Preguntas

¿Cómo reducir el hinchazón en las rodillas?

Marco Herrera

Foto: BigStock

Lunes 24 de febrero de 2020

4 minutos

El primer paso es descansar la rodilla y evitar los deportes y otras actividades que soporten peso

¿Cómo reducir el hinchazón en las rodillas?

La hinchazón de la rodilla es una señal de que hay un problema en esta zona de la pierna. Puede ser la respuesta del cuerpo al daño en una parte de la articulación, una lesión por un desgaste excesivo o un síntoma de una enfermedad o afección subyacente. La inflamación ocurre cuando el líquido se acumula dentro o alrededor de la rodilla, y una causa puede encontrarse en el derrame.

Si la hinchazón persiste durante más de tres días, si empeora o si se siente dolor intenso, es necesario acudir a un profesional médico. Mientras tanto, repasamos varios procedimientos para tratarla en casa adecuadamente. ¿Cuáles son los métodos más destacados?

El descanso

El primer paso es descansar y evitar los deportes y otras actividades que soporten peso durante 24 horas, para darle un respiro y la oportunidad de sanar. Sin embargo, aún así es bueno enderezar suavemente la articulación y flexionarla varias veces al día. Esto ayudará a que mantenga un rango de movimiento.

Aplicación de hielo

También es aconsejable aplicar hielo en la articulación de 15 a 20 minutos cada dos o cuatro horas durante los primeros dos o tres días después de una lesión. Esto ayudará a controlar el dolor y reducir la hinchazón. Mejor usar una toalla entre la bolsa de hielo y la piel para evitar dañarla.

Estos son algunos de los motivos por los que nos pueden crujir las rodillas

Comprimir

Se puede envolver con un vendaje elástico alrededor de la rodilla para evitar que el líquido empeore. Eso sí, con cuidado de no hacerlo con demasiada fuerza, lo que puede causar hinchazón en la parte inferior de la pierna y el pie.

Elevar

Es recomendable sentarse o acostarse con la pierna levantada mientras se pone hielo en la rodilla. Colocando la pierna sobre un taburete o almohadas elevadas se consigue disminuir el flujo de sangre a la articulación afectada, lo que ayuda a reducir la inflamación. Es bueno que la pierna esté elevada por encima del nivel del corazón.

Tomar antiinflamatorios

Los medicamentos sin receta pueden ayudar con el dolor de rodilla. Los analgésicos como el paracetamol y el ibuprofeno son opciones que pueden reducirlo. Si bien el paracetamol es solo un analgésico, el ibuprofeno, la Aspirina y el naproxeno también son antiinflamatorios y pertenecen a una clase conocida como medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

En los casos en que es necesaria una intervención médica, este puede recetar hasta un corticosteroide oral, como la prednisona. También hay esteroides que pueden inyectarse directamente en la articulación y ayudarán a reducir la inflamación. Antes de optar por cualquiera de las primeras opciones, se debe consultar con un profesional médico.

Ejercicios sencillos para aliviar la artrosis de rodilla

Cambiar a calor

Después de 72 horas de aplicación de hielo intermitente, se puede agregar algo de calor. ¿Cómo? Tomando un baño tibio o usando una almohadilla térmica o una toalla tibia caliente de 15 a 20 minutos, varias veces al día. Si la hinchazón empeora, mejor detener el calor.

Masaje

Masajear la rodilla puede ayudar a que el líquido drene de la articulación, por lo que es útil un suave auto masaje o recibirlo de un profesional. Para aplicárselo uno mismo, se puede optar por lubricarla con aceite de ricino. El aceite no solo ayudará a las manos a deslizarse fácilmente, sino que también se sabe que la aplicación tópica de este aceite reduce el dolor y la inflamación.

Ejercicios

Una vez que la lesión se haya curado un poco, se pueden hacer ejercicios isométricos para fortalecer los músculos que sostienen la rodilla. Cuando los músculos alrededor de una articulación son fuertes, pueden ayudar a aliviar la presión articular. Estos ejercicios también pueden ayudar a reducir el líquido en ella. A menudo es una buena idea mantener las rodillas fuertes como medida preventiva contra el daño y la hinchazón.

Ciertos ejercicios pueden ser útiles para mantenerlas fuertes, como los entrenamientos de flexibilidad o con pesas y los ejercicios de bajo impacto como aeróbicos acuáticos y natación. Mantener un peso saludable también es crucial para prevenir daños por desgaste innecesarios.

Motivos por los que crujen las rodillas

Posibles causas

Según la Clínica Universidad de Navarra, una razón común para la hinchazón es el desgaste por un uso excesivo. Las lesiones importantes también pueden causar la acumulación de líquido, que pueden incluir el ligamento cruzado anterior desgarrado, que se produce sobre todo en deportistas, o la rotura de menisco, que es más habitual en la población mayor adulta. Una enfermedad o afección también puede ser la causa subyacente, entre ellas están la osteoartritis, la artritis reumatoide, la bursitis, quistes o la gota.

Cuando ir al médico

Si bien la mayoría de los dolores de rodillas se pueden tratar en casa, la inflamación también podría ser un signo de una lesión importante o el síntoma de una afección médica subyacente. Es importante ir al médico si existe dolor intenso o no se puede enderezar o flexionar completamente la rodilla. También si no mejora tras días de descanso o si la inflamación va acompañada de fiebre superior a 38ºC.

Otro motivo para acudir con celeridad es que la articulación se ponga roja y se sienta caliente al tacto, o que no pueda soportar peso y se nota muy debilitada, lo que puede ser un signo de un ligamento desgarrado.

Algunos daños importantes pueden requerir cirugía. Los procedimientos de reconstrucción pueden variar desde reparaciones artroscópicas mínimamente invasivas hasta reemplazos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?