Salud

CEAFA y Santalucía presentan el 'Programa de estimulación para personas con alzhéimer'

Antonio Castillejo

Miércoles 11 de septiembre de 2019

4 minutos

Esta guía es un abanico de Terapias No Farmacológicas ya aplicadas anteriormente con éxito

'Programa de estimulación para personas con alzheimer'

Consulte aquí el 'Programa de estimulación para personas con alzhéimer'

 

La Confederación Española de Alzheimer (CEAFA) y Santalucía han presentado en la sede central del Imserso el 'Programa de estimulación para personas con alzhéimer', un documento diseñado por la Confederación en colaboración con el departamento de Responsabilidad Social Corpotariva (RSC) de la compañía aseguradora con el objetivo de proporcionar una herramiento de trabajo para los profesionales dirigida a estimular a personas afectadas por la enfremedad y otras demencias a través del uso de diferentes Terapias No Farmacológicas (TNF) y que previamente han sido valoradas  con la escala de deterioro global -(GDS)/FAST 3-4- que asisten a un Centro de Día.

Por Terapias No Farmacológicas se entiende cualquier intervención no química, teóricamente sustentada, focalizada y replicable, realizada sobre el paciente o el cuidador y potencialmente capaz de obtener un beneficio relevante. Son terapias conocidas como Intervenciones Psicosociales y su uso en demencias se extiende ante la ausencia de tratamientos farmacológicos eficaces. Las terapias y áreas a las que se aplican son la estimulación cognitiva, la psicomotricidad y gerontogimnasia, laborterapia y actividades de la vida diaria.

Enma Marín, Juan Manuel Rueda, Manuel Martínez y Cheles Cantabrana

Terapias No Farmacológicas

En el acto de presentación la presidenta de CEAFA, Cheles Cantabrana, recordó que el alzheimer es una enfermedad que afecta principalmente a los mayores de 65 años y que no tiene cura, pero puntualizó que "hace 30 años era como 'el rayo que mata', sin embargo hoy tenemos respuestas, herramientas y empresas como Santalucía que conocen realmente lo que necesita la sociedad. Este programa, esta guía que ahora presentamos está basada en proyectos aplicados anteriormente con éxito en los estados leves del alzheimer y consiguen mantener durante más tiempo las capacidades de las personas afectadas por la enfermedad. Se ha recopilado aquí todo el abanico de las más útiles y aplicables Terapias No Farmacológicas. Útiles porque mantienen más en el tiempo las habilidades del paciente y son facilmente aplicables en los Centros de Día. Hablamos de actividades que se adaptan a las personas afectadas y también a sus cuidadores".

"Se trata de conseguir dar a los diagnosticados con alzhéimer más autonomía, más seguridad en sí mismos, más capacidad ejecutiva y de decisión, más posibilidades de llevar a cabo sus actividades cotidianas durante más tiempo y en definitiva, más calidad de vida", explicó Cheles Cantabrana antes de recordar que en la confección de esta guía han tomado parte "16 profesionales de 10 asociaciones pertenecientes a 8 de nuestras 9 federaciones que han trabajado con un colectivo de 158 personas. Un equipo multidisciplinar formado por psicólogos, terapeutas ocupacionales, animadores socioculturales, fisioterapeutas y monitores deportivos", y aclarar que esta es "una guía dirigida a los profesionales que también podrían utilizar los familiares del enfermo pero siempre bajo la dirección de un profesional que previamente les haya formado y mantenga en todo momento un seguimiento del paciente".

Cuatro necesidades básicas

Manuel Martínez Domene, director general del Imserso, destacó que "un manual de buenas prácticas y metodologías como este para que se retrase la evolución de la enfermedad y consiga para los pacientes una mayor calidad de vida es fundamental", si bien "es también necesario no olvidar la necesidad de seguir trabajando en el tema de la investigación porque la realidad es que se hacen pocos avances en el terreno farmacológico".

El director general del Imserso recordó que "en pocos meses se aprobará el Plan Nacional del Alzheimer que facilitará el trabajo conjunto con las Comunidades Autónomas para combatir este problema cubriendo cuatro necesidades básicas: Sensibilización social y visibilización de la problemática,  intervención con las personas afectadas desde el diagnóstico, dignidad personal de los enfermos y mayor inversión en I+D+I. Todo ello encaminado a atender las tres vertientes del problema, la del enfermo, la de su familia y la de su entorno.

Juan Manuel Rueda, Emma marín, Manuel Martínez y Cheles Cantabrana

"Mis padres murieron de alzhéimer"

Por su parte, Juan Manuel Rueda, consejero director general de Personas, Organización y Comunicación del Grupo Santalucía anunció que "aunque sé que le daré un gran disgusto a mi jefa de prensa, no voy a leer el magnífico discurso que me había escrito porque he sido periodista durante muchos años y lo que me gusta es contar historias, en este caso la mía. Mi madre dejó cuatro hijos cuando murió de alzhéimer con 53 años. Ese mismo año, hace ya 30, mi padre, de 65 años comenzó a, cómo se decía entonces, chochear. Durante el primer año la situación fue devastadora, pero a pesar de eso tuve la suerte de viajar hacia atrás en las conversaciones que tuve con mi padre y que él, seguramente, no sabía con quien mantenía, tal vez con algún amigo o compañero de la mili con el que rememoraba sus 50, 40, 30 y hasta 20 años. Mi padre sufrió el alzhéimer durante diez años y en ese tiempo acabamos con todo el patrimonio familiar".

Como esta historia hay miles, cientos de miles de historias reales y cotidianas y por eso Romero terminó su intervención recordando que "la demografía no miente, se cumple, y dentro de pocos años tendremos 4 millones de octogenarios. Es inevitable, ese va a ser nuestro entorno y debemos trabajar en él desde ahora mismo".

0

No hay comentarios ¿Te animas?