Salud

Yin yoga: la práctica perfecta para combatir el estrés y la ansiedad

Marta Vicente

Lunes 15 de marzo de 2021

5 minutos

Este tipo de yoga se centra en la liberación y relajación del cuerpo y la mente

Yin yoga: la práctica perfecta para combatir el estrés y la ansiedad
Marta Vicente

Lunes 15 de marzo de 2021

5 minutos

La pandemia no solo está afectando a la salud física, también a la psicológica y cognitiva. Estar tanto tiempo encerrados y sin ver a los nuestros, perjudica la salud mental y necesitamos tener un momento para respirar y dejar que nuestra mente y cuerpo floten. Una de las disciplinas más eficaces para relajarnos es el yoga. Sin embargo, existen muchos tipos de yoga con múltiples beneficio​s para la salud, por ello, hemos decidido centrarnos en uno dirigido específicamente para combatir el estrés y la ansiedad: el Yin yoga.

Si le sumamos el estar encerrados, al poco ejercicio físico que realizamos, los niveles de ansiedad y estrés se disparan. La población está haciendo menos ejercicio físico por la crisis del coronavirus, así lo afirma La Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (@SERMEF_es). Por ello, estos expertos recomiendan a las personas que salen poco de casa, mantener una rutina de ejercicios en el hogar, ya que esto favorece al aumento de la longevidad, reduce el riesgo de muchas enfermedades y mejora la salud psicológica y la autoestima. No tenemos que salir a correr todos los días para obtener buenos resultados, con practicar yoga en casa mejoraremos notablemente nuestra salud. Tener un rato para deshacernos de los malos pensamientos y preocupaciones es fundamental en estos momentos tan duros de pandemia.

mujer practicando yoga en casa

El Yin yoga: un equilibrio entre cuerpo y mente

Este estilo de Yoga está enfocado en conseguir tu bienestar físico, emocional y mental. Su práctica favorece la conexión entre cuerpo y mente gracias a la meditación, además, te permite sentir energías, como la energía vital (Chi). La práctica del Yin Yoga se basa en: ejercicios de respiración, varias posturas, relajación y meditación.

Las posturas del Yin yoga buscan la liberación. Los ejercicios trabajan los tejidos conectivos profundos que se ajustan alrededor de los músculos. También, los tendones y ligamentos, que pierden elasticidad por llevar un estilo de vida sedentario o por el envejecimiento, se ejercitan en esta disciplina. Así que, si notamos el cuerpo rígido y dolor en las articulaciones, las posturas del Yin yoga irán perfectas.

Según Yoga Internacional (@YI_Mag), al contrario que otros tipos de yoga centrados en prácticas activas con movimientos dinámicos de la respiración y el cuerpo, este estilo es de naturaleza pasiva. Al decir que las posturas del ying yoga van a un ritmo mucho más lento y no están tan enfocadas en ejercitar el cuerpo, puede parecer que no requieran esfuerzo. Pero, todo lo contrario: “Mantener una postura yin puede requerir un menor grado de esfuerzo físico, pero no mental: el trabajo de la mente para sostener estas largas posturas es el verdadero desafío”, afirman desde Yoga Internacional. 

Beneficios para la salud del Ying Yoga

Es por esto que, gracias a su poder de meditación, liberación y relajación, es uno de los tipos de yoga más aptos para personas que sufren de estrés y ansiedad. Los beneficios que aporta a la salud mental y psicológica son vitales para cualquier persona, más en los tiempos que corren. Sus ejercicios favorecen la calma emocional, mejoran la autoestima y  son aptos para cualquier tipo de edad, entre otros muchos beneficios que destacan los expertos:

  • Aumenta la energía
  • Mejora la autoestima: nos ayuda a conectarnos profundamente con nuestro propio ser.
  • Válida para cualquier edad
  • Favorece la estabilidad de las articulaciones
  • Ayuda a la meditación 
  • Mejora la flexibilidad: Sin forzar las posturas, el cuerpo gana elasticidad y flexibilidad de manera natural.
  • Consigue la calma y el equilibrio emocional: sin necesidad de sentir un profundo cansancio del cuerpo tras practicarlo, tenemos la sensación del cuerpo relajado y agradecido.
  • Enseña a vivir el presente: sin agobiarnos por programaciones de nuestra vida cotidiana, nos yuda a sentir el momento presente, "aquí y ahora" y ayuda a no estresarnos por futuros planes.