leek lying on wooden boa 14974436

 

Si lo que queremos es mantener las hojas enteras porque la elaboración que vamos a hacer así lo requiere, seguiremos los siguientes pasos:

  1. Retiraremos las raíces con un cuchillo y cortaremos la parte verde de las hojas a unos dos o tres centímetros de la parte blanca.
  2. A continuación, haremos un corte longitudinal desde arriba hasta la mitad del puerro, sin llegarlo a separar en dos. Haremos otro corte longitudinal que vaya hasta la misma altura que el anterior, es decir como si fuera en cruz visto desde arriba.
  3. Separaremos un poco las hojas y lo lavaremos bajo el grifo con la ayuda de las manos, y siempre con la parte blanca del puerro hacia arriba para evitar que los restos terrosos penetren a la parte más interna del puerro.
  4. A partir de ahí, podemos cortarlo en rodajas, separar las hojas para hacer unos saquitos rellenos de carne o pescado, una lasaña o lo que tengamos en mente.

Curiosidades

  • Las raíces también nos sirven para hacer determinados platos, solo hay que limpiarlas bien y cocerlas como si fuera pasta.
  • La parte de las hojas que solemos desechar por ser menos tiernas pueden servir perfectamente para hacer un caldo o una sopa.
  • Las flores del puerro son hermafroditas y las polinizan las abejas y otros insectos.
  • Para blanquear el puerro, cuando el tallo ya está suficientemente desarrollado, se tumba y entierra para que no le dé la luz, de esta manera se consigue un troncho blanco y tierno.
  • Su consumo reduce la inflamación de tobillos y manos y favorece el buen funcionamiento del riñón y el hígado.
  • Forma parte del escudo de armas de Gales.
0

No hay comentarios ¿Te animas?