Cuídate

Según un estudio, jugar al golf como mínimo una vez al mes reduce el riesgo de muerte entre mayores

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Martes 3 de marzo de 2020

3 minutos

Una práctica deportiva que relaja la mente y ayuda a pacientes con problemas cardiovasculares

Según un estudio, jugar al golf como mínimo una vez al mes reduce el riesgo de muerte entre mayores

Aquellas personas a las que les guste practicar golf están de enhorabuena, ya que no solo supone una buena forma de invertir el tiempo de ocio, respirar aire puro y hacer algo de ejercicio. Según una investigación de la American Stroke Association (@American_Heart) mantener esta rutina deportiva, al menos una vez al mes, resulta beneficioso para la salud ya que reduce el riesgo, como confirma este estudio, de fallecimiento en personas mayores.

Y todo gracias a una práctica relajada (no requiere de excesivos esfuerzos físicos) que redunda en un alejamiento del estrés. Además, estos expertos hablan de aspectos más que positivos en pacientes con problemas cardiovasculares y que sobre todo hayan sufrido un ataque al corazón o un episodio de derrame cerebral.

Según un estudio, jugar al golf como mínimo una vez al mes reduce el riesgo de muerte entre mayores

Los resultados del estudio

Para llegar a dicha conclusión los responsables del informe realizaron un estudio observacional, durante una década, a cerca de 6.000 personas mayores de 65 años con una media de edad de 72. Todos ellos tenían en común diversos factores que les llevaban a tener un mayor riesgo de padecer un accidente cerebrovascular o alguna patología relacionada con el corazón. Riesgos que disminuían en el caso de aquellos, algo más de un 40%, que aseguraban que el golf formaba parte de su rutina diaria de una manera habitual.

Y es que entre las bondades de este ejercicio se encuentra el hecho de que se practica en entornos naturales donde el jugador no se expone a un ambiente contaminado, favorece las relaciones sociales y resulta menos extenuante que otro tipo de deportes. Señales que, a juicio de estos expertos, resultan adecuadas para el colectivo de mayores de 65 años. 

Unos resultados que van muy en la línea de otros tantos estudios realizados y con los que se defiende que la práctica habitual de este deporte puede alargar la vida cinco años. Por si fuera poco, el golf favorece que haya un menor riesgo de fracturas y resulte saludable para prevenir patologías como la diabetes, así como padecer depresión o demencia senil si se juega de manera frecuente. 

Pero hay mucho más en relación a todo lo bueno que puede aportar un deporte como el golf, tal y como apuntan también expertos de Sanitas (@sanitas).

  • Es una buena forma de caminar, ya que en la mayoría de los casos los campos de golf tienen una extensión media de unos 6 kilómetros.
  • Como se realiza en un espacio abierto resulta ideal para los huesos y la circulación de las personas mayores, ya que el contacto con el aire puro y el sol hace que se absorba mejor la vitamina D. 
  • Los gestos que se repiten cuando uno va a dar un golpe a la bola inciden en una mejora de los músculos de piernas y brazos. Por si fuera poco, estos movimientos no tienen un gran impacto por lo que ayudan a la hora de prevenir lesiones. 
  • Es igualmente positivo para mantener controlada la tensión arterial, estar en un peso correcto, así como evitar la acumulación de colesterol
  • Por último, resulta esencial para la mente ya que activa al máximo la concentración para conseguir el golpe perfecto. 
Según un estudio, jugar al golf como mínimo una vez al mes reduce el riesgo de muerte entre mayores

Cómo iniciarse en la práctica de golf de forma correcta

Eso sí, todos los beneficios enumerados se lograrán si la práctica se hace de forma correcta y siguiendo unos consejos básicos a la hora de agarrar los palos, colocar el cuerpo o darle a la bola para que entre en el hoyo preciso.

Y es que, aunque se trata de un deporte que, como se ha apuntado, no exige un esfuerzo excesivo, sí que es cierto que se deben controlar sobre todo ciertas posturas que pueden poner en un aprieto la parte lumbar del jugador. Es lo que sucedería si no se agarra el palo como recomiendan los profesionales o no se siguen unas directrices a la hora de hacer el swing; esto es, el movimiento previo a golpear la bola.

Así pues, entre las premisas que apuntan los expertos a la hora de iniciarse en el mundo del golf, cómo se coloca el cuerpo es clave para no hacerse daño. Unas indicaciones que es mejor aprender de la mano de un profesor que vaya enseñando y corrigiendo cada una de las posturas que se hacen antes de acertar. Un momento que debe hacerse con la máxima concentración y de forma firme, pero sin ser demasiado brusco. 

Un primer golpe, y en muchos más que le sucedan, que lo más seguro no culmine en éxito. Y es que se trata de un deporte que requiere de buenas dosis de paciencia, concentración, relajación y practicar mucho hasta aprender cómo se da a la bola de forma correcta y cómo introducirla en el hoyo acertado. Pero antes de que llegue el ansiado momento son necesarias muchas horas de intentos fallidos donde lo importante es: 

  • Escoger el material con el que uno se sienta cómodo y se ajuste a sus necesidades. Especialmente en lo referente al calzado y al palo de golf. 
  • Seguir las recomendaciones del monitor a la hora de aprender a alinear el cuerpo antes de realizar el swing o sujetar el palo de forma correcta. Ver a otros jugadores en acción resulta muy recomendable en este caso.
  • Respetar en todo momento las reglas de juego del campo, así como la práctica de otros jugadores con los que se comparte dicho espacio. 
0

No hay comentarios ¿Te animas?