Deporte para mayores

¿El entrenamiento en circuito es recomendable superados los 60 años?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Jueves 17 de octubre de 2019

2 minutos

Combinar ejercicios aeróbicos y de fuerza, adaptándolos a tu nivel, es posible y muy saludable

Entrenamiento en circuito

Si crees que un entrenamiento en circuito está pensado exclusivamente para deportistas profesionales o las personas con una excelente forma física, te equivocas. Una rutina de este tipo supone realizar ejercicios muy diversos y, lo mejor de todo, puedes crear la tuya a medida.

Entrenar en circuito implica hacer tanto un trabajo aeróbico, más o menos intenso, que te ayudará a aumentar tu resistencia y la capacidad respiratoria de tus pulmones; como de fuerza, que te permitirá ganar tono en tu musculatura. Esta es una técnica de entrenamiento variada y entretenida y una excelente opción para cumplir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (@OMS_es) respecto a la necesidad de realizar, al menos, 150 minutos semanales de actividad física moderada para favorecer el envejecimiento activo.

Circuito de entrenamiento para mayores

Hay que dejar claro que un entrenamiento de este tipo es exigente, pero los ejercicios que integren tu rutina en circuito y el ritmo de ejecución siempre los vas a marcar tú. Eso sí, es buena idea dejarte asesorar por un monitor profesional o entrenador personal.

Para que las sesiones resulten efectivas y aporten a tu salud todos los beneficios que el ejercicio proporciona, el circuito ideal para una persona mayor de 65 años debe tener un tiempo de ejecución que oscile entre los 20 y los 30 minutos. Deberá incluir entre 8-10 ejercicios, con un número de repeticiones que va a depender de la preparación y el estado físico de cada persona (mínimo 6-8). Recuerda que un circuito de entrenamiento incluye pausas de descanso y recuperación, así como intensidades diversas para cada ejercicio.

Entrenamiento en circuito

Además, entrenar de esta manera, que exige cambiar de movimientos y posiciones con agilidad, supone seguir las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (@sanidadgob), que incide en que el ejercicio que contribuye a mejorar el equilibrio y favorece el fortalecimiento progresivo de la musculatura resulta especialmente beneficioso para los adultos mayores.

Siguiendo las premisas básicas de este tipo de entrenamiento, puedes diseñar el tuyo de manera sencilla. En un gimnasio, en casa o practicando deporte al aire libre, solo tienes que combinar ejercicios variados y marcarte un ritmo de ejecución. Puedes, por ejemplo, empezar con actividades aeróbicas como correr o montar en bicicleta (en cinta o elíptica si estás en el gym), para luego pasar a ejercicios de fuerza y resistencia (elevación de brazos con mancuernas, extensiones de piernas, abdominales...) y continuar entrenando la flexibilidad para ganar movilidad articular (estiramientos).

En una segunda fase, tras un mínimo descanso, puedes volver a los ejercicios de cardio (por ejemplo, unos saltos a la comba) y trabajar de nuevo la potencia muscular con unas sentadillas. En resumen, estas son las bases, pero diseñar tu propia rutina depende de tu estado físico y tus preferencias.

0

No hay comentarios ¿Te animas?