Salud

Hipersomnia o cuando tener sueño se convierte en un problema

Rosa Roch

Foto: BigStock

Sábado 12 de diciembre de 2020

1 minuto

La hipersomnia altera la vida personal, social y laboral y puede esconder un trastorno neurológico

Hipersomnia o cuando tener sueño se convierte en un problema
Rosa Roch

Foto: BigStock

Sábado 12 de diciembre de 2020

1 minuto

Según nos hacemos mayores aumentan los trastornos del sueño y en los más mayores se hace más evidente. Estos trastornos se pueden presentar en forma de insomnio o dificultad para conciliar el sueño, o también por un aumento de la somnolencia diurna y sueño prolongado por la noche, lo que se conoce como hipersomnia.

Dormir durante muchas horas y de un tirón puede parecer el mayor de los placeres, una manera de recuperar energía, especialmente para aquellas personas que sufren de insomnio; pero para las que viven en un estado de somnolencia constante, representa vivir atrapado, no ser dueño de las propias energías, que resultan ser muy pocas.

La hipersomnia es un trastorno del ciclo del sueño que se acompaña por la necesidad excesiva de dormir a todas horas, tanto durante el día como por la noche, prolongando las horas de sueño a más de 10, sin que exista una explicación que lo justifique.

 

Hipersomnia: cuando tener sueño se convierte en un problema

 

Esta alteración provoca limitaciones funcionales, baja el rendimiento intelectual, aumenta el cansancio y quien la sufre puede dormirse en cualquier lugar por inverosímil que parezca, con el consiguiente riesgo que esto puede conllevar.

Se considera sueño excesivo cuando se necesitan tomar más descansos del sueño de lo habitual, los síntomas deben permanecer como mínimo más de un mes y si empeora pueden aparecer otras patologías relacionadas con el sueño, como la narcolepsia o el Síndrome de Kleine Levin, conocido también con el nombre de Síndrome de la Bella Durmiente. En las personas mayores, este exceso de sueño diurno puede ser debido a alguna enfermedad de tipo neurológico.

 

Tipos de hipersomnia

Podemos describir tres tipos de hipersomnia en función de cómo afecta a quien la padece:

  • Hipersomnia recurrente: consiste en estados de somnolencia durante el día y sueño excesivo que puede durar como mínimo un mes. Estos episodios, además, pueden acompañarse de ansiedad, falta de energía, pérdida de memoria, irritabilidad, pensamientos lentos y dificultad para memorizar las cosas.
  • Hipersomnia idiopática con sueño nocturno reducido: En este caso las personas hipersomnes no muestran cataplexia ni parálisis del sueño, además es relativamente fácil despertarlos.
  • Hipersomnia idiopática con sueño nocturno prolongado: Se trata de un trastorno severo el cual hace difícil despertar a las personas que sufren este tipo de hipersomnia que, además, puede incluir parálisis del sueño o cataplexia.

Algunas enfermedades pueden favorecer la aparición de la hipersomnia: depresión, alzhéimer, consumo de drogas y alcohol, estrés, anemia, tumores y algunos fármacos como los antihistamínicos, tranquilizantes, antidepresivos o algunos tratamientos contra el cáncer.

 

Hipersomnia: cuando tener sueño se convierte en un problema

Síntomas

El principal síntoma es la somnolencia prolongada durante la noche o excesiva durante el día, lo que comporta un aumento desmesurado de las horas que se necesita dormir. Además, este estado de somnolencia suele verse acompañado de:

  • Cansancio
  • Desorientación al despertar
  • Ansiedad
  • Pérdida de apetito
  • Defunción de las relaciones sociales
  • Limitaciones en las actividades habituales, con cambios en el ámbito laboral y social
  • Afectación de la capacidad intelectual y pérdida de memora
  • Irritabilidad

Prevención

Para evitar la hipersomnia lo mejor es adoptar unos buenos hábitos e higiene del sueño. Seguir estas pautas ayudarán a dormir de manera ordenada pudiendo descansar por la noche y favoreciendo la vigilia durante el día.

  • Dormir 8 horas diarias
  • Mantener un horario regular
  • No hacer ejercicio antes de ir a dormir
  • Hacer una cena ligera
  • No utilizar la tableta ni el ordenador en la cama y desconectar el móvil
  • En la medida de lo posible, evitar las preocupaciones, discusiones o malas noticias antes de ir a dormir
  • Tener bien ventilada la habitación y sin ruidos
  • Realizar ejercicio de respiración para relajarse y poder conciliar el sueño

Cómo se trata la hipersomnia

En el caso de sospechar que se sufre de hipersomnia, lo mejor es acudir al médico para que pueda hacer una valoración e indicar qué tratamiento es el más adecuado para controlar los estados de somnolencia, disminuir el cansancio excesivo y poder mantenerse en estado de vigilia durante más tiempo.

El tratamiento farmacológico es de los más habituales, aunque también existen como alternativa o complemento la terapia corporal, una serie de ejercicios para realizar cuando se detectan los síntomas de somnolencia que permiten mantenerse despierto.

No es para nada recomendable recurrir a la ingesta desmesurada de sustancias psicoactivas como el café, el té u otros fármacos y estimulantes que pueden tener consecuencias muy negativas para la salud, especialmente si se tiene problemas de corazón.

0

No hay comentarios ¿Te animas?