Alimentación

Las propiedades beneficiosas de la lecitina de soja, ¿qué hay de cierto?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 7 de marzo de 2020

3 minutos

Reducir el colesterol, cuidar el cerebro y aportar energía son algunas de las que se le atribuyen

La lecitina de soja puede presentar en forma granulada

La lecitina, en general, es una sustancia natural, concretamente un fosfolípido, formada por distintas grasas que, como señala la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (@FESNAD_Oficial) está presente en distintos alimentos tanto de origen animal, como la yema de los huevos, como vegetal, más concretamente en las legumbres, los cereales, los frutos secos, entre ellos los cacahuetes, o verduras como las espinacas.

Ese fosfolípido que es la lecitina se encuentra en las propias membranas celulares. De hecho, nuestro propio organismo lo produce en cantidades mínimas, mediante el correcto funcionamiento de nuestro hígado. Pero si hay un alimento del que puede extraerse de manera sencilla y en cantidades destacables, ése es la soja, un ‘regalo’ de la naturaleza considerado por muchos un súper alimento.

La lecitina de soja está presente en numerosos complementos alimenticios

¿Qué nutrientes beneficiosos tiene la lecitina de soja?

Son muchos los productos derivados que se obtienen de la soja, planta originaria de Extremo Oriente con especial presencia, durante siglos, en China, Japón e Indonesia. La Fundación Española de Nutrición (@FENnutricion) explica que pertenece a la familia de las leguminosas y que de ella existen distintas variedades. Harinas, aceite, tofu, brotes son algunos de los productos obtenidos de la soja y la lecitina, es otro de sus preciados tesoros.

La lecitina se utiliza desde hace años en la industria alimentaria por sus características idóneas para emulsionar junto a otras grasas y servir de aglutinante de ingredientes diversos. Desde que las buenas propiedades de este compuesto comenzaron a ser conocidas, son muchas las personas mayores que lo han incluido en su dieta. Por eso, no está demás conocer qué contiene para saber si realmente puede favorecer la salud y ayudarnos a mantener un envejecimiento activo.

No es un elixir mágico, pero sí aporta nutrientes realmente interesantes que han hecho que pueda formar parte del contenido de los complementos alimenticios junto a las vitaminas y los minerales, según Real Decreto de 2018 aprobado a propuesta del Ministerio de Sanidad (sanidadgob).

Al tratarse de un compuesto graso, la lecitina de soja es un buena fuente de energía extra. Para que te hagas una idea, 100 gramos de este producto, aportan 53 gramos de lípidos totales, siendo la gran mayoría ácidos grasos mono y poliinsaturados, los más beneficiosos, según refleja la Base de Datos Española de Composición de Alimentos (BEDCA).  Además, no es que tenga una gran variedad de micronutrientes esenciales, pero los que posee son especialmente importantes para la salud de los mayores: fósforo, potasio y vitamina E.

La lecitina es uno de los muchos productos derivados que pueden obtenerse de la soja

¿Cuándo incluirla en tu dieta?

De las distintas propiedades beneficiosas que se le atribuyen, en la que existe un mayor consenso es en su acción preventiva a la hora de mantener el correcto equilibrio lípido en el organismo, reduciendo las cantidades elevadas de colesterol LDL (malo) y manteniendo el HDL (bueno) en su justa medida. Se cree que su capacidad emulsionante podría contribuir a evitar la formación de las ‘placas’ de colesterol, que pueden llegar a obstruir las arterias. En caso de padecer hipercolesterolemia, los suplementos que incluyen lecitina de soja podrían resultar una buena ayuda siempre que el médico así lo aconseje.

Como hemos indicado, este suplemento alimenticio también aporta potasio, un mineral, que en las dosis adecuadas, supone el contrapunto a la acción perjudicial que supone la presencia de cantidades excesivas de sodio en el organismo. Aunque el potasio es en general buen aliado de salud, es básico recordar que, en ocasiones, puede ser necesario el control estricto sobre su ingesta. Por ejemplo, un adulto mayor, que sufra algún grado de insuficiencia renal, siempre deberá consultar con el especialista la idoneidad de tomar un complemento de este tipo que le aporte potasio extra.

En cuanto al contenido en fósforo, es considerable (3.1mg/100 gr.) y se sabe que este mineral juega un papel fundamental en la correcta transmisión del impulso nervioso. Se trata de un nutriente básico para ‘alimentar’ el cerebro y mantener en buen estado las funciones cognitivas.

Por último, no hay que olvidar su aportación en vitamina E, potente antioxidante que frena la acción de los radicales libres y el deterioro que provocan a nivel celular. La E se considera la vitamina de la belleza, porque sus efectos también se notan a la hora de mitigar los signos del paso del tiempo en la piel.

En principio, los componentes de la lecitina de soja le dotan de buenas propiedades, pero hay que recordar que también puede presentar contraindicaciones, especialmente en casos de ingesta excesiva. Hay personas que pueden tener alergia a este producto (o a la lecitina presente en otros alimentos) y, en algunos casos, podría desencadenar un proceso de diarrea más o menos prolongado. También hay que tener en cuenta que si se sufre alguna enfermedad relacionada con la glándula tiroides la lecitina podría estar contraindicada.

0

No hay comentarios ¿Te animas?