Salud

Patología de suelo pélvico: entrenamiento vaginal y juguetes eróticos para evitar problemas mayores

65ymás

Viernes 29 de enero de 2021

5 minutos

Es uno de los motivos más frecuente de las consultas ginecológicas en la menopausia

Patología de suelo pélvico: entrenamiento vaginal y juguetes eróticos para evitar problemas mayores
65ymás

Viernes 29 de enero de 2021

5 minutos

El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos que cubren la parte interior de la cavidad abdominal, cuya función es mantener la posición adecuada de los órganos pélvicos y asegurar su correcto funcionamiento. A través de una estructura similar a un 'puente colgante', el suelo pélvico une el hueso sacro y el pubis, sosteniendo también el aparato digestivo, urinario y reproductor. 

Aunque pueda parecer que simplemente actúa como punto de unión entre todos estos órganos, lo cierto es que al debilitarse puede provocar algunos trastornos que deterioran la calidad de vida, como incontinencia urinaria, disfunciones sexuales, dolor de espalda o la caída de los órganos intraabdominales, conocida como prolapso.

La patología de suelo pélvico es uno de los motivos más frecuente de las consultas ginecológicas en la menopausia, así como sus manifestaciones más habituales, tal y como afirma la doctora Solanye Navas, especialista de la Unidad de Ginecología del Hospital Quirónsalud Murcia.

suelo pelvico

"Un fallo del suelo pélvico puede producir prolapsos de vísceras como la vejiga, la uretra, el útero, el recto, o incluso los intestinos y como consecuencia provocar incontinencia de orina, de heces, así como molestias a la hora de mantener relaciones sexuales", explica la doctora Navas.

La menopausia es el punto de inflexión a partir del cual la musculatura del suelo pélvico pierde fuerza y tono. Así, a medida que cumplimos años somos más propensos a esta afección. "Pero no siempre está asociada a la edad avanzada y a la menopausia", incide la ginecóloga del Hospital Quirónsalud Murcia, "ya que existen otros factores como el parto, la calidad de los tejidos de la mujer, el estreñimiento crónico, el sobrepeso, así como las actividades que incrementan la presión intraabdominal o el ejercicio inadecuado".

Tratamientos no quirúrgicos

Cuando los síntomas anteriormente citados impiden el desarrollo de la vida cotidiana y dificultan la vida sexual es cuando la paciente debe plantearse buscar la mejor solución. Para ello, la doctora Navas recomienda comenzar por eliminar los factores causantes y agravantes, como el estreñimiento, los esfuerzos, y los deportes intensos, así como optar a tratamientos no quirúrgicos, como el entrenamiento vaginal y el láser de CO2.

El entrenamiento vaginal con los ejercicios de Kegel puede ayudar a frenar la progresión de los síntomas. "Estos ejercicios", detalla la especialista, "enseñan a contraer y ejercitar los músculos de la pelvis fortaleciendo la musculatura y evitando que vaya a más". Consisten en la contracción y la relajación de los músculos que controlan la orina. Para ponerlo en práctica puedes empezar por dejar salir la orina e interrumpir el flujo cuando estás en el baño. Después, puedes hacer el mismo gesto en cualquier otro lugar sin necesidad de miccionar. Mantén los músculos contraídos durante cinco segundos y luego relaja la zona durante otros cinco segundos.

 

Ejercicios para el suelo pélvico

 

El uso de los juguetes para adultos, tales como las bolas chinas, conos y pesas vaginales pueden ayudar a reforzar estos ejercicios de suelo pélvico. "Si queremos mejorar el tono y con ello la calidad de las relaciones sexuales, debemos trabajar con vibradores de vibración modulada y diferente intensidad para evitar acomodación", explica la doctora Navas sobre este tipo de terapias.

Otro de los tratamientos no quirúrgicos para la incontinencia urinaria de esfuerzo es la terapia con láser de CO2 en el canal vaginal." Gracias al láser vaginal se logra inducir la producción de colágeno a nivel profundo y retensar la mucosa, lo que provoca una contracción y aumento de firmeza de los tejidos de la mucosa vaginal", explica esta especialista. 

Esta técnica es ambulatoria, no requiere hospitalización, es indolora, se realiza sin anestesia y, además, la paciente puede retomar su vida absolutamente normal en un corto periodo de tiempo.

Sobre el autor:

65ymás

… saber más sobre el autor