Salud

Depresión: claves para detectarla y saber reconocerla en personas cercanas a ti

Mariola Báez

Viernes 13 de diciembre de 2019

2 minutos

El diagnóstico de esta enfermedad en personas mayores es importante para evitar sus consecuencias

Hipocondría digital en las personas mayores ¿En qué consiste este trastorno?

Así lo asegura la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) que recuerda que la depresión es un problema de salud que afecta a todos los ámbitos de la vida de una persona y que puede presentarse como enfermedad única o ligada a otras dolencias, especialmente a enfermedades crónicas en el caso de personas mayores.

La depresión tiene múltiples formas de manifestarse y en cualquier caso siempre va a requerir la debida atención psicológica pero también la convivencia diaria puede ponernos sobre aviso sobre una serie de cambios de conducta o de hábitos que podrían ser indicativos de depresión. Saber reconocer esos posibles indicios en las personas que nos rodean pueden servir para buscar la ayuda necesaria lo antes posible. La SEGG hace hincapié en que, en ocasiones, el diagnostico de la depresión en personas mayores resulta complejo, al confundirse su sintomatología con una simple tristeza pasajera. Es importante no bajar la guardia.

Síntomas que podrían indicar depresión

Al hablar de la depresión en las personas mayores, la American Psychological Association (APA) recuerda que tener una edad avanzada no es sinónimo de estar libres de experimentar emociones negativas como la tristeza profunda, la ansiedad, la culpa o la baja autoestima, unas emociones que, además, acaban conduciendo al aislamiento y a la apatía.

Un momento de nostalgia, desánimo o tristeza es algo que puede ocurrir de manera puntual y normal, pero la depresión recurrente y persistente puede llegar a tener consecuencias psíquicas y físicas realmente graves. Entre los síntomas que los psicólogos apuntan como señales de posible depresión, la tendencia al aislamiento es uno de los más significativos. Si alguien con quien convives, normalmente sociable, se muestra cada vez más reacio a hablar, a compartir vivencias como una comida familiar, un paseo en compañía, una visita a familiares, o un rato de juegos con un nieto, esta actitud puede ser una señal peligrosa de introspección.

En ocasiones, son los cambios de conducta los pueden indicar que algo ocurre, especialmente si el cambio se traduce en una mayor irritabilidad o incluso agresividad. Mal humor o discusiones constantes incluso por "tonterías", situaciones que antes no se producían debe ser también tenidas en cuenta.

No sentir ilusión ante ningún nuevo proyecto o simplemente no tener ganas de nada, es también preocupante. Tampoco debes dejar de fijarte en los posibles cambios físicos: falta de apetito, problemas de sueño o una menor actividad generalizada sin causa que la justifique puede ser también aviso. Si varios de estos síntomas se presentan a la vez y se mantienen en el tiempo, un visita al médico o especialista nunca está de más.

0

No hay comentarios ¿Te animas?