Alimentación

¿Es malo tragarse las pepitas de las uvas?

65ymás

Domingo 29 de diciembre de 2019

2 minutos

Hay quien todas las Nocheviejas dedica un rato a quitarlas para comérselas con más facilidad

Uvas

Se acerca la cena de Nochevieja y, como manda la tradición, millones de españoles despedirán el año y darán la bienvenida al siguiente comiendo las doce uvas. Justo antes se producirá lo que ya es un clásico en la mayoría de hogares: unos las pelarán, otros también les quitarán las pepitas y otros se las comerán tal cual. Incluso cada vez más se venden ya peladas y sin semillas. Pero, ¿es malo tragarse las pepitas de las uvas?

Dejando a un lado el miedo atragantarse o la comodida de quitarlas, la respuesta es un no rotundo desde el punto de vista nutricional. No sólo no es malo, sino que comer las pepitas tiene beneficios para el organismo. Las semillas de uva previenen enfermedades cardiovasculares y mejoran la circulación sanguínea, Contienen vitaminas C y E, betacarotenos y polifenoles que, además de fortalecer el sistema inmunológico, previenen el envejecimiento prematuro gracias a su acción antioxidante.

Las semillas son un pequeño tesoro, ya que encierran grasas esenciales beneficiosas como el ácido linoleico. De hecho, preparar una mascarilla casera en la que incluyas uvas con su piel y sus pepitas trituradas es una excelente idea para limpiar, hidratar y nutrir la piel en profundidad.

Uvas

La uva, una fruta cardiosaludable 

Aunque la uva tiene fama de ser una de las frutas que más engorda, no es del todo cierto. Su componente principal es el agua y en cuanto a las calorías que puede llegar a aportar una ración de 100 gramos, estas oscilan entre las 60 en las variedades de uva negra, y entre las 63 de uva blanca, tal y como apunta la Fundación Española de Nutrición (@FENnutricion). Algunos tipos de uva son más calóricas pero, aún así, tomadas con moderación nunca van a ser responsables de un aumento considerable de peso.

Las uvas son fuente de vitamina C y, en menor medida, de vitaminas del grupo B (B1 y B2). Además, son ricas en minerales, especialmente en potasio, cobre, hierro y calcio, pero eso no es todo. Junto a la vitamina C, lo que convierte a las uvas en un potente “elixir” de belleza es su alto contenido en polifenoles, fitonutrientes con gran capacidad para frenar la acción de los radicales libres, principales causantes del envejecimiento celular y cutáneo. De todos ellos destaca el resveratrol, que se encuentra en la piel de la fruta, especialmente en las uvas de color oscuro.

Además de cuidarte por fuera, la Fundación Española del Corazón (@cuidarcorazon) considera que esta fruta es un alimento idóneo para proteger el sistema cardiovascular. Por un lado, distintos estudios apuntan a que el resveratrol ejerce una acción positiva a la hora de cuidar la pared arterial y por otro, el alto contenido en potasio ayuda a disminuir los niveles de sodio presentes en el organismo, logrando con ello reducir la presión arterial.

0

No hay comentarios ¿Te animas?