Salud

Causas y síntomas del Linfoma No-Hodgkin: el cáncer linfático ha crecido un 16,2% respecto a 2018

65ymás

Lunes 16 de septiembre de 2019

2 minutos

En 2019 se diagnostiquen 9.082 nuevos casos de estos tumores que es mas frecuente en las mujeres

¿Qué es el linfoma no Hodgkin?

La incidencia del limfoma, un cáncer que surge en las células del sistema linfático, sigue aumentanddo en nuestro país. REDECAN (Red Española de Registros de Cáncer), ha hecho público que, según sus estimacionbes, durante este año se diagnosticarán 9.082 nuevos casos de Linfoma No-Hodgkin, esto supone es un imncremento del 16,2% con respecto a 2018, año en el que se contabilizaron 7.811 casos.

El sistema linfoide forma parte del sistema inmunológico y su función es la de distinguir entre los agentes que forman parte del organismo y los que proceden del exterior, como los virus y las bacterias, participando así en su protección. Asimismo, está compuesto por ganglios y vasos linfáticos, que están distribuidos por todo el cuerpo. Sin embargo, el auténtico protagonista del sistema linfoide es el linfocito, un tipo de glóbulo blanco que se origina en la médula ósea y es responsable de producir las células sanguíneas.

Lamentablemente, son muchas las enfermedades que pueden poner en peligro su funcionalidad, afectando notablemente a la salud del individuo. Una de ellas, quizás de las más significativas, es el linfoma no Hodgkin. Se trata de una enfermedad cancerosa de los ganglios linfáticos.

Además, presenta dos picos de actuación: primero en pacientes jóvenes de entre 15 y 35 años, y a partir de los 55 años de edad. "El primer pico es más frecuente en mujeres y el segundo, en hombres. Es una enfermedad poco frecuente en niños, representa aproximadamente el 5% de los cánceres infantiles", explica la Fundación Josep Carreras.

Linfoma no Hodgkin

Causas y síntomas del linfoma no Hodgkin

El linfoma no Hodgkin se caracteriza por un crecimiento anómalo de las células del sistema linfático. "Si estas células además de crecer sin control adquieren la facultad de invadir tejidos y órganos de alrededor (infiltración) y de trasladarse y proliferar en otras partes del organismo (metástasis) estamos ante un tumor maligno, que es a lo que llamamos cáncer", explican desde la Asociación Española Contra el Cáncer.

Además de la evolución de la enfermedad, el linfoma no Hodgkin incluye algunos síntomas que acompañan al paciente como, por ejemplo, una fatiga persistente, una pérdida de peso inexplicable, picazón intensa, fiebre, sudores nocturnos, una mayor sensibilidad a los efectos del alcohol y, por supuesto, la inflamación indolora de los ganglios linfáticos del cuello, la ingle o las axilas.

En cuanto a las causas que hay detrás del linfoma no Hodgkin, por el momento se desconocen por completo. "En principio, no se trata de una enfermedad infecciosa ni hereditaria, no existen factores medioambientales que estén claramente relacionados con su desarrollo y, aunque sí que en algunos casos se puede detectar la presencia del virus de Epstein Bar, no se conoce bien en el momento actual cual es la relación causal entre el virus y el desarrollo de la enfermedad", añaden desde la Fundación Josep Carreras.

Tratamiento del linfoma no Hodgkin

Afortunadamente, a pesar de la singularidad de la enfermedad, el linfoma no Hodgkin es el cáncer hematológico que con mayor frecuencia se cura en la actualidad. El objetivo del tratamiento es destruir la mayor cantidad posible de células cancerosas y, como consecuencia, remitir los sintomas.

En este sentido, la quimioterapia, normalmente combinada con radioterapia, suele ser el procedimiento habitual. Aunque también es posible que sea necesario un trasplante de médula y el apoyo complementario de medicamentos dirigidos, que atacan directamente las vulnerabilidades de las células cancerosas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?