Salud

¿Psicólogo o psiquiatra? ¿A qué profesional de la salud acudir en caso necesario?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 8 de julio de 2019

4 minutos

Conoce el ámbito de actuación y las patologías más frecuentes que trata cada especialista

trabajar la resiliencia
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 8 de julio de 2019

4 minutos

La atención sanitaria cuyo objetivo es prevenir y tratar enfermedades que pueden tener un origen psíquico o emocional es tan importante como aquella que se centra en las dolencias físicas. Cualquier ser humano es un “todo” y su bienestar depende del estado saludable tanto del cuerpo como de la mente.

Es evidente que la ansiedad, el estrés, la depresión, los trastornos alimenticios o los cambios inexplicables de comportamiento pueden llegar a convertirse en serias patologías que también pueden afectar a los adultos mayores, lo que no está tan claro es qué profesional de la salud es el más adecuado para tratarlas.

psiquiatra psicólogo

Psiquiatras y psicólogos, tratamientos distintos para un objetivo común

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (@seggeriatria) señala que algunos trastornos que afectan a la salud mental de las personas mayores están, en muchos casos, infradiagnosticados al considerarlos como algo propio de la edad avanzada. En este sentido, es importante insistir en que acudir a la consulta de un psicólogo o de un psiquiatra puede ser necesario en cualquier momento de la vida, también en la etapa adulta. A este respecto, el Colegio General de la Psicología de España (@copsicologiaesp) destaca la necesidad de incorporar psicólogos clínicos en los centros de atención primaria.

Los problemas de salud mental son complejos. No siempre está claro qué profesional sanitario debe abordarlos.

El psiquiatra es un médico (ha estudiado la carrera de Medicina y puede recetar fármacos) cuya actuación se centra en la propia fisiología del cerebro, en su estructura, su funcionamiento y en los procesos químicos y neurológicos que pueden traducirse en determinados comportamientos y patologías muy diversas, desde la esquizofrenia, hasta los trastornos de personalidad.

Por su parte, un psicólogo es un profesional de la salud especializado en el tratamiento de problemas emocionales y conductuales a través de técnicas específicas. Dentro de la Psicología, existen, además, distintas especialidades, siendo una de ellas la Psicología Clínica, centrada en patologías tan habituales como la depresión o la ansiedad, a las que se intenta dar solución prescindiendo de la farmacología.

No es cuestión de elección

Es importante entender que no se trata de decidir qué disciplina es mejor o más eficaz. Todo va a depender de la enfermedad o trastorno de conducta del que se trate. No son especialidades opuestas, al contrario, en muchos casos son complementarias. Un problema grave de ansiedad, que derive en episodios de taquicardia, dificultades respiratorias, vértigos…  puede requerir ambos tipos de tratamientos, por un lado, psiquiátrico, para buscar causas físicas que puedan estar provocando esos síntomas y establecer fármacos adecuados para controlarlos, y, por otro, psicológico, que investigue, en lo más profundo de la mente y de las emociones, el motivo de esa ansiedad y proporcione, a quien la sufre, herramientas para superarla.

Ante cualquier patología de este tipo, una primera consulta con el médico de atención primaria, puede orientar sobre qué profesional sanitario es el más adecuado en cada caso.