Medicina preventiva

Claves para prevenir la aparición de infecciones respiratorias en mayores de 65 años

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Martes 5 de noviembre de 2019

7 minutos

La gripe o la neumonía están entre las primeras causas de muerte de tipo infeccioso en mayores

Claves para prevenir la aparición de infecciones respiratorias en personas mayores
Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Martes 5 de noviembre de 2019

7 minutos

En la población mayor de 65 años hay una importante prevalencia de infecciones y patologías respiratorias que pueden agravar otras dolencias previas o enfermedades crónicas del paciente, como la diabetes o las cardiopatías. Por no hablar de que supone una debilitación del sistema inmunológico que lleva a acelerar su deterioro funcional.

Es por ello que resulta necesario abordar todas las herramientas preventivas necesarias en este caso. Y es que, como explican desde el Hospital de Cantoblanco (@ComunidadMadrid), "patologías como la gripe o la neumonía están entre las primeras causas de muerte por causa infecciosa en mayores de 65 años".

La prevención es la clave

La prevalencia de este tipo de infecciones se muestra sobre todo durante los meses de otoño e invierno con los cambios bruscos de temperatura y la bajada de las mismas. Es entonces cuando aumentan los ingresos de personas mayores por estos motivos ya que, entre otras causas, los virus y las bacterias que están detrás de estas infecciones aparecen sobre todo cuando hace más frío y el sol se deja ver menos

Así, las primeras medidas preventivas pasan por evitar esos vaivenes en el termómetro que puedan afectar al organismo de los mayores, mantener una temperatura adecuada en el hogar, ventilar adecuadamente cada día las estancias de la casa y abrigarse bien cuando uno salga a la calle. Entre estas acciones, tampoco puede uno olvidar el llevar una adecuada higiene de las manos, emplear pañuelos de papel desechables y taparse la boca con el brazo cuando uno estornuda. E importante, olvidarnos del tabaco. 

A nivel asistencial, vacunarnos contra la gripe y el neumococo y realizar ejercicios de fisioterapia respiratoria son otras de las claves para prevenir las principales infecciones respiratorias y mejorar la calidad de vida de estos pacientes. De esta manera, evitaremos algunas de las infecciones respiratorias más comunes en el caso de las personas mayores. ¿Cuáles son? 

Claves para prevenir la aparición de infecciones respiratorias en personas mayores

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) 

En nuestro país, el 12% de las personas mayores de 40 años padecen esta patología respiratoria y un tercio de esas personas son mayores de 75 años. Hablamos de un conjunto de enfermedades respiratorias en las que se aprecia una inflamación crónica de la mucosa bronquial, que hace que se produzca un moco que llega a obstruir las vías aéreas. Como consecuencia, se impide de forma correcta la oxigenación del organismo y la sangre.

Una afección que, sobre todo, se debe al tabaco. Con el paso de los años, las personas fumadoras van perdiendo la función pulmonar y con ese tabaquismo crónico la inflamación se va desarrollando y acaba por producir la enfermedad. Algo que le sucederá al 15% de las personas que fuman

Muchas de ellas desconocen que padecen EPOC y lo asocian a un catarro mal curado que dura más de lo habitual. El problema viene cuando esta dolencia persiste y se suma y agrava a otras patologías crónicas de estos pacientes.

Por ello, el primer paso para frenar la evolución de la enfermedad es dejar de fumar, si todavía se sigue haciendo, así como prestar más atención a una alimentación saludable, la higiene y a la realización de algo de ejercicio físico para revertir, en la medida de lo posible, ese deterioro de la función pulmonar.

Claves para prevenir la aparición de infecciones respiratorias en personas mayores

Gripe

Otra de las principales infecciones respiratorias que se producen en los mayores de 65 años es la gripe. Además de la presencia de tos, mocos y dolor de cabeza, en el caso de la gripe (no debemos confundirlo con un simple resfriado) los pacientes notan una fatiga y un dolor muscular generalizado por todo el cuerpo, además de tener fiebre alta. 

Al ser una enfermedad vírica es muy contagiosa (limite por ello el contacto con otras personas enfermas) y muestra un repunte al inicio del otoño. La mejor prevención en este sentido y para este colectivo poblacional es vacunarse. Sin embargo, si la gripe ha hecho su aparición, los mejores cuidados para una persona mayor pasan por seguir el tratamiento farmacológico recomendado, procurar descansar lo suficiente y mantenerse hidratado con agua, zumos o sopas y caldos

Neumonía

En este caso, esta infección pulmonar atañe a la vía respiratoria inferior y tiene su origen en bacterias y virus especialmente agresivos cuando el paciente tiene las defensas bajas. Además, tener más de 65 años, padecer alguna enfermedad respiratoria o crónica, una alimentación inadecuada, fumar o estar expuesto a agentes químicos son otros de los factores de riesgo que pueden hacer que aparezca un cuadro de neumonía.

Es entonces cuando puede surgir la neumonía típica con tos con expectoración (a veces con algo de sangre), dolor torácico y fiebre con escalofríos o la que se califica como atípica y cuya sintomatología más común aparece de forma más gradual en forma de tos seca, dolores musculares, cansancio generalizado y dolor de cabeza. 

Para tratarla, y salvo complicaciones, las pautas del médico pasan sobre todo por la administración de antibióticos.