Salud

¿Cómo debe ser tu almohada según tu postura para dormir?

Rosa María Torres

Foto: Bigstockphoto

Miércoles 15 de mayo de 2019

2 minutos

En la tienda intenta probar la almohada escogida, adoptando la postura en la que duermes

¿Cómo debe ser tu almohada según cómo duermas?

El Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE) explica que la elección de una almohada debe adaptarse a la morfología de cada individuo, con el objetivo de lograr un mejor descanso y evitar lesiones a nivel cervical o en los hombros. La función principal de tu almohada es ayudar a tu columna a adoptar una correcta postura, para que a la hora de dormir los músculos se relajen.

El tamaño importa

Los extremos pueden ser peligrosos, también a la hora de elegir almohada. Por eso, no escojas un modelo demasiado grande ni demasiado pequeño. Un truco es comprobar que la anchura de la almohada supera la de los hombros, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

En cambio, su altura o grosor varía según la postura del sujeto. Para aumentar las probabilidades de acierto, en la tienda intenta probar la almohada, adoptando la postura en la que duermes habitualmente, comprueba que la cabeza, el cuello y la columna se encuentran bien alineados.

  • Una almohada baja (10 cm). Es adecuada para quienes duermen boca abajo y, también, para los niños pequeños. Aunque en algunos casos, quizás lo mejor sea dormir sin almohada.

  • Una almohada mediana (12-13 cm). Ideal para quien duerme sobre la espada. Además, debe ser más baja que los hombros y de una dureza intermedia.

  • Una almohada medio-alta (15 cm). Se trata de la mejor opción para quien duerme de lado, así mantiene la cabeza y el cuello bien alineados con el eje de la columna.

Almohadas de diferente tamaño

Deben ser transpirables

La higiene es muy importante, por eso la almohada debe ser lo más transpirable posible. De hecho, hoy en día, existen modelos con tratamientos antisuciedad y antiácaros. Por supuesto, airearla habitualmente es casi obligatorio: abre las ventanas antes de hacer la cama y ventílala bien, al aire, una vez a la semana. Para evitar que pierda la forma, puedes ir dándole la vuelta. Si tienes opción, compra una almohada lavable.

Ten en cuenta el material

Las almohadas viscoelásticas se amoldan a la cabeza y las de fibra de poliéster son más blandas y transpirables. Además, estas últimas presentan la ventaja de que se pueden lavar.

¿Qué especialista me puede aconsejar?

El fisioterapeuta puede analizar tu postura y valorar en qué estado se encuentra tu musculatura. Una vez tenga recogidos todos los datos, este especialista se encargará de determinar qué almohada cervical es mejor para ti.

0

No hay comentarios ¿Te animas?