Salud

Ejercicios para fortalecer la memoria durante el confinamiento

Anna Blanco

Foto: Bigstock

Domingo 3 de mayo de 2020

3 minutos

Una mente activa es calidad de vida y el confinamiento no debe ser un impedimento para trabajarla

Ejercicios para fortalecer la memoria durante el confinamiento

"Todos los días me parecen iguales, cuesta tener claro qué hice ayer o antes de ayer", esta frase muy probablemente la habremos oído o dicho en algún momento del periodo de confinamiento. Y, es lógico porque las limitaciones de estar en casa provocan que las jornadas sean muy parecidas, un hecho que no juega a nuestro favor para mantener una mente activa. Por tanto, ahora más que nunca es muy conveniente esforzarnos para que esté en forma.

Una de las herramientas de nuestro cerebro que hay que cuidar es la memoria, es decir, la capacidad del cerebro de retener información y recuperarla voluntariamente. Los fallos de memoria son una de las quejas más habituales del proceso de hacernos mayores pero es un error pensar que estos son inevitables porque si bien la edad y la genética inciden en la calidad de la memoria también es cierto que la práctica regular de ejercicios de memoria o buenos hábitos como una correcta alimentación mejoran el funcionamiento de esta capacidad cognitiva.

Así pues, necesitamos ejercitar el cerebro para mantenerlo en forma, al igual que si se tratase de un músculo más. Es lo que se conoce como plasticidad cerebral o neuroplasticidad: capacidad de regeneración física y funcional de las neuronas que se mantiene constante a lo largo de toda la vida siempre que el cerebro se ejercite. Así lo afirmaba Rita Levi-Montalcini, prestigiosa neurocientífica italiana, Premio Nobel de Medicina en 1968, que además de por su trabajo destacó por ser un ejemplo de cómo hacerse mayor, falleciendo a los 102 años en plenas facultades mentales. En su libro Un as en la manga, afirmaba que "en el juego de la vida, el cerebro es el as con el que se puede contar en la vejez pues, a diferencia de otros órganos, no solo no se desgasta con el uso, sino que se fortalece".

bigstock Senior Man Working With Laptop 324041821

Así pues, muy recomendables unos ejercicios prácticos para incorporar a nuestra rutina diaria que nos facilitarán tener una memoria diez: 

Leer y contar

Leer es una magnífica rutina para ejercitar la memoria porque permite mejorar la comprensión del lenguaje y estimula la imaginación, pero además de dedicar tiempo a la lectura, os proponemos que expliquéis a alguien qué es lo que habéis leído. Llevar a cabo una narración estimula la memoria ya que hemos de utilizar nuestros recuerdos y estructurar las ideas. 

Antes de dormir

En este ejercicio aprovechamos el momento antes de meternos en la cama para repasar todo los que se ha hecho ese día desde el momento de levantarse. El objetivo es recordar con el máximo detalle toda la jornada y así trabajar nuestra memoria.

Un paseo mental

El confinamiento nos mantiene en casa pero en este ejercicio saldremos a la calle con nuestra imaginación. Os proponemos recorrer mentalmente paseos o trayectos que hacíais habitualmente, rememorando los espacios, las tiendas que hay, personas que nos encontrábamos habitualmente, los autobuses que cogíamos, etc.

Memorización visual y espacial

Otro ejercicio práctico e, incluso, divertido es entrar en una habitación y escoger entre 5 a 10 objetos. A continuación, salir de la habitación y recordar los objetos escribiéndolos en una lista y su ubicación. Y, pasadas dos horas, realizar de nuevo la lista. Todo ello contribuye a mejorar nuestra memoria visual y espacial. 

El tacto como herramienta

Utilizar el tacto para identificar objetos sin utilizar el sentido de la vista incrementa la activación de áreas cerebrales, fortaleciéndolas. Un ejercicio con el tacto puede ser poner en un bote diferentes monedas e intentar saber de qué valor son solo con el tacto. O también, el clásico ejercicio de dibujar con el dedo sobre la piel de otra persona números o letras y que adivinen cuáles son.

Todos estos ejercicios son aliados sencillos para contribuir a una memoria fuerte y potente pero además, no olvidéis otras rutinas que pueden ser efectivas para una mente activa como la lectura, escuchar música, respetar un horario regular para dormir así como hacer pasatiempos. 

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?