Cuídate

Todas las verdades y mentiras de la medicina estética

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 26 de noviembre de 2019

3 minutos

Más de un 30% de la población recibió un tratamiento estético en 2018, y en tres años será el 50%

Verdades y mentiras de la medicina estética

Los servicios de medicina estética tienen gran aceptación entre la población en general. Darse un retoque de vez en cuando para sentirse más bello por fuera, es algo que se busca, ya de forma esporádica para eventos especiales, ya de una forma más estable si se persigue un objetivo concreto. Las cifras son muy reveladoras en este sentido, pues según la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME @SEMEstetica), más de un 30% de la población recibió un tratamiento estético durante 2018, y se espera que este porcentaje llegue al 50% en unos tres años.

Ahora bien, existen gran cantidad de estas opciones estéticas muchas de las cuales se ofrecen como una panacea para rejuvenecer o dejar atrás los principales signos del envejecimiento. Sin embargo, ¿qué hay de verdad y mentira en todos los tratamientos que nos ofertan? Estos es lo que nos dicen los expertos respecto a algunos de ellos.

Botox

Una de las creencias más extendidas es que la aplicación de toxina botulínica o botox deja una expresión congelada. La culpa de ello es el resultado de la utilización de esta sustancia en algunos famosos, que es cierto que les ha proporcionado un aspecto gélido. Sin embargo, desde la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV @aedv_es), aseguran que si se infiltra con las dosis adecuadas y por un profesional que maneje la técnica no tiene que ser así.

En este aspecto, influyen muchos las preferencias de cada lugar. Lo habitual es hacerse las infiltraciones cada seis meses, pero en Estados Unidos es frecuente repetir el tratamiento cada dos o tres meses, y esto al final provoca esos rostros “más artificiales”.

Hombre con botox (bigstock)

A día de hoy, el botox es uno de los fármacos más seguros y su técnica está muy perfeccionada. Eso no quiere decir que los resultados no sean siempre los deseados. Por ello, “es importante que la técnica se realice por profesionales que cuenten con un buen conocimiento de la musculatura facial y sus funciones, pero también con una especial habilidad para realizar infiltraciones en los puntos anatómicos adecuados”.

Por otra parte, las personas que se someten a este tratamiento deben saber que el objetivo de la toxina botulínica no es eliminar todas las arrugas del rostro, sino conseguir un rejuvenecimiento natural para alcanzar un cutis relajado y armónico.

Depilación láser

Respecto a la depilación láser, que es uno de los tratamiento más demandados, hay que aclarar varios puntos. La médico dermatopatóloga Adriana Ribé asegura que es cierto que el vello claro o rubio es más difícil de eliminar con láser, puesto que dispone de menor concentración de melanina o pigmento, que es el objetivo de estos dispositivos. No obstante, asegura que en la actualidad gracias a los láseres de última generación sí es posible eliminarlo. “Podemos decir que se puede depilar cualquier tipo de vello menos el blanco”.

Si bien la depilación láser se puede efectuar durante todo el año, no es aconsejable hacerla con la piel bronceada o si vamos a tomar el sol. Por eso, se recomienda ir a una sesión antes del verano y a otra después cuando la piel haya vuelto a su tonalidad natural.

Aunque se suele vender como un tratamiento que dura para siempre, más bien tendría que decirse que es una “depilación a largo plazo”, ya que no elimina el vello al 100% de efectividad. Por ejemplo, en el caso del rostro, como está sujeto a estímulos hormonales puede volver a salir.

Depilación láser

Ácido hialurónico

El ácido hialurónico es junto con la toxina botulínica uno de los tratamiento estéticos más solicitados para rejuvenecer el rostro. Uno de los falsos mitos que circulan en torno a él es que no se puede aplicar pasados los 50 años. Es verdad que su efectividad es mayor cuanto antes se empiece a usar, pero se puede aplicar pasada esta edad. En estos tratamientos influyen más factores que los años que se tengan, como por ejemplo el estado de la piel y la genética.

Se suele emplear en labios, pómulos, arrugas nasolabiales o surcos nasogenianos (las arrugas a ambos lados de la nariz y la boca), y solo de forma excepcional en la frente.

Otra creencia errónea es pensar que el relleno en labios queda artificial y con bultos, pero esto ya no sucede con el ácido hialurónico. Sí ocurría con la silicona líquida que se empleaba en los años 80, pero que a día de hoy está prohibida. Esta sustancia “puede originar granulomas, pequeños bultitos en los labios y un aspecto poco natural”, cuentan en la AEDV.

"Peeling" químico

El peeling químico es un tratamiento muy versátil que no solo sirve para eliminar las células muertas. Con esta opción estética se pueden corregir arrugas finas o medias, y en general mejora la apariencia de la piel del rostro corrigiendo otros signos del envejecimiento, manchas y cicatrices. Ahora bien, no borra sin embargo las arrugas y las cicatrices profundas, ni tampoco la flacidez. De hecho, realmente no tiene ningún efecto sobre la tensión del cutis, aunque sí es capaz de formar colágeno nuevo. Además, es verdad que a más profundidad del peeling, mayor eficacia del mismo, aunque la recuperación se prolonga durante más tiempo, y el coste es superior.

0

No hay comentarios ¿Te animas?