Medicina preventiva

Herpes zoster, comúnmente llamada culebrilla: ¿qué es y cómo actuar ante ella?

Marco Herrera

Foto: BigStock

Viernes 24 de enero de 2020

3 minutos

Algunas personas pueden padecer ardor y dolores punzantes en el área de la erupción de la culebrilla

Herpes zoster, comúnmente llamada culebrilla

La culebrilla, o herpes zoster, ocurre cuando el virus latente de la varicela, varicela zoster, se reactiva en los tejidos nerviosos. Los primeros signos incluyen hormigueo y dolor localizado, y posteriormente la mayoría de las personas con estos síntomas desarrollan una erupción cutánea con ampollas. También se puede experimentar picazón, ardor o dolor profundo. Por lo general, la erupción dura de dos a cuatro semanas, y casi el 100% de los pacientes se recuperan por completo. Los médicos a menudo pueden diagnosticarlo rápidamente por la aparición de dicha erupción. Pero, ¿qué otros signos están relacionados con esta enfermedad?

¿Cuáles son los primeros síntomas?

Los primeros síntomas pueden incluir fiebre y debilidad general, aunque también se pueden sentir el picor anteriormente descrito hasta que aparecen los primeros signos de erupción. Se pueden comenzar a notar manchas rosadas en un lado del cuerpo, las cuales se alinean a lo largo de las vías nerviosas. Algunas personas pueden padecer dolores punzantes en el área de la erupción y no hay que olvidar quem durante esta etapa inicial, la culebrilla no es contagiosa.

Esta erupción desarrolla rápidamente ampollas llenas de un líquido similar al de la varicela y pueden llegar acompañadas de picazón. Nuevas ampollas continúan creciendo durante varios días, apareciendo sobre un área localizada, aunque no se extienden por todo el cuerpo. Son más comunes en el torso y la cara, pero pueden aparecer en otros lugares. Además, no es posible transmitir el herpes zóster a otra persona, sin embargo, si nunca se ha tenido varicela o no se está vacunado contra esta, es posible contraerla a través del contacto directo con las ampollas activas. El mismo virus causa la culebrilla y la varicela.

Las ampollas a veces estallan y supuran, adquiriendo después un tono amarillento y una superficie más aplanada. A medida que se secan, y después de una o dos semanas, comienzan a formarse costras. Durante esta etapa, el dolor se puede aliviar un poco, pero cabe la posibilidad de que continúe durante meses o, en algunos casos, años. Una vez que todas las costras se hayan formado completamente, existe un bajo riesgo de propagación del virus.

Culebrilla

Causas más comunes

Si ya se ha padecido la varicela, se puede desarrollar herpes zóster cuando este virus se reactive en el cuerpo. Según la Asociación Española de Dermatología y Venereología, la razón por la cual algunas personas sufren este problema no está clara. Es más común en adultos mayores debido a una menor inmunidad a las infecciones. Los posibles factores de riesgo incluyen un sistema inmunitario debilitado, el estrés emocional, el envejecimiento y los tratamientos destinados a paliar enfermedades como el cáncer o una cirugía mayor.

¿Cuáles es el tratamiento más adecuado en este caso?

Lo normal es que el médico quiera administrar medicamentos para controlar la infección y acelerar la curación, reducir la inflamación y aliviar el dolor. Estos tratamientos pueden variar entre varias alternativas.

En primer lugar, los médicos suelen recurrir a los antivirales. Estos medicamentos pueden retrasar el progreso del sarpullido de la culebrilla, especialmente si se toman dentro de las primeras 72 horas tras haber tenido síntomas. También pueden disminuir la posibilidad de sufrir complicaciones. En nuestro país, el más conocido en estos casos es Aciclovir. Es aconsejable hablar con el médico o el farmacéutico sobre los efectos secundarios a tener en cuenta si se administra.

Por otro lado, el herpes zóster causa inflamación y dolor, por lo que el doctor puede recetar medicamentos de venta sin receta para aliviar las molestias más leves, como Paracetamol, Ibuprofeno o Naproxeno. También puede ayudar a evitar la neuralgia posherpética, que es un dolor ardiente que algunas personas tienen una vez que la erupción y las ampollas de la culebrilla desaparecen.

Herpes zoster en persona mayor

Otros tratamientos

La crema de capsaicina también suele ser recomendada por los médicos en algunos casos, pero mucho cuidado con aplicarla cerca de los ojos. Algún medicamento anestésico, como la lidocaína, puede ser útil para el dolor. Esta está disponible en una gran variedad de formatos, como cremas, lociones, parches, polvos y aerosoles, entre otros. Los antibióticos también pueden ser recurrentes, y es posible que se necesiten si las bacterias infectan la piel y aparecen erupciones cutáneas. Aunque si las bacterias no están involucradas, los antibióticos no ayudarán.

Incluso se pueden recetar antidepresivos tricíclicos, ya que hay muchos que pueden ayudar a aliviar el dolor que persiste después de que la piel se haya curado, como amitriptilina, desipramina y nortriptilina. En este caso, el médico evaluará cuáles son los riesgos y beneficios.

1
Maria Gomez Hace 4 meses
Quiero agradecer enormemente al Dr. Ogala por curar mi virus del herpes genital. Estoy feliz ahora, contáctalo por ella a través de WhatsApp +2348052394128..