Alimentación

Crean un sustituto de la harina para las personas que siguen una dieta cetogénica

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Sábado 28 de diciembre de 2019

3 minutos

Esta innovación es recomendada para enfermos que padecen algunos tipos de epilepsia, por ejemplo

Las personas con enfermedades minoritarias cuentan desde ahora con un sustituto de la harina

Los responsables de la Fundación Alicia (@FundacioAlicia) y la Fundación Catalunya La Pedrera (@PedreraFundacio) han sido los encargados de presentar, hace apenas unas semanas, un avance gastronómico para aquellas personas con enfermedades minoritarias que siguen una dieta cetogénica.

En concreto, se trata de una especie de harina que sustituye a las convencionales que no están recomendadas para pacientes que padecen ciertas patologías, como algunos tipos de epilepsia. "Se ha comprobado que el seguimiento de este tipo de pauta nutricional mejora la calidad de vida de los enfermos", explican estos expertos, que ahora añaden este nuevo alimento para variar el recetario de dichas personas

Una innovación culinaria para estos enfermos

KetoAlicia es el nombre que se ha dado a esta nueva masa, que está hecha a base de frutos secos o coco deshidratado (un 65% de su composición), además de semillas de lino (12,5%) y Psyllium (22,5%). En este último caso nos referimos a la cáscara de la semilla de la planta plantago ovata, que resulta muy beneficiosa para aliviar el estreñimiento y facilitar la evacuación intestinal, como recuerdan organismos oficiales como la Organización Mundial de la Salud (@WHO) y la Comisión Científica Europea de Fitoterapia. Y es que este ingrediente posee una buena capacidad de retención del agua y aporta mucha fibra. 

Gracias a esta nueva elaboración, estos pacientes pueden preparar todo tipo de platos farináceos de forma muy sencilla en su propia casa. Incluso en la propia página web de la Fundación Alicia te ofrecen una amplia variedad de propuestas culinarias: desde bocadillos, pasando por bases para pizza, hasta bizcochos, galletas o magdalenas. 

Ahora, como reconocen los expertos mencionados anteriormente, estos enfermos pueden seguir esa dieta alta en grasas, la dieta Keto, con la inclusión de este nuevo ingrediente que les resulta más saludable para tratar su patología. Dieta Keto“Son muchos los alimentos que se retiran de la alimentación, lo que supone una dificultad enorme para los pacientes. Se deben buscar alimentos parecidos para mejorar la adaptación de los enfermos a la dieta", recuerdan en este sentido. 

Un avance en la cocina y en la alimentación que, además, se desarrolló para contrarrestar otro de los principios de este patrón alimenticio: la reducción drástica del consumo de hidratos de carbono por parte de las personas que siguen una dieta cetógenica. Una pauta que, según detallan desde el Hospital Sant Joan de Déu (@SJDbarcelona_es), es efectiva y beneficiosa en el caso de este tipo de enfermedad minoritaria. 

Recordemos en qué consiste una dieta cetogénica

En el caso de las personas que sufren estas patologías, los expertos señalan que este tipo de dieta debe ser personalizada y controlada por un especialista. Y es que la respuesta de cada paciente es diferente, en función del momento en el que alcance la cetosis. Para aquellos que no lo sepan, este término hace referencia a un estado metabólico en el que nuestro cuerpo se ve obligado a tirar de las grasas como principal fuente de energía. Lo mismo ocurre cuando nos sometemos a un ayuno

Una energía que, en una alimentación más convencional, suele venir de los hidratos de carbono. Sin embargo, según los preceptos keto o cetogénicos, el consumo de este grupo de alimentos se reduce de forma significativa. Es entonces cuando nuestro organismo emplea para ello tanto las grasas que ingerimos como las que tenemos acumuladas para obtener ese empuje de vitalidad. 

Las personas con enfermedades minoritarias cuentan desde ahora con un sustituto de la harina

Pero esto no es algo que ocurra de la noche a la mañana, sino que el cuerpo tarda algunos días en llegar a ese episodio de cetosis. Es por eso que empezamos a perder peso, sobre todo líquido, de forma muy rápida al ir gastando todo el glucógeno que teníamos almacenado. Esta es la máxima de la conocida como dieta cetogénica, en la que debemos comer solo unos alimentos concretos si queremos seguirla de forma correcta: 

  • En este caso, no es posible ingerir nada que tenga una alta proporción en hidratos de carbono. Por tanto, es necesario reducir o eliminar de la lista de la compra todo lo que sean productos azucarados (refrescos, zumos de frutas, batidos, helados...), cereales (trigo, arroz, pasta...) y sus derivados, así como frutas, salvo las fresas u otros frutos del bosque. Unas restricciones que también se extienden a la parte de las legumbres (alubias rojas, lentejas, garbanzos...), los tubérculos, los productos dietéticos (ricos en carbohidratos), las grasas saturadas, algunas salsas y las bebidas alcohólicas. 
  • Al contrario, en tu plato no debe faltar la carne (sí, también la roja), el pescado graso (salmón, truchas, atún o caballa, entre otros), los huevos, la mantequilla, el queso y las verduras bajas en hidratos de carbono, como los tomates o los pimientos. Además, no te olvides de condimentar todos tus platos con nueces, semillas y aceites saludables, sobre todo de oliva, pero también de coco y aguacate.
0

No hay comentarios ¿Te animas?