Preguntas

¿Cuándo puede ser necesario un trasplante de médula ósea?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 28 de enero de 2020

2 minutos

Distintas patologías pueden requerir con urgencia un trasplante de células madre sanguíneas sanas

Médula ósea

Un trasplante siempre implica la sustitución de un órgano o un tejido enfermo por otro sano. Como explican médicos expertos, la médula ósea es un tejido blando y esponjoso que se encuentra en el interior de determinados huesos, los más largos, incluyendo las vértebras que forman la médula espinal.

Lo que hace vital este tejido es que en él se alojan y se desarrollan las células madre de la sangre (no confundir con células madre embrionarias), tal y como detalla la Fundación Josep Carreas (@fcarreras). En la médula ósea, esas células se van dividiendo y dando origen a los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. Si ese proceso biológico y natural no se realiza de la manera correcta pueden surgir graves enfermedades, como la leucemia y otros cánceres hematológicos.

¿En qué consiste un trasplante de médula ósea?

Es un tratamiento complejo que, cuando la quimioterapia o la radioterapia no resultan efectivas, puede ser imprescindible. La Organización Nacional de Trasplantes (@ONT_es) detalla que este consiste en la infusión vía intravenosa de médula ósea sana (células madre sanguíneas sanas), obtenida de un donante que sea capaz de sustituir las células enfermas que presenta el paciente.

No es un tratamiento que se aplique exclusivamente a pacientes con leucemia aguda o crónica, también puede resultar eficaz a la hora de corregir algún tipo de inmunodeficiencia, tratar un linfoma, alteraciones en las células plasmáticas o aplasias medulares, es decir, la falta de células responsables de la “elaboración” de la sangre.

Donante de médula ósea

Los trasplantes de médula ósea pueden ser de distinto tipo. En ocasiones, puede tratarse de un autotrasplante, cuando se extraen células madre de un paciente que presenta una alteración en la médula ósea y, tras recibir el correspondiente tratamiento, se “reponen” esperando que vuelvan a cumplir de nuevo su función en el organismo. También puede tratarse de células madre del cordón umbilical conservado.

Dependiendo de un donante

Cuando el trasplante de médula depende de un donante que no es el propio enfermo, se habla de alotrasplante de médula ósea o trasplante alogénico. Lo ideal es que ese donante sea un progenitor o un familiar muy cercano, pero no siempre es posible. Afortunadamente, en España el número de donaciones de médula ósea no ha dejado de incrementarse en los últimos años, tal y como demuestran las cifras del Registro de Donantes de Médula Ósea (REDMO), una red que entra en funcionamiento cada vez que es vital encontrar un donante de médula compatible.

REDMO está en contacto con otros registros de donantes voluntarios de Europa, Estados Unidos y Australia. En total, según apunta la Asociación para la Donación de Médula Ósea de Extremadura (@admoextremadura), hay más de 8 millones de donantes disponibles en todo el mundo. Sin duda, una gran noticia.

0

No hay comentarios ¿Te animas?