Cultura

Descubren más trozos de manuscritos del Mar Muerto 60 años después de aparecer los primeros

65ymás

Sábado 20 de marzo de 2021

4 minutos

Escritos principalmente en griego contienen partes del libro de los doce profetas menores

Descubren más trozos de manuscritos del Mar Muerto 60 años después de aparecer los primeros-Foto: ISRAEL ARCHEOLOGICAL AUTHORITY
65ymás

Sábado 20 de marzo de 2021

4 minutos

Arqueólogos israelíes han descubierto nuevos fragmentos de un Manuscrito del Mar Muerto en el Desierto de Judea, primer hallazgo en su clase en 60 años.

Escrito principalmente en griego y no en hebreo y arameo como es habitual, el pergamino recién revelado contiene partes del libro de los 12 profetas menores, incluidos Zacarías y Nahum, informa la Autoridad Israelí de Antigüedades.

Es probable que el nuevo descubrimiento sea una parte faltante de un pergamino de los Profetas Menores descubierto en 1952, que incluye la profecía de Miqueas sobre el Fin de los Días y el surgimiento de un gobernante de Belén.   

Algunos de los Manuscritos del Mar Muerto constituyen el testimonio más antiguo del texto bíblico encontrado hasta la fecha. Son una colección de 972 manuscritos y la mayoría datan del año 250 a. C. al año 66 d. C., antes de la destrucción del Segundo Templo de Jerusalén por los romanos en el año 70 d. C.

En los mismos trabajos de excavación, los arqueólogos han descubierto lo que puede ser la canasta sobreviviente más antigua del mundo.

La canasta antigüa más antigua del mundo. Foto: Europa Press

Hecha de cañas tejidas, la canasta, completa con tapa tiene más de 10.500 años, según la datación por radiocarbono de la profesora Elisabetta Boaretto del Instituto de Ciencias Weizmann en Rehovot. Ese es el período Neolítico, anterior a la llegada de la cerámica a la región (la cerámica surgió en el este de Asia mucho antes).

Al igual que los pergaminos mucho más tardíos, la canasta sobrevivió todos estos años debido al notable calor y la aridez de su ubicación: las cuevas de Muraba'at en la reserva de Nahal Darga. Además, era grande con una capacidad de alrededor de 90 a 100 litros, lo que sugirió a los arqueólogos que quizás se usara para almacenamiento. Sin embargo, no había restos en el interior para indicar lo que podría haber almacenado.

Los topógrafos también encontraron los restos momificados de forma natural de un pequeño, probablemente una niña, envuelto en tela, como si le hubieran puesto una manta sobre él o ella, dijeron. Completo con pelo, el cuerpo data de hace unos 6.000 años, anterior a los pergaminos en unos cuatro milenios. La criatura, acurrucado en posición fetal, aparentemente tenía entre 6 y 12 años, según un escaneo preliminar realizado por la doctora Hila May de la Universidad de Tel Aviv.

 Restos momificados de forma natural de un pequeño en Israel. Foto: Europa Press

 Además, los arqueólogos encontraron un alijo de monedas de los días de la desafortunada revuelta de Bar Kojba contra los romanos en 133-135 de nuestra era. Las monedas llevan los símbolos judíos típicos de la época, como un arpa y una palmera datilera.    
Antiguas monedas de Israel. Foto: Europa Press

Por último, los investigadores también descubrieron puntas de flechas y lanzas, telas tejidas, sandalias e incluso peines para piojos de la época de la revuelta.